De la Osqueta al Cielo Blues Band.

 

 

Me duelen hasta las pestañas.  ¿Por qué?  La verdad, no lo sé; supongo que estoy en baja forma, porque la ruta de ayer no fue para tanto.  En una visión general, se podría definir como un duathlón de primer nivel.  Primero una ruta de enduro potente en bici y luego un remate de órdago en Ayerbe.  Si es que no tenemos solución.  P’habernos matao.

 

Desde La Osqueta al cielo Blues Band. 

El miércoles ya estaba un poco nervioso pensando en la nieve.  Y eso que la semana pasada había salido dos veces a pisar la “mierda blanca esa”.  Pero tenía más mono que una manada de simios. Asi las cosas decidí encenegar al personal a través del whatsapp con una ruta a la altura de las mejores y bla, bla, bla.  En resumen, un día de monte al aire libre por la zona de la Sierra de Santo Domingo.  En menos que canta un gato ya estábamos del orden de seis ¿personas? listas para salir de marcha a tan maño evento.  Organización, pim-pam.  No tuve tiempo ni de suspirar porque ya era sábado por la noche.  Se pasa el tiempo que ni te enteras.  Tempus fugit.  ¡Qué cosas esto de hacerse cada día más viejo!

Al turrón. Listos para salir desde el balcón de Villalangua.  Justo en el parking, frente a la Posada de Villalangua, arreamos un nutrido grupo de vikingos con la intención de consumir algo de oxígeno puro de la Sierra.  Buen día, no hacía, ni frío, ni calor, un poco de viento y muchas ganas de darle al palique.  Las primeras rampas se encargaron de racionar la portería y cada vez con menos frecuencia se oían los comentarios y las risas a todo pulmón.  Bien es verdad que todavía hablábamos por parejas, porque algunos no callan ni debajo del agua.  Para mí que esto nos sirve de terapia para sobrellevar la semana.  Y entre ponte bien y estate quieta apareció Cuenca.  Quiero decir, la raya de Salinas Viejo.  Sobre la foz, (en castellano no se recoge el término foz, pero sí hoz, como un cañón profundo por el que discurre un río.  Sin embargo, la grafía foz se ha conservado en algunos topónimos, particularmente en la zona del prepirineo, donde hay numerosos cauces abruptos a los que se les denomina así. Y a mí me gusta mucho mantener este vocabulario que mis mayores me han legado.  De hecho podremos disfrutar de este acontecimiento geológico desde las sierras exteriores más occidentales hasta las equivalentes en la zona oriental de nuestra comunidad). Señalada esta idea quería contaros que veremos sobre las puntas de la foz una cantidad de buitres espectacular, puesto que es una de las zonas de avistamiento más destacadas del contorno.  Pero…………….estamos a mitad de subida.  Tranquilos pischas, tranquilos.  Sólo queda lo peor.  En un segundo empentón tenemos que subir por la pista hasta el límite del cambio de ladera, pequeño collado o puerta de ganado que divide la loma en dos vertientes distintas y hasta con vegetación y temperaturas diferenciadas.  Y aire, cagontxós.  Con la sudada que llevábamos encima esta brisa es capaz de helarnos en pocos minutos.  Por ello no queda sino bajar a la entrada de la senda cuyo rellano nos recibe sobre un manto de hierba que parece un jardín, el cual da entrada a un bosquecillo de pino bajo y matorral.

A todo esto me gustaría señalar que el grupo subió a ritmo más que aceptable para ser gaylos, porque entre los Martín (Jesús y Ramiro), seguidos de Miguel Cirac, Alberto (Almiroy), Joselu (Mzungu) y Óscar (Zacarías) entre medias para mantener la velocidad, y en el furgón de cola Manu (Er Gallego) y una servidora que iba ahorrando combustible para …. porsiaca, se llevaba un tren rapidillo para mi gusto.

Fase 2.  Llega la hipoxia.  Per le sende, Giancarles, per le sende.  Este tramo es magnífico, espectacular, impresionante, majestuoso, increíble, alucinante, vistoso y todo lo que se os ocurra.  Rodar bajo una tapia de varias decenas de metros en un corredor de piedra con vistas y patio suficiente para creerte sobre la muralla china te facilita la posibilidad de llegar a conectar con el entorno.  La fotografía luce esplendorosa. Esto te hace sentir arriba, en el “top”, eres como el Di Caprio, pero en feo, eso sí, te sientes bien.  Llegamos a la entrada de la “W”, la Osqueta, y aparcamos en batería las bicis para echar un bocado.  Un pequeño descanso no viene mal a las piernas.  Allí mismo nos sorprendió un grupo de chavales que subían a dar vuelta por el monte.  Nutrido, bien se vale, porque si no iban 70 no iban ninguno.  Había más gente allí que cañamones dan por un duro.  Cuando pasaban a nuestro lado algunos saludaban, otros nos miraban como las vacas al tren y los más pensaban que con la paliza que ellos llevaban los “gilis” de las bicis no tenían que haberlo pasado mejor.

Toca bajar. Fase On. Esto es como lavar la cabeza a un burro, que está bien pero no sirve de nada.  Al personal endulerdo no le afectan las subidas, es un simple trámite para hacer lo que de verdad nos gusta.  BAJAR.  Son impresionantes las tres primeras curvas sobre piedra desnuda, deslizante, jabonosa, con un carril lo suficientemente estrecho en el que poner la goma sobre la trayectoria de forma que si te vas, … te pasas al lado oscuro, pero del Servicio de Traumatología.  En una palabra te calzas una órdiga “cum laude”.  Güeno, güeno.  Hicimos ceprén hasta con el “Ojo de Mordor”.  Que por cierto tengo que cuidarlo, porque mi mujer me dijo que utilizara la escobilla…aunque últimamente creo que me voy a pasar de nuevo al papel higiénico porque lo llevo todo irritao.  Jejeje.  Unos retratos geniales del tío “Tarrino” y seguimos bajando por una ensalada de piedras digna de un parque temático sobre la tollina. (Flow Stone Park).  Agarraos al manillar con velcros y todo se nos peleaban los dientes por salir de la boca.   Achuchaos de hombros, brazos, dorsales, tríceps, etc (hasta músculos que no sabía ni que existían) seguíamos en una bajada desbocada hacia Salinas Viejo.  Especial mención hay que hacer sobre el tapiz de piedra redonda de la antigua calzada ya descarnada y con más faltas, que huecos hay de los dientes caídos en la boca de un viejo. Hacíamos trabajar las suspensiones hasta calentarse, los frenos currándose unos días de fiesta y los rodamientos en general pidiendo la hora de final de partido.  Un lujazo de descenso, tope de flow, donde debes guardar fuerzas para caso de error, colocadas las mentoneras que protegen y salvaguardan la barbilla (nunca se sabe), con la mente puesta en la factura del dentista, (300-400-500-…etc Euros), ya que de la primera hostia que nos arreamos no hay suficiente alambre para montar todos los brakets.  Morimos todos, uno de la hostia y los demás de la onda expansiva.  Un mes a base de cuajadas (y dienta blanda) no te lo quita ni Blas.  Eso en el mejor de los casos.

Hay que reconocer que hay un par de sitios comprometidos pero puedes fallar en cualquier momento o en cualquier lugar.  Aquí no se salva ni el apuntador.  Claro, cierto es que todo esto es bastante subjetivo y que el nivel individual de cada biker marca la diferencia en los tiempos que no en el disfrute del entorno y yo diría que casi, casi, casi se aproximaría a los petardos o a los pedos, sólo les gustan a los que se los tiran.  Para gustos los colores. 

Una cosa lleva a la otra y así hasta el final y como no hay dos sin tres, desde Salinas a la Fuente de la Rata disfrutamos de unos maravillosos escalones, peraltes, desbroces y así sucesivamente hasta tocar el Nirvana del btt.  Nueva sesión de fotos, en plan “posers”, para la retrantanda de lo acontecido y en breves llegamos a la salida de la senda entubaos de la emoción, casi de ingreso la UCI de lo bien que lo pasamos.  Sólo nos falta el comentario final sobre el asunto, los abrazos, las felicitaciones, la sonrisa profiden (con todos los dientes porque no hubo accidentes), la vuelta a cargar los coches y el retorno a Ayerbe a reponer fuerzas. 

Sentados a la mesa del Bar las Piscinas, celebramos un día de puro montalbán.  No hay nada que no solucione un buen plato combinado a base de chullas y huevos, amén de otros aditamentos para reconfortar cuerpo y alma.  Así en corro anaeróbico de vikingos perjudicaos de lo suyo junto a dos colegas más (con el mismo desorden intelectual que el nuestro -Mariam y Diego-) con los cuales coincidimos allí, nos dispusimos a pasar el resto de la jornada para finalizar un buen día de bici. Toca comentar la jugada.- Es tan importante como la ruta misma.  Ya os digo.  Enseguida surgieron las ideas, los recuerdos y las comparaciones, las bromas….pandilla de “pausers”. Se nos hicieron “las mil”.  Y como siempre del vuelta al hogar con las orejas gachas, y…..al final me van a mandar ”a cagar a una mata panizo”.  Este deporte me va a costar la salud, de verdad, pero tendría que ir por la Seguridad Social, prescrito. Media vida, inigualable, maravilloso.  Estoy en cortocircoito.  Otra vez.

Ahora que caigo, no pedimos agua para comer.  El agua, el agua… donde estén las cervezas. Del agua salió la vida.  Pues que se vuelva a meter. Tontadas.  Unas buenas ambars y solucionao.  Ya es martes y estoy de nuevo cociendo.  Se me van los pies con la primera tonada.  ¿Dónde iremos la próxima vez?

Saludos de Tija, Lagar Tija.  Nos vemos en las sendas.

https://www.relive.cc/view/1413789722

https://www.strava.com/activities/1413789722/shareable_images/map_based?hl=es-ES&v=1518960186

 

 

 

Pdta.  Pedro.  Ésta también se puede incorporar al elenco de rutas que nos caen cerca de Jaca, ya que es de las más asequibles por zona de influencia, desplazamiento, belleza paisajística y completa técnicamente.

Valoración:  Excelente.

2 thoughts on “De la Osqueta al Cielo Blues Band.

  1. Ok, lagarto, tomo nota. Lamento decirte que me han abducido los Mayencos, estoy en modo SNOW, … más concreta mente en modo SKIMO, jejeje

    Lo siento pero no me puedo poner con ello hasta que no pase S. jorge, que lo celebraremos haciendo cima del Collarada con esquís, recogeremos el Belén de Mayencos (si no hemos ido antes a por él) y echaremos unos tragos de nuestra bota vino en honor a nuestro patrón. No se me ocurre mejor modo de homenajearle.

    A partir de entonces lo retomamos y hacemos una mini guía de Arguis con sus 50 sombras, … o rutas, o lo que sea.

    Mientras tanto, te deseo lo mejor, mucho Rock&Roll, comida sana (huevos con chullas en lugar de barritas) y sobre todo enduro del bueno, que ya sabes tu como buscarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Compartir en: