Resumen de un verano lleno de oxígeno.

Banda sonora de obligado cumplimiento. Larga vida al rock sureño.

 

Sobre lo que a continuación se relata querría fuera mostrado como un pequeño compendio de ilusiones y sensaciones. Durante los meses de verano he podido disfrutar de muchos km de sendas y montaña, hablando en modo ciclista,  de ahí el título que enmarca el pequeño escrito.  «Un verano…».

Una gozada poder subir cada fin de semana al Pirinegro para hollar con nuestras ruedas las rutas elegidas.   Más adelante destacaremos alguna característica especial y un recorrido específico dentro del valle, que la hacen única.

Si destacamos alguna podríamos citar al Valle del Aragón con los Bacunes, en el de Hecho, Castillo de Acher, en la Gave d’Aspe, Larry, en Biescas, Bosque de Asieso, Pineta con Comodoto y Barrosa… y así de Este a Oeste completo nuestro macizo.

Maravilloso, es lo mejor que puedo resumir, con una sola palabra este verano de cicloalpinismo,  8 fines de semana ininterrumpidos de goce indescriptible,  impresionante, inconmensurable, in….lo que sea.

Siempre te dejas en el tintero rutas, salidas, proyectos.  Ansías poder acabar con todo lo que habías previsto pero casi prefiero tener incompleto mi cajón de «pendientes».  Así las cosas no se me han pasado las ganas de continuar, aunque por un tiempo y para que mejore mi espalda (debido al porteo) volveré al enduro más purista y dejaré las cimas para otra temporada a la espera de nuevas ofertas con empresas y aventuras, unas alocadas y otras épicas, por las sierras.

No sabría elegir entre todas ellas, pero sí quisiera destacar una cualidad de cada una para que si algún día os decidís a ciclarlas sepáis lo podréis sentir.

Por ejemplo en el Valle de Hecho, destacaría en La Vuelta al Castillo de Acher, el buen acceso del porteo al collado del Achar de los Machos y la extrema dificultad en la bajada desde el hombro hasta el final de ruta debido a las raíces, saltos, escaleras de piedra, etc.  Una ruta extenuante y curiosa debido al contraste de colores y el espectacular color rojo de la tierra sobre los fondos verdes, por no mencionar el idílico valle de Aguastuertas.

De Tena, Asieso, ……….. que os llevéis cuerda y arnés para el descenso por el bosque.  Yo vi mi vida en diapositivas en dos curvas bajando alegremente.  Incluso pensé salir volando por encima de las orejas con una pista de aterrizaje varios metros por debajo del nivel de las ruedas.  Pero el Ángel de la Guarda hace horas extra y lo que se lo agradezco.  El amigo Andrés ha trazado una caja en la senda un poco delicada y no es apta para todos los públicos.  Atención.

De los Bacunes, Raca y Collarada,  ya sabéis, poco puedo aportar que no sepáis porque aquí uno se siente como un maharaja. «Para eso corres en casa». La subida es dura hasta Bacún Norte, pero luego es pura delicia, hacia el Sur, Punta Selva y el bosque hasta 10 Campanas.  Flow, piedra y bosque a partes iguales.  Final feliz en el José en Villanúa y a recodar trazadas.

Igual os diría de todas las bajadas que se han currado los colegas de eamtb en la falda de Collarada que son la delicia de cualquier endurero y que por 2 ocasiones más hemos ciclado.

La Raca, pues, más de lo mismo, curveo intensivo con final feliz en el Camino de Santiago y mucha emoción en función de la velocidad, aunque no sea el mejor momento en el año para hacerla debido a los caminantes que se merecen todo nuestro respeto y con los que hemos compartido senda.

Nuestro eje hacia el Norte en el Valle de Aspe también tiene sus deliciosos bosques en Anich, Larry, Laruns, etc con su encanto salvaje y cuidada naturaleza que te van a poner un punto extra de sabor a la ruta «atlántique».  Sólo un apunte.  Ya sabéis que no somos plato de gusto para todo el mundo en aquellas latitudes y es necesario tener mano izquierda para poder ciclar sobre todo en los límites del Parque.

En fin, a falta de volver a casa para empezar a rodar por las nuevas sendas de Ullé, Oroel y alrededores espero poder descansar un poco y recuperar las lesiones que se van produciendo.

Como colofón para esta ocasión he preferido confeccionar una lectura rápida y sin altibajos ni sobresaltos, más bien seria y sin ánimo de levantar «polvo».

Espero que os inquieten y sobre todo os motiven las rutas señaladas para que con ello podamos compartirlas un futuro cercano.

 

 

Nos vemos en las sendas.  Saludos.  Lagartija.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Compartir en: