III Invernal de Riglos. La Vieja Tronca, si ese es su verdadero nombre

III LA INVERNAL de Riglos, de la Vieja Tronca

(Si ese es su verdadero nombre)

11panoramica1              Llegó el día. El día de empezar con la celebración de la III Reunión INVERNAL de la Vieja Tronca. Festividad bicicletera en un entorno privilegiado que ha sido declarado de Interés Monumental. Ya te digo. Casi nada la del ojo y lo llevaba en la mano. A ver cuánto ha costado darse cuenta de la magnitud del paisaje, los años de considerarlo simplemente un refugio para los montañeros, para la gente escaladora y demás especímenes; es además  lugar para el btt endurero por excelencia y de todos aquellos que lo ven con ojos de asombro, de reconocimiento, al abrigo de las moles llenas de historia, aventuras, gestas y sacrificios. Un sitio diferente donde nada más llegar te estremeces, sientes un escalofrío, notas que entras en “un lugar especial”. Por eso lo hemos elegido en esta ocasión al igual que en las anteriores. Además, porque contamos con un buen grupo de amigos de la zona que colaboran en este acontecimiento y que a la postre es tan importante dentro del conjunto que hace imprescindible su participación. De esta forma el desarrollo del evento se hace fluido, natural, impredecible a ojos de los profanos. Aquí venimos en busca de aventura, enduro, adrenalina y unos ratos inolvidables con los colegas que habitualmente no coincidimos a lo largo del año; también con los habituales, pero con el añadido de este precioso escenario. 4En comunión con la Naturaleza y desde nuestra especial forma de entender la bici comprobamos que los diferentes puntos de vista sobre el asunto al final confluyen en uno solo. La versión final de la ruta. La idea en esencia del mountain bike, -que dicen los anglos-. Lo que llamamos “el pol montain” y que comentaba en este día el tío Rober. Puro stail aberroncho sin límites. El “to pol monte” o “por to lo malo” sin pensar en encasillados, ni especialidades. Lo que antes respondías sin ambages:

  • ¿Qué haces con la bici?
  • Yooooo……..pues. Monte.

Esa es la clave. Sin disciplinas que valgan. Una versión ecléctica, potente, fuerte, sin un límite definido. Hay que tener paladar para digerir una disciplina amplia como ésta.

Este fin de semana lo comentábamos y entre risas describíamos a más, a más, cómo se planteaban las rutas. En concreto el tío Jim (el más elegante, en cuestión de ropa interior, ja, ja,ja) nos mostraba un punto de vista objetivo y divertido. La ruta se concebía, no para hacer valer la especialidad de los más dotados técnicamente, bajando, subiendo… sino para poner al personal en evidencia, subiendo por donde se baja y llevando al extremo la capacidad pedaleadora en ascenso, descendiendo, andando, etc. 3Vale todo, barranquismo (en ascenso), XC, por caminos, pistas, sendas y unas bajadas más allá de la normalidad.  Prima el entorno, la capacidad de sufrimiento, los lugares desconocidos a los que no se accede habitualmente.  Escogidos por su infinita belleza a pesar del esfuerzo que conlleva, por ese plus de dificultad que también aporta su punto psicópata que nos acompaña y distingue. Y de allí se sigue que las bicicletas que llevamos sean elegidas por una serie de características técnicas que las hacen incomparables al resto de material. Tú vas al tendero y miras la bici que te gusta, la pesas y le das vueltas, te montas para tomar la medida y acto seguido te la echas al hombro.  Aquí el tendero se cuaja.  La ajustas y se te adapta a la hora de portear, la compras.  Bueno también la comparas y analizas el material.  Pero esto es definitivo.  Si te haces a ella … vale.  Si no a por otra.  Es lo que tienen las formas raras y los cuadros.

5

En fin Serafín.  A lo que voy vengo.  Que una vez juntados todos en Riglos y después de un desayuno de hermandad a base de “fruta del árbol del cerdo” y cafés y viandas varias (por supuesto que ha habido reencuentros, saludos, abrazos, risas, etc.) nos juntamos todos en el aparcamiento y nos despedimos de José Ramón y Chery para iniciar la ruta que nos durará todo el día hasta la hora de la merienda.  20 Aberronchos con sus máquinas extrañas y ataviaos como romanos nos echamos al monte en busca de sensaciones.  Senda de Carcavilla adelante disfrutamos de las primeras rampas. Los pateos serán constantes en este tramo hasta la hora de llegar a la presa del pantano de la Peña.  Aquí el personal ya ha disfrutado de las setas, de las piedras, del revolcón del tío Diesel que se puso a entrenar caídas de judo dando volteretas frente a la estación de Carcavilla y de un sin fin de ratos al pedal.  Tocan porteos pero no son agónicos, ni duros, ni largos.  Total que entre ponte bien y estate quieta llegamos a la primera trialera del día donde nos espera la primera dosis de adrenalina en forma de senda chunga, mojada, con un paso de piedra elegante y unas escaleras jabonosas de lo más apropiado para tomarlas con calma.  Sin incidentes destacados (bueno el Topo se marcó un no-hands en la piedra, -lo que los mortales llaman una voltereta de la órdiga- que casi se le pelean los dientes por salir de la boca, aunque sin mayores problemas) y poco más.  Yo destacaría a nuestro gallego endurero que se marcó un flirt de luxe al bajar por primera vez y de corrido todo el obstáculo sin pestañear.  Chapeau caballero. 2

En la pista, reunión y portería.  Llevamos más rato dándole a la lengua que al pedal.  Lo normal, en nuestra línea.  Un poco de pista -aunque al tío Tanano le salga urticaria- pero es necesario llegar al pueblo.  La Peña.  Tras tomar el solete, relacionarnos con los aborígenes y descansar como si hubiéramos hecho algo, partimos dirección a la Garoneta Vieja.  Reducto mágico, junto a la ermita de San Sebastián, puente romano y lugar de solaz y esparcimiento de la gente del lugar.  Subimos por el campo de Canela hacia Harto Malo y allí descubrimos que la pista se acaba.  Game over.  Fin.  ¿Y ahora? Jejejeje.  Ahora el tío Jesús se sube a pata rodeando la foz hasta Casablanca.  Se prepara parda.  Vamos a tener más lío que la alpargata de un romano.  Nosotros por la foz adentro.  La Foz de la Garoneta o de Casablanca es una maravillosa formación geológica, cárstica, con su torrente incorporado, sus pasarelas para ascender, sus pisadas hechas para soportar el paso de personas.  ¿Y las bicis?  Sencillo.  A la chepa.  He ahí nuestro regalo.  Una ascensión de barranquismo con bici a la espalda.  Tengo que decir que tuvimos suerte porque el agua llegaba al límite permitido.  Si no, no hubiéramos podido pasar por allí y hubiéramos tenido que ir con Jesús.  9Se inicia la ascensión.  El tío Toni, abre camino, foz arriba, conmigo de soporte y entre uno y otro vamos tentando el camino y las circunstancias.  Menudo alicate.  Acostumbrado a la bici todo el año se mojó un pie.  Y no os cuento lo que le gusta protestar.  Como una plañidera toda la subida.  Dio más mal que un tocino con el morro.  Menos mal que lo conozco como si lo hubiera parío.  Bueno que al final llegó el final y salimos del torrente para pasar a una senda y a un barranco más amplio plagado de setas, vegetación frondosa, erizones, aliagas y toda la estupenda flora de la zona que colabora al masaje aragonés en piernas y brazos.
Sensación pura donde las haya.  Se mostró como un entorno idílico, espectacular y sobrecogedor que merece la pena conocer y que os ofrecí como algo increíble dentro de la zona.  Las caras tornaron a lo largo de la subida; empezaron con estupor, después un poco de incredulidad, luego sufrimiento y por fin de placer de………………………haber salido. Esto es el maravilloso mundo del montalbán.  Hala pues, ya estamos en Casablanca.  7Coñiooooooooooooooo ¿quién viene por ahí?  El tío Jesús.  Nos ha cogido.  Es que poco a poco hace camino y cuando va solo sin protestar le cunde.  Bueno, pues todos juntos.  Comentamos la jugada.  Risas y chanzas sobre tiempos pasados, rutas pasadas, bicis pasadas y ………..tiraaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.

P’arriba.  Todavía estamos fuertes, con la moral alta, de buen rollo y con ganas de rodar, por pista si puede ser algún rato.  Más que nada para que cunda y correr más terreno.  Ahora bien, lo visto es bonito, la sorpresa ha llegado, el personal lo ha asumido, ha visto otra opción y ahora toca pedalear.  ¡Mira!  Me encuentro bien.  Tanto hacer el hámster en casa con el rodillo, que hasta mi mujer me ponía un plato de nueces como a los roedores y al final que me ha venido de maravilla tanto entreno.  Chúpame un pie Marifé.

Pues eso.  Pedal y más pedal para arriba.  Salimos de la batida de cazadores -advertida previamente por la gente de Casablanca- y nos incorporamos al tramo de Riglos.  Hacia Santo Román.  Allí se asciende bien, por la pista, pedregosa, jaspra, (áspera) del barranco que es, aunque ese día en buenas condiciones.  Sigue la portería.  Y es un sinvivir.  Qué risión.  Tantas cosas que contar en tan poco rato es como una tormenta de comentarios y situaciones vividas a lo largo del año.  Se agradece.  Por fin llegamos al collado.  Aquí a comer.  Bien comidos y algo más descansados en un par de pechugadas llegamos.  Comento.  Aunque la peña que me conoce me mira con la vista torva y el semblante de medio lao. 8
Bueeeeeeeeeeeno.  Estamos fuertes todavía y falta un rampón del 15.  No problemo.  Prisa non hay, tiempo bon fa, puya, puya.  ¿U no ?  Hala pues.  A por la última.  Ya olemos la cervecica que nos espera en el Puro.  Y la merienda cena que nos han preparado nuestros compañeros.  Un último esfuerzo y llegamos “en menos que canta un gato” a las rampas de la parte posterior del Mallo Colarao.  Y por fin el paso a la entrada, vestida de hierba seca, a la senda de descenso.  Es un preludio.  Nos aparejamos el vestuario y las protecciones y vamos a la foto de grupo y pertinente “filmanda” con el personal sobre el mirador del Firé y del Pisón, sobre el Circo de Verano.  Una delicia, oiga.  Una hemorragia de placer.  La visión definitiva.  Y además sabiendo que ahora toca bajar y que nos gusta tanto como subir, incluso algo más.  Fotos pertinentes.  Más portería.  Arreando.  Ahora toca lo suyo.  Ajustamos settings.  Suspensiones, presiones de neumáticos y ajustes diversos.  Puta tecnología.  Es lo que tiene ser un “victim fashion” del enduro.

6Por la senda que baja al Colorao y como alma que lleva el “Diaple” arrean el grupo más potente de bajadores.  Pero jooooooooooooooder, nada más empezar, justo, justo en el primer tramo el tío Seri se arrea un bofetón del 15 y medio.  Sin aminorar lo sucedido.  De verdad, una órdiga como un piano de cola.  No sabemos ni qué pasó.  Yo lo veía.  Iba detrás de Santiago y él justo delante.  Se cruzó y se calzó una hostia como un pan de kilo.  El resultado, a parte de la contusión, y del golpe en la quijada, que dentro de lo malo iba protegida con la mentonera, (si no a estas alturas estaría como la Marí Trini, con el morro torcido) se saldó con la nada inestimable lesión de dos fracturas en los metacarpianos.  En ese momento no es bueno decir nada, pero poco a poco saldrían las moraduras alrededor de las fracturas y se vería bastante claro la lesión.  En fin, el hombre bajó como pudo a ritmo de paseante y con el dolor correspondiente.  El resto de personal disfrutaba de una bajada “a muerte” por el mar de piedras como la cabeza de un taustano, a tramos, otras como lavadoras porque tenían su aquél y otros tramos limpios y rápidos.  Lo dicho, una dulzura y un amor de senda.  En un suspiro me planto por la zona media donde se ve la punta del mallo y a la vuelta de un par de curvas veo que el personal para.  Un ruido de fondo.  Un aullido seco y casi imperceptible y se palpa el dolor.  El tío Rober sentado con cara de circunstancias, los colegas alrededor mirando y sobre todo valorando la situación.  20161210_154002Allí hay un problema más que serio.  Me acerco con precaución y pregunto con discreción porque el tema parece espinoso.  Lo primero que oigo es que ya puede respirar.  Se me encoge el estómago.  Echo la vista atrás a ver si viene Sergio.  No puede ser, dos caídas en un tramo relativamente corto.  Se decide que el personal continúe y que se queden con Rober el menor número de personas posible que sirvan de apoyo y cobertura.  En los momentos posteriores a la recuperación inicial, pasado el primer gran susto, ya con movilidad parcial, la cabeza erguida y consciente en todo momento, le preguntamos sobre su situación física.  La valoración inicial es un gran golpe en la espalda, por el resto del cuerpo lo normal, pero el foco de dolor y las lesiones dentro de la caja torácica.  El susto sigue.  Naturalmente.  El personal ya ha llegado abajo.  Se inicia el protocolo de emergencia y evacuación.  Es de agradecer que la gente de la Guardia Civil y de Cruz Roja estuvieran al quite.  Se avisó al 112 para que todo fuera según tienen organizado para una mejor resolución.  Andamos, anduvimos, jodidos pero bajando, junto al lesionado y haciendo de sombra porque me temía que en cualquier momento le fallaran las piernas del dolor y cayera sentado.  Controló la situación a costa de sufrir el dolor y bajar por su propio pie; él sabía, y nosotros sabíamos que había lesiones.  José Ramón se acercó a buscarnos con el coche pero no fue necesario porque llegamos hasta la ambulancia que le recogió ya en el Puro.  Sergio también había llegado ya.  El desenlace se sabría horas más tarde, incluso algunos días más.  El resto bajó y se continuó con la ruta aunque quedaba prácticamente nada.  Una vez evacuados los dos heridos y puestos en ruta, uno dirección San Jorge y otro a Urgencias de Zaragoza, fuimos a cenar.  En la cabeza de todos estaban las circunstancias y las personas que faltaban.  Tuvimos que organizar un acompañamiento que salió de forma espontánea;  gracias a Mariam que bajó con Rober, Diego detrás de la ambulancia con el coche, Tanano con el coche de Rober y Santiago bajando a Sergio.  En fin, un planazo para el flow que se había desplegado.20161211_080355

Y llegó la cena.  Nos sentamos y empezamos la merienda a base de frutos de la tierra (coño no va a ser de Marte, jajaja).  Me refiero del país.  Crema de calabacín, paletilla de ternasco, tartas, vino (como para una boda) y sarao y celebración.  Podría haber sido mejor, en el sentido de que podríamos haber estado todos.  La pena es que a sabiendas del juego que nos llevamos entre manos y al que todos estamos entregados a veces pasan estas cosas y no son plato de gusto para nadie.  Y menos para los afectados.  Para otra ocasión será.  Se les desea lo mejor y una pronta recuperación para poder volver a juntarnos.  Del resto de la jarana y demás os hacéis cargo.  Comida, cafés y pocas copas porque estábamos cansados y un lujo de cena y sobremesa.

Ha sido un placer contar con todos vosotros en la III Edición de la INVERNAL de Riglos de la Vieja Tronca (si ese es su verdadero nombre) y deseo fervientemente sobre todo una recuperación rápida de los lesionados y una vuelta en breve a los ruedos.  Al resto que tengáis un buen fin de año y que sea mejor que éste en el que estamos.  Un abrazo aberroncho del Tío Lagartija y disfrutar todo lo que podáis del monte.  Un beso.12panoramica2

Gracias mil a los colegas que se entregaron de forma voluntaria para solucionar el asunto.  Incluso para las dos Ratas que pasaban por allí.  Un beso fuerte Mariam y Diego.  (Bueno para ti Diego un abrazo que luego te pones mimosón)

Otra mención aparte me gustaría hacer al grupo As Cimas que ha surgido este año como germen del Club de Montaña As Cimas y del que está creciendo en todos los sentidos un colectivo endudero, de nivel maño, al cual da gusto seguir y comprobar día a día su desarrollo y capacidad tanto humaña como técnica.  Gracias.

También me gustaría que en próximas ediciones fuera nutrida la participación y contara con personas de la zona Norte, especialmente del Valle del Aragón y que aunque próximamente serán invitados a otra ruta por el “Reyno de Berta”, en un estilo más relajado, técnicamente hablando, igual de dura será la salida alrededor de los Mallos de Agüero.  Dios Menguante.

A nuestras chicas y familias que nos acompañan en estos saraos, a sabiendas que tenemos menos luces que un sótano y que nos puede pasar cualquier cosa y aun con todo nos quieren y nos apoyan.  O eso dicen.  P’habernos matao.  Un beso.

Por supuesto aunque ya se ha mencionado a José Ramón y Chery (El Puro) que no solo han estado a la altura de las ediciones anteriores en cuanto a preparación y disposición con los participantes sino que además han colaborado con nosotros para resolver una situación realmente delicada y que en el momento que se produjo estuvieron apoyando hasta su desenlace.  Un beso muy fuerte.

Lo dicho.  Un placer y nos vemos en el monte kiollls.  See you, Little Canal sparrows.

En esta foto nombramos a todos los participantes del evento.

10final

De izda a dcha.  Jesús (Tarrino), Manuel, Adrián (Ñandú), Sergio (Serivane), Alberto (Jipi), Andoni, Ramiro, Jesús (Diesel), Lagartija, Alfonso, Santiago, Óscar (Zacarías), Antonio (El Párroco), Alfonso (Jim), Sergio, Marcos (Topo), Paco (Sylvestre), Fernando (Tanano), Asier.

MUSICA.  (Para leer con fondo):

RETRATANDA.

https://drive.google.com/folderview?id=0B3UkMN_HhXAJVmMyNWl4SUcwV28

RUTA:  Pinchar para visionar el vídeo.

https://www.relive.cc/view/798782637

Leer Más