REPARAMOS UNA CUBIERTA CORTADA POR UNA LAJA.

 

Buenos días.

Estimados amigos vamos a comprobar cómo a veces las cosas no son todo lo drásticas, ni terribles, que a primera vista parecen.

En nuestro territorio plagado de caliza, con lajas que cortan como cuchillos, nos encontramos muchas veces con este tipo de problemas.  Agravado por la mala suerte o por un compendio de problemas el resultado que se produce siempre es el mismo.  Desastre.  Una cubierta rajada.

Todos habéis oído, visto, o incluso en el peor de los casos habéis sufrido en carne propia este problema.  Una rueda nueva, recién cambiada o con muy pocos kms hechos y un día rodando sin excesivos problemas esa piedra que aparece sin saber de dónde nos hace un tajo en la rueda.  En el flanco, o en la banda de rodadura sobre todo.  De momento lo primero que piensas es en salir del paso, reparar y conseguir llegar a casa aunque sea a ritmo de salsa, pero llegar con bien.  Después ya te planteas:  ¡Jodo con lo cara que era la mieldarrueda!  ¡A ver qué digo en casa!  Otra vez a sacar un pastizal.  Y eso que me dijeron que ésta era buena, el mejor compromiso entre ligereza y resistencia, de buena marca, a precio asequible, etc, etc…

Al final …que reparas.  Porque si llevas lo preciso para salir del paso ya has ganado mucho terreno.  En función de la avería lógicamente tendrás unas opciones u otras, pero en principio con un par de repuestos básicos podremos salir ilesos de semejante avatar.  Como materiales y herramientas necesarias sólo citaré:  Un trozo de cinta americana (si quisierais dar unas vueltas sobre un corte en la cubierta del que sobresalga la cámara y así dejarla protegida hasta cambiar), unas bridas (con el mismo fin), un trozo de cámara vieja y como es natural cámaras de repuesto.  Estos materiales siempre pueden ser sustituidos por vuestra imaginación y capacidad de adaptación.  Un Mac Guiver tiene que estar preparado para todo.

11053149_1455619988073505_3867004501858942747_n

En fin, pasado el primer disgusto, cabeza fría.  Veamos qué se puede hacer.

Fase 1.- Valoración de daños.  En casa y ya más calmado empiezas a desmontar la rueda y ver el 7 que se ha producido por el corte.  El flanco marcado o simplemente es un corte y ya está.  Por supuesto en función del tamaño del agujero la cubierta estaría sentenciada.  Mala suerte.  En el caso que os muestro es un corte más bien pequeño.  Un par de cm por cada lado.  En forma de ángulo recto y en el flanco.  Según podéis apreciar en la fotografía.

Fase 2.- Reparación.  Lo primero de todo es lavar bien el neumático.  Después con una aguja (anzuelo de pescar) y un hilo resistente, por supuesto en función de la dureza de los flancos de la cubierta, empezar a coser como si fuerais cirujanos plásticos y no quisierais que quedara marca.  Puntos bien pretos –juntos-.  El hilo casi se quemará al pasarlo, pero aguanta, no problemo.  Para finalizar esta primera intervención con un poco de pegamento sujetar los extremos del hilo suelto.

movil 1223

Fase 3.- Ahora como es evidente ya no podréis montar la cubierta en tubeless, si antes lo era, naturalmente.  Tocaría montar con cámara.

Fase 4.- Necesitamos en cualquier caso tapar la herida por dentro.  Tanto si la cubierta es tubeless como si no lo mejor es tapar con un trozo pequeño de cámara vieja pegado sobre la cicatriz por el interior de la rueda.  Simplemente recortada y con pegamento con el fin de cerrar la herida definitivamente.

movil 1224

Fase 5.- Por último y como medida de protección, recortamos un trozo de cinta americana y la pegamos por la parte interior de la cubierta de forma que tape toda la reparación por la carcasa.  Y listo.  Podremos tener de nuevo una cubierta.

Listo.  Arreglada.  Eso sí, ¿aguantará el trato como si no hubiera pasado nada?  Pues la verdad, en determinadas circunstancias yo personalmente no lo utilizaría, sobre todo cuando vas jugándotela y forzando en exceso.  Pero en ocasiones en las que la puedes aprovechar, pues buena es la reparación.  En fin como muchas veces decimos hay que sobrevivir con lo que tienes y sobre todo en el monte.

 

Hala compays.  Que haya suerte y sobre todo:  Cuidado allí afuera.  “Gracias teniente Furillo”.

firma-blog-btt_albertolagartija

Deja un comentario

Compartir en: