LA SIERRA DE ALGAIRÉN

 

 

 

 

LA SIERRA DE ALGAIRÉN

 

 

 

 

Domingo 15 de abril del año del Señor, 2018 después de JC.

Ya estoy mejor.  Menuda cansera llevo después del fin de semana tan intenso que me ha tocado en suerte vivir.  Siempre he pensado que las 24 horas al día son suficientes, incluso largas en determinadas fases de la vida, pero ahora veo que se me quedan cortas.  Necesitaría alguna hora más para poder completar las jornadas de actividad y además tener tiempo para descansar.  Eso debe ser la órdiga.

Sin más preámbulo paso a detallar a vuesas mercedes lo acontecido en este día de enduro, como una de las jornadas más memorables del btt en la Sierra de Algairén, de las que hemos acometido en los últimos meses.  Gensanta qué intensidad, qué bonito está el monte y cuánta agua hay por todos los sitios.  Incluso el río que atraviesa la localidad de Cariñena, Río Frasno, estaba lleno de agua.  Disimulen ustedes mi ignorancia, pero jamás había visto correr semejante caudal por un cauce que pensaba estaba allí consecuencia de alguna barranquera para tiempos de aluvión y desagüe.  Así son las cosas y a la vista de lo que hace el agua en los caminos, barranqueras y torrentes, no volveré a probar tamaño elemento hasta que supere en propiedades al vino, que sin ir más lejos es otro de los líquidos necesarios para vivir.  Una vez escuché que estábamos compuestos en un 75% de agua en nuestro organismo.  Tontás.  Pura propaganda de las embotelladoras de agua.  Nosotros somos lo que comemos y sin ir más lejos hay un par de restaurantes por la zona de los que te dejan el cuerpo como un “sebo” de la paliza que le puedes dar si te hospedas bajo su techo.  Véase Almonacid de la Sierra, (el de los 30 platos), la Rebotica de Cariñena, etc, etc.

Para los más pervertidos también se puede hacer bicicleta de montaña en sus diversas modalidades por la próxima Sierra de Algairén.  Un lujo al alcance de cualquiera con ganas de pasar unos ratos a lomos de su corcel de ……….¿aluminio?………iba a decir, pero ahora con los compuestos y fabricaciones de que disponemos el carbono y otros fierros que están a la orden del día.

A lo que voy vengo.  Nosotros decidimos pasar unos ratos (echando pan a los patos) en la localidad de Aguarón, y más concretamente en su Residencia de ancianos, desde la cual iniciamos nuestro periplo en btt para hollar los barrancos y lomas más destacables de la zona, en cuanto a la longitud.  No son los más bonitos, o sí; lo que sí harán será dejarte manso en un día de disfrute.  La cantidad de vueltas, conexiones y variantes son infinitas en esta sierra y además me gustaría señalar que muchas de las opciones están balizadas, cosa que es de agradecer a la comarca y todas aquellas personas que se han preocupado de dejar todo este entorno en unas condiciones que le hacen realmente destacable para el uso de la bici de montaña.

Al turrón.  Salimos de la Residencia, no sin antes hacer un “no hands* ” para deleite del personal, ajeno y conocido.  Luego si puedes duerme con esa imagen.  Conozco personas que han hecho ayuno durante varias semanas a consecuencia de dicha vivencia.  Indescriptible.  Por otro lado, que no el de atrás, las bicis están limpias y apañadas puesto que con la racha de agua y barro que llevamos últimamente han visto el paño en múltiples ocasiones.  A nuestro grupo se añadió un elemento que hacía tiempo que no veíamos y de los que frecuenta este tipo de prácticas beteteras del enduro por los caminos del Señor.  Aberrocho con trayectoria, el tío Sylvestre (alias Paco), se sumó al día D.  Total 6 bikers haciendo el oso por el monte.  Son un grupo más que recio y con fuerza suficiente puedes llegar a completar una vuelta de las que dejan recuerdo.  Así fue, señoras y señores, ni más ni menos.

Por la carretera de subida al Puerto de Aguarón llegas a conectar la pista que conduce al repetidor de Valdemadera en un ascenso precioso y continuo, no muy sacrificado pero debo decir que a pesar de no tener una buena señalización horizontal, sí que posee el tráfico suficiente como para no perder la atención.  También es frecuentada por los colegas que practican la bici de carretera y con los que compartimos espacios.  Por eso insisto en la precaución y la convivencia.  Paciencia.  Desde la salida a la carretera y una vez pasada la fuente, casi en el collado que inicia el descenso a Tobed, nace la pista a la derecha que nos trasladará en fuerte ascenso al repetidor y “voilá” habremos coronado nuestro primer ascenso de la jornada.

En nuestro caso los dos galgos que me había traído en el coche esperaban ya mi llegada a la cima y que me había sacado los colores hacía rato.  Dunauto y Épico estaban charrando tranquilamente mientras a mí me salía el corazón por el mallot.  El resto subió más “tranqui” y con determinación, aunque con un punto menos de alegría.  Sylvestre, con ganas, dejó claró que es su terreno y Cirac y Zacarías también tenían gasolina suficiente.  Pintaba mal la cosa.  No me arrepentía de haber estado de concierto del tío Fito el viernes, ni de haber hecho “huerting extremo” el sábado de víspera, pero hay que reconocer que llegaba medio manso.  No sirve de excusa.  Aquí se viene a ciclar.  Ahora toca bajar y se alegra el alma.  O no.  O yo qué sé.  La cosa es que la bajada empieza maravillosamente bien, sobre la nieve de las puntas, los regachos que surcan la senda y nuestras gloriosas máquinas vuelven a ponerse más guarras que la “Trini*”.  Como sigamos así nos salen branquias.

Bajábamos, qué digo bajábamos, surfeábamos la sendas de la loma hacia Tobed, que de agua iba preñada hasta por encima de la llanta, y con ello nuestros amables c…..estooooo….pues eso.  Bien mojaos los culos.  (Piensen ustedes que faltaba mucha ruta y que no se iba a secar nuestro pellejo, con lo que la amenaza de la “ampolla culera” era real). Aún con todo es un acierto realizar esta bajada a pesar de no poseer ningún paso excesivamente técnico (salvo la piedra de Mzungu, que sorteó en cierta ocasión con una cabriola digna del Circo del Sol, para amerizar sobre la vegetación y el tapiz de piedra suelta) se hace entretenida, con sus subidas activadoras y sus curvas entrelazadas pobladas de vegetación baja y pino de repoblación; yo diría que incluso larga para lo que es la zona, sin alturas desproporcionadas ni picos destacados.

La cuestión, que diría aquél, el concepto, es que para llegar a Tobed hay que bajarlo todo, digo todo el desnivel y más.  600 Metros negativos te hacen disfrutar.  El final, junto a la cárcava es espectacular y el castillo rehabilitado ofrece la posibilidad de hacer unos retratos con tus colegas para goce y esparcimiento de propios y extraños.  Poco más falta de bajar.  Una pequeña pista nos conduce a Tobed y a las orillas del Río Grío.  Un vado que casi siempre se muestra “aspro” (áspero) al tacto ahora nos deleita con una clase de “overcraft” sobre las enduro.  O se cruza “del tirón” o te quedas en medio con el riesgo consiguiente de ser arrastrado hasta las aguas bravas del Grío.  (Yo pensaba que bravas sólo eran las patatas pero no).

Por una pista a la vereda del cauce nos dirigimos a la muerte matada.  ¿Qué es esto?  Pues lo que pasa siempre después de gozarla.  Hemos disfrutado como cochinos en charca y ahora tenemos que salir de aquí en dirección a lo más alto de la Sierra.  Los “galgos” tiran para adelante en número de tres y otros 3 subimos a ritmo “humaño”.  Cambia el desarrollo, pon el más corto, si puedes engancha la cadena a la llanta.  Lo que tengas. Todo.  La subida te hace sudar de lo lindo.  Es curioso ver y de hecho comprobar que después de un día de jarana y beburcio, con la consiguiente hidratación extra, al día siguiente tienes más sed.  No sé a qué es debido.  Tendré que hacer una consulta a la Universidad de Leicester (aquella que publicó el artículo:  ¿Por qué a los peces de colores no les entra el agua en los ojos? Y otros similares) para llegar a conclusiones con fundamento.

Poco debéis esperar que os cuente de la subida porque se me hizo realmente dura.  Destrozada por las avenidas de agua y las animaladas de agua que habían caído en fechas anteriores.  Una vez arriba y como es natural la piedra sustituye a la tierra compactada de las pistas de subida.  No es problema rodar por allí, aunque estén alfombradas de agua y nieve, amén del barrizal que supone su presencia.  Fuentes, aguaderas, torrentes, vados, charcos, … maravilloso ambiente acuático. Sólo me faltaba el “snorkel”.  Lo que mata es la humedad.  Así estaba el monte de bonito y de verde.  Aún con todo no me servía para consolarme.  A mitad de subida llevaba peor cara que los zombies de Walking Dead.  Desencajao oiga.  No podía ni con las pestañas.  Menos mal que el tío Cirac y el tío Zaca me esperaban, sobre todo para no dejar basura en el monte, y dicho sea de paso para desmontar mi bici y repartírsela en caso de fallecimiento y enterramiento.  Gracias pischas.

Y entre ponte bien y estate quieta llego el final.  A rastras por la loma superior, andando por los tramos más “pinos” llegamos a la bajada de la “Nevera”.  Por fin.  Nos abrigamos, nos pertrechamos, ajustamos los settings y las máscaras de Minions para ver bien en el descenso.  Yo por abrigar, hasta abrigaba la posibilidad de llegar vivo al fondo del barranco.  Medio muerto iba ya.  Un pis pas y ya estamos surfeando entre carrascas y matorral.  Por la más bonita y disfrutona de las sendas de la Sierra.  Un placer para los sentidos y “la almorrana”.  En esta ocasión, al estar tan abarrancada y destrozada por el agua no servían las trazas de bajadas anteriores, tus trayectorias variaban en función del “canalillo”, de las piedras removidas y de los agujeros que ponían más trampas que una película de chinos.  Aun así y con todo es un lujo para los musculámenes y las articulaciones.  También los fisios tienen que comer a costa de estas prácticas, je, je, je.  Y ya estamos abajo.  Sólo nos queda un pequeño remonte hasta la residencia y cargar los coches, comentar la jugada y disfrutar a costa de la cara de “algunos”.  Jodoquésoba.  Es lo que tiene no estar al 100%.  La Sierra te pone en tu lugar.  ¡Qué gozada de mañana!  El nivel de btt enduro fue espectacular tanto subiendo como bajando y sobre todo porque por fin volvimos a juntarnos, desde hace mucho tiempo los compañeros que solíamos surcar el Reyno en ocasiones pretéritas con bastante asiduidad y que crecimos compartiendo bici y senderos durante bastante tiempo.

Todavía me duele la rodilla.

 

Saludos de Tija. Lagar-Tija.  Nos vemos en las sendas.  Será un placer coincidir con vosotros por aquí.

 

  1. Aclaratorias del texto. Aunque a alguno no le quede clara ni la ruta. GGGG.

No hands:  Véase de aquella práctica que consiste en cambiarse de ropa, despojándose de todo aquello con lo que no hemos venido al mundo y lucir una parte trasera (la de atrás del todo, donde la espalda pierde su casto nombre) a la vista del personal para goce y disfrute de aquellos que pasen por tu lado en dicho momento.  Todo esto sin nombrar lo que la carrera de hormigas dirección la “forcacha” del …. En fins.  Pues eso.

 

Trini:  Dícese de aquella mujer, bien conocida en los ámbitos de la fiesta y el sarao, que era capaz de bajarse el refajo a pedos (ventosidades y otros ruidos malabares) sin siquiera tocar con las manos.  Prodigio de habilidades y siempre en el punto de mira de ferias y otras empresas del espectáculo y representaciones canallescas.

 

Datos técnicos.

https://www.relive.cc/view/1509908804

 

https://www.strava.com/activities/1509908804

 

Leer Más

De la Osqueta al Cielo Blues Band.

 

 

Me duelen hasta las pestañas.  ¿Por qué?  La verdad, no lo sé; supongo que estoy en baja forma, porque la ruta de ayer no fue para tanto.  En una visión general, se podría definir como un duathlón de primer nivel.  Primero una ruta de enduro potente en bici y luego un remate de órdago en Ayerbe.  Si es que no tenemos solución.  P’habernos matao.

 

Desde La Osqueta al cielo Blues Band. 

El miércoles ya estaba un poco nervioso pensando en la nieve.  Y eso que la semana pasada había salido dos veces a pisar la “mierda blanca esa”.  Pero tenía más mono que una manada de simios. Asi las cosas decidí encenegar al personal a través del whatsapp con una ruta a la altura de las mejores y bla, bla, bla.  En resumen, un día de monte al aire libre por la zona de la Sierra de Santo Domingo.  En menos que canta un gato ya estábamos del orden de seis ¿personas? listas para salir de marcha a tan maño evento.  Organización, pim-pam.  No tuve tiempo ni de suspirar porque ya era sábado por la noche.  Se pasa el tiempo que ni te enteras.  Tempus fugit.  ¡Qué cosas esto de hacerse cada día más viejo!

Al turrón. Listos para salir desde el balcón de Villalangua.  Justo en el parking, frente a la Posada de Villalangua, arreamos un nutrido grupo de vikingos con la intención de consumir algo de oxígeno puro de la Sierra.  Buen día, no hacía, ni frío, ni calor, un poco de viento y muchas ganas de darle al palique.  Las primeras rampas se encargaron de racionar la portería y cada vez con menos frecuencia se oían los comentarios y las risas a todo pulmón.  Bien es verdad que todavía hablábamos por parejas, porque algunos no callan ni debajo del agua.  Para mí que esto nos sirve de terapia para sobrellevar la semana.  Y entre ponte bien y estate quieta apareció Cuenca.  Quiero decir, la raya de Salinas Viejo.  Sobre la foz, (en castellano no se recoge el término foz, pero sí hoz, como un cañón profundo por el que discurre un río.  Sin embargo, la grafía foz se ha conservado en algunos topónimos, particularmente en la zona del prepirineo, donde hay numerosos cauces abruptos a los que se les denomina así. Y a mí me gusta mucho mantener este vocabulario que mis mayores me han legado.  De hecho podremos disfrutar de este acontecimiento geológico desde las sierras exteriores más occidentales hasta las equivalentes en la zona oriental de nuestra comunidad). Señalada esta idea quería contaros que veremos sobre las puntas de la foz una cantidad de buitres espectacular, puesto que es una de las zonas de avistamiento más destacadas del contorno.  Pero…………….estamos a mitad de subida.  Tranquilos pischas, tranquilos.  Sólo queda lo peor.  En un segundo empentón tenemos que subir por la pista hasta el límite del cambio de ladera, pequeño collado o puerta de ganado que divide la loma en dos vertientes distintas y hasta con vegetación y temperaturas diferenciadas.  Y aire, cagontxós.  Con la sudada que llevábamos encima esta brisa es capaz de helarnos en pocos minutos.  Por ello no queda sino bajar a la entrada de la senda cuyo rellano nos recibe sobre un manto de hierba que parece un jardín, el cual da entrada a un bosquecillo de pino bajo y matorral.

A todo esto me gustaría señalar que el grupo subió a ritmo más que aceptable para ser gaylos, porque entre los Martín (Jesús y Ramiro), seguidos de Miguel Cirac, Alberto (Almiroy), Joselu (Mzungu) y Óscar (Zacarías) entre medias para mantener la velocidad, y en el furgón de cola Manu (Er Gallego) y una servidora que iba ahorrando combustible para …. porsiaca, se llevaba un tren rapidillo para mi gusto.

Fase 2.  Llega la hipoxia.  Per le sende, Giancarles, per le sende.  Este tramo es magnífico, espectacular, impresionante, majestuoso, increíble, alucinante, vistoso y todo lo que se os ocurra.  Rodar bajo una tapia de varias decenas de metros en un corredor de piedra con vistas y patio suficiente para creerte sobre la muralla china te facilita la posibilidad de llegar a conectar con el entorno.  La fotografía luce esplendorosa. Esto te hace sentir arriba, en el “top”, eres como el Di Caprio, pero en feo, eso sí, te sientes bien.  Llegamos a la entrada de la “W”, la Osqueta, y aparcamos en batería las bicis para echar un bocado.  Un pequeño descanso no viene mal a las piernas.  Allí mismo nos sorprendió un grupo de chavales que subían a dar vuelta por el monte.  Nutrido, bien se vale, porque si no iban 70 no iban ninguno.  Había más gente allí que cañamones dan por un duro.  Cuando pasaban a nuestro lado algunos saludaban, otros nos miraban como las vacas al tren y los más pensaban que con la paliza que ellos llevaban los “gilis” de las bicis no tenían que haberlo pasado mejor.

Toca bajar. Fase On. Esto es como lavar la cabeza a un burro, que está bien pero no sirve de nada.  Al personal endulerdo no le afectan las subidas, es un simple trámite para hacer lo que de verdad nos gusta.  BAJAR.  Son impresionantes las tres primeras curvas sobre piedra desnuda, deslizante, jabonosa, con un carril lo suficientemente estrecho en el que poner la goma sobre la trayectoria de forma que si te vas, … te pasas al lado oscuro, pero del Servicio de Traumatología.  En una palabra te calzas una órdiga “cum laude”.  Güeno, güeno.  Hicimos ceprén hasta con el “Ojo de Mordor”.  Que por cierto tengo que cuidarlo, porque mi mujer me dijo que utilizara la escobilla…aunque últimamente creo que me voy a pasar de nuevo al papel higiénico porque lo llevo todo irritao.  Jejeje.  Unos retratos geniales del tío “Tarrino” y seguimos bajando por una ensalada de piedras digna de un parque temático sobre la tollina. (Flow Stone Park).  Agarraos al manillar con velcros y todo se nos peleaban los dientes por salir de la boca.   Achuchaos de hombros, brazos, dorsales, tríceps, etc (hasta músculos que no sabía ni que existían) seguíamos en una bajada desbocada hacia Salinas Viejo.  Especial mención hay que hacer sobre el tapiz de piedra redonda de la antigua calzada ya descarnada y con más faltas, que huecos hay de los dientes caídos en la boca de un viejo. Hacíamos trabajar las suspensiones hasta calentarse, los frenos currándose unos días de fiesta y los rodamientos en general pidiendo la hora de final de partido.  Un lujazo de descenso, tope de flow, donde debes guardar fuerzas para caso de error, colocadas las mentoneras que protegen y salvaguardan la barbilla (nunca se sabe), con la mente puesta en la factura del dentista, (300-400-500-…etc Euros), ya que de la primera hostia que nos arreamos no hay suficiente alambre para montar todos los brakets.  Morimos todos, uno de la hostia y los demás de la onda expansiva.  Un mes a base de cuajadas (y dienta blanda) no te lo quita ni Blas.  Eso en el mejor de los casos.

Hay que reconocer que hay un par de sitios comprometidos pero puedes fallar en cualquier momento o en cualquier lugar.  Aquí no se salva ni el apuntador.  Claro, cierto es que todo esto es bastante subjetivo y que el nivel individual de cada biker marca la diferencia en los tiempos que no en el disfrute del entorno y yo diría que casi, casi, casi se aproximaría a los petardos o a los pedos, sólo les gustan a los que se los tiran.  Para gustos los colores. 

Una cosa lleva a la otra y así hasta el final y como no hay dos sin tres, desde Salinas a la Fuente de la Rata disfrutamos de unos maravillosos escalones, peraltes, desbroces y así sucesivamente hasta tocar el Nirvana del btt.  Nueva sesión de fotos, en plan “posers”, para la retrantanda de lo acontecido y en breves llegamos a la salida de la senda entubaos de la emoción, casi de ingreso la UCI de lo bien que lo pasamos.  Sólo nos falta el comentario final sobre el asunto, los abrazos, las felicitaciones, la sonrisa profiden (con todos los dientes porque no hubo accidentes), la vuelta a cargar los coches y el retorno a Ayerbe a reponer fuerzas. 

Sentados a la mesa del Bar las Piscinas, celebramos un día de puro montalbán.  No hay nada que no solucione un buen plato combinado a base de chullas y huevos, amén de otros aditamentos para reconfortar cuerpo y alma.  Así en corro anaeróbico de vikingos perjudicaos de lo suyo junto a dos colegas más (con el mismo desorden intelectual que el nuestro -Mariam y Diego-) con los cuales coincidimos allí, nos dispusimos a pasar el resto de la jornada para finalizar un buen día de bici. Toca comentar la jugada.- Es tan importante como la ruta misma.  Ya os digo.  Enseguida surgieron las ideas, los recuerdos y las comparaciones, las bromas….pandilla de “pausers”. Se nos hicieron “las mil”.  Y como siempre del vuelta al hogar con las orejas gachas, y…..al final me van a mandar ”a cagar a una mata panizo”.  Este deporte me va a costar la salud, de verdad, pero tendría que ir por la Seguridad Social, prescrito. Media vida, inigualable, maravilloso.  Estoy en cortocircoito.  Otra vez.

Ahora que caigo, no pedimos agua para comer.  El agua, el agua… donde estén las cervezas. Del agua salió la vida.  Pues que se vuelva a meter. Tontadas.  Unas buenas ambars y solucionao.  Ya es martes y estoy de nuevo cociendo.  Se me van los pies con la primera tonada.  ¿Dónde iremos la próxima vez?

Saludos de Tija, Lagar Tija.  Nos vemos en las sendas.

https://www.relive.cc/view/1413789722

https://www.strava.com/activities/1413789722/shareable_images/map_based?hl=es-ES&v=1518960186

 

 

 

Pdta.  Pedro.  Ésta también se puede incorporar al elenco de rutas que nos caen cerca de Jaca, ya que es de las más asequibles por zona de influencia, desplazamiento, belleza paisajística y completa técnicamente.

Valoración:  Excelente.

Leer Más

¿Las bicicletas son para el verano?

Este pasado domingo, con una preciosa nevada, nuestros compañeros del club BTTAVA decidieron que hacía una magnifica mañana para irse a jabalinear por las sendas de Ulle y nos mandaron por whatsap un montón de fotos, para darnos envidia.

Y vaya si lo consiguieron, … ¿Quien dijo que las bicicletas son para el verano?

La zona de la Lobera, o sendas de Ulle, es una zona estupenda para los días más duros, la arboleda protege del viento, al no estar muy alto tampoco hace mucho frío (esta afirmación no es apta para todo el mundo, jeje), ideal para todo el año.

Espero que os guste.

Firma Blog BTT_Pedro2015

Leer Más

Una salida disléxica.

 

Chúpate esa peladilla que tiene caldo.  Start.

Sierra de Vicort.

 

Empezamos el año endulerdo a todo ritmo.  Primera salida en grupo por la Sierra de Vicort.  Memorable.  Nos gustó, hasta la ruta en bici.  Y eso ya es mucho decir porque el nivel era muy alto después de la visita, al mismo lugar, del año anterior.  En concreto esta ruta es la que me gustaría ofrecer a los colegas de Jaca para que disfruten de un entorno diferente (sin ser especialmente técnico, pero con muchos alicientes que la hacen especial).  Ésas de las que se recuerdan todo el año.

Temperatura invernal que te pone los pelos como escarpias, viento del Sur cargado de humedad para completar la sensación : “Si me hubiera quedado en la cama, tan calentito, arrimao…”.  Y para rematar la jornada un final feliz en el bar de Sediles con una merienda preparada a base de adobo y viandas a tuttiplén.  Como si no hubiera un mañana.   Colesterol y lomo, costillar, huevo… oro líquido para nuestras venas. No se puede pedir más.  O sí.

Te recuerdo Amanda, la calle mojada, visito la fábrica donde trabajabas …  Qué gonico todo.  Y yo al fútbol, en la mañana del sábado con el chico, pero……….  ¡Mira! Los astros se alinearon y tuve libre.  El Alto Mando dispuso que tuviera fiesta el sábado y yo que soy bien mandao y obediente preparé la bici a última hora del viernes, sin ruedas montadas, sin cubiertas, en definitiva sin bicicleta lista, me encontré con la puerta abierta a una SALIDA DISLÉXICA.

¿Dónde vas a estar peor que en casa?  Frase mítica.  (Algún día podría hacer una crónica sólo a base de frases escuchadas en el monte, pero lo dejo para otra feliz ocasión)  Lo dicho.  Alea jacta est.  Libre.  El sábado salgo presto con el coche cargado de ilusión dirección Sierra de Vicort.  En Marivella estábamos citados para el desayuno por el aborigen del lugar (véase Orera) para las instrucciones pertinentes y los últimos preparativos en ciernes de la ruta que tenía pergeñada prácticamente en su totalidad.

Dicho y hecho.  A tan maño evento acudimos 10 hombretones del Norte dispuestos a pasar por lo que hiciera falta.  Hasta a montar en bici si fuera preciso.  Y así fue, vive el Cielo.  Destacados a Sediles para hacer ruta de combinación de coches, dejamos en el principio y final los suficientes para la ida y vuelta.  De esta forma el inicio muy próximo a Viver de Vicort se hizo más llevadero, por no mencionar que se bajan más metros de desnivel de los que realmente se ascienden.

 Un trocito de Cielo.  Yo renuncio al mío si no puedo salir de vez en cuando de esta manera.  Un bálsamo para mente y alma, un descontrol neuronal y una cura de realidad.

 

 

En otras palabras, es bueno tener amigos con el mismo desorden intelectual que el tuyo.  Estos están mal, como si se hubieran caído de la cuna a un metro de altura ya de pequeños.  Sin solución.

 

Son las 10 a.m. Debemos salir.

Vamos a trepar a la copa de este sol de enero,  a hacer un nido en su ramaje,  allí reírnos viendo como a cada minuto se lo devora el paisaje, que cuando entre mis brazos resuene el sobrealiento yo iré perdido entre tus árboles dejándolo todo, quemando los tronos donde reinen dudas.  Sube por la ladera, a medio camino entre la vega y la sierra, a cuchillo sobre el mar de nubes, déjate mecer entre tus sensaciones y la soledad donde habita la niebla y el agua. Ven conmigo, si eres piedra da igual, yo seré camino, sube, cicla yo te canto, te arrullo, te arropo, te abrigo, te mimo.  Sufre y suda sobre tu mecánico corcel hasta la cima del mundo, nevado por el temporal, hacia tu destino fijado por el camino del hombre.

Soñarás despierto, perderás el miedo, buscarás desiertos en el suelo, del sabor añejo, de esas ganas tontas que te dan de subir al cielo probando el veneno del viento y respirar, casi me lo creo, cuando yo te veo, demasiado cerca para ser verdad. Regaré, sin querer, con silencio, estrellas, que no anhelan más que el grito del papel en el que he escrito mi quehacer, que nunca más servirá de nada si su tronido se queda en nada cuando su savia ya no te riega.  Maravillosa visión del horizonte, sobre la plana de la capital del Cierzo, roja, inmensa y fría.

De la ruta no sé qué deciros.  He preferido contar mis sensaciones de un día de monte pleno de sentimiento y desafío, de esfuerzo, de risa, de complacencia en una merienda apabullante, de paz y de buen rollo biker desde el inicio hasta el final del día.

Para aquellos no satisfechos con la descripción de la ruta les diré que la subida al Pico del Rayo es dura, por pista la mayoría del camino, de rampas casi imposibles al final del trecho hasta el refugio superior, pero que también compensa y sabe a bálsamo reparador la bajada por la trialera hacia el fondo del barranco, dirección a Mara, Belmonte de Gracián, Orera y todos los pueblecitos que hollan la bajura, sin matorral, ya campo abierto, de color y olores de invierno, a humedad y tierra vuelta.  Los caminos viejos de herradura sobre las tablas apuntalan trozos de campos ya abandonados y repoblados con pino que presentan un plus de técnica y diversión sobre un cordel de ancho para trazar una dirección con vistas a una futura salida.  Tapizado el camino con las acículas de los pinos,  con vegetación rastrera y poco arbusto que no protege la descarnada tierra.  Suficiente para rodar.  Suficiente para deslizar sobre el manto móvil de nuestro camino en dirección a casa, al refugio.  Y luego las conexiones entre pistas divertidas y cortas para recuperar el aliento y el resuello.

Mucho desnivel.  Poco trecho.  Mucha diversión.

Entre tramo y tramo la conversación y el humor.  La bajada de pulsaciones y también la uniformidad emocional de los que acabamos de bajar a buen ritmo sobre una zona complicada y que nos hace exagerar los movimientos y las cabriolas sobre la bici, la frenada y el recuerdo incrementado de algo especial.  Paz al final, satisfacción, liberación de la adrenalina que nos lleva al bienestar.

Es lo que tiene ser endulerdo.  Nos encanta ser disléxicos.  Vivan las acelgas.  Mar y montaña, como las ensaladas modernas.

 

Otra vez será, hoy he preferido describir el día.  Otro día llegará la hipoxia y podréis reíros con un relato que acaso no deje saber la ruta que se hizo.  También es montalbán, pero de otro estilo.  Al final todo suma y todo se incorpora al acervo biker de un colectivo cada vez más perjudicado de lo suyo que nos hace diferentes y especiales a ojos de los profanos, que se recoge con exactitud en esa frase tan nuestra en Oregón:  “Nos miraban como las vacas al tren”.   Me encanta este deporte y el poder compartirlo todavía es más satisfactorio porque te reconforta dos veces, una cuando lo vives y otra cuando lo compartes.  Un abrizo.

Por mérito, paciencia, disponibilidad y sacrificio en la preparación y devoción por los suyos y el bien hacer del evento cito primero al “namber guan” de los discobares de la zona:  Er Tito Fon, asin de seguido ar resto de los componentes del evento.  De izda a dcha sobre la foto del árbol-candelabro: Er Sherpa (Miguel), Er Almiroy (Alberto), Er Tanano (Fernando), Er Calas (Javier), Er Tito Cirac (Miguel), Er Lagarto (Alberto), Er Zacarías (Óscar), Er Carmelo (X), Er Gallego (Manuel).

 

Nos vemos en el monte.  Espero que compartiendo las mismas sendas o cualquier otra que sea del agrado de vuesas mercedes.

Un saludo. de Tija, Lagar-Tija.  Alberto.

 

Datos técnicos:

https://www.relive.cc/view/1354976158  

Echa un vistazo a mi entrenamiento en bicicleta en Strava:

https://www.strava.com/activities/1354976158/shareable_images/map_based?hl=es-ES&v=1515855829

Leer Más

“Escapada de Robert & friends 2017”, ¡¡¡¡¡Emocionante!!!!!

“El futuro no importa, lo que importa es con quien lo compartes”

La amistad es un sentimiento muy importante, mucho más que disentir en ideas o en cualquier otra cuestión. Es la base de nuestro verdadero patrimonio y con esta base nació el año pasado “La escapada de Robert & Friends”.

La idea nació con el objetivo de unir a un grupo de amigos que a pesar de estar todo el año compitiendo en las diferentes pruebas del calendario de mountain bike en España, tuvieran un espacio donde el dorsal fuera su nombre, donde el tiempo en la prueba no importara y donde el compañerismo y la complicidad entre todos fueran las notas predominantes, todo ello condimentado con buenas dosis de humor.

La elección de los bikers era complicada ya que en este mundo solo encuentras a muy buenas personas, pero si es verdad, que siempre conectas con alguien de manera más especial.

El año pasado al inicio todos estábamos expectantes. Yo era el único que conocía a todos, exceptuando a un par de referencias,  y solo esperaba que entre ellos se creara una gran amistad. Después de tres días de ensueño, la unión del grupo se fue fortaleciendo, consolidándose cada minuto y cada cuesta que superábamos. El vídeo que hicimos como recuerdo, es un fiel reflejo del ambiente que hubo el grupo.

Este año el hecho de que se conocieran entre ellos ya tuvo el primer impacto en el breafing, donde los abrazos y las risas hizo que empezáramos con un retraso importante, pero era muy bonito ver el reencuentro de grandes amigos y ante todo, grandes personas.

Ruta 1 Zona Zero, Ainsa.

Se presentaba una segunda edición donde el reto era superar a su antecesora, pero esta escapada no es un test ni un examen, solo somos un grupo de locos que queremos estar juntos, disfrutar y reírnos. No voy a negar que la logística para un grupo de estas características es complicada, y este año al establecer dos sedes, aún dificultábamos más la organización,  pero tengo la suerte de estar respaldado por grandes amigos que hacen que todo sea mucho más fácil par mí.

He titulado la edición de este año como “emocionante”, muy emocionante la verdad. Me llevo grabado un momento que no olvidaré jamás y que demuestra que este equipo es insuperable. Sábado 23 de septiembre, 8,05h, hall del Gran Hotel de Jaca y 40 bikers esperándote por sorpresa con la equipación de “La escapada de Robert & Friends”, fue algo único. Me decía Juan Carlos, “escribe lo que te salga del corazón”, pero no existen palabras para expresar determinados sentimientos, o por lo menos yo no las he aprendido. Eso es algo que se siente y punto. Hay que respirar fuerte, coger aire y dar gracias a la vida por poder vivir este momento al lado de este maravilloso equipo.

Muchas gracias amigos, sois lo más grande. Nunca olvidaré este momento

Gracias, muchas gracias a todos, os estaré eternamente agradecido. No merezco tanto cariño, pero si os digo que esta muestra de amistad la recibo y la comparto con todos vosotros, ya que realmente vosotros sois la fuerza y el motor de un equipo, ahora si podemos decirlo, sin límites.

Quiero agradecer a todo el equipo del club Bttava de Jaca su implicación y ayuda en el diseño de las etapas, así como su presencia en las mismas colaborando para que todo saliera como estaba previsto. Me consta que en algún caso habéis hecho un esfuerzo muy serio para poder acabar las etapas, estando muy pendientes de que a nadie le pasara nada. ¡¡¡¡¡¡Gracias equipo!!!!!!!.

¡¡¡¡¡¡¡Como no!!!!!!!, a nuestras chicas, Alicia, Marta y Sonia. Fotógrafas, asistentes en carrera, gestoras de todos los avituallamientos. Sin vosotras nada sería igual y vuestra colaboración ha sido fundamental para el éxito de este evento. Todos os queremos un montón, sois realmente ejemplares y no está pagado todo lo que nos habéis transmitido y ofrecido en esta escapada. Vuestra presencia no solo es necesaria, es absolutamente indispensable y no sabéis todo lo que os lo agradezco.

IMG_2469
Muchas gracias Alicia y Sonia

 

Ali-8431
Muchas gracias Marta

Este año como comentaba anteriormente como novedad incorporamos dos sedes, en Ainsa y en Jaca. Quiero agradecer a Luis, gerente del Hotel Dos Ríos en Ainsa, el trato dispensado y todas las facilidades ofrecidas para que tuviéramos una confortable estancia. El breafing pudimos realizarlo en una sala reservada para el grupo donde pudimos cenar el jueves y comer el viernes de manera exquisita. Las bicicletas con su estancia perfectamente segura hizo que todos estuviéramos tranquilos en todo momento. En definitiva un hotel perfectamente preparado para bikers exigentes.

No quiero olvidarme de Angel de Zona Zero por atender a nuestras preguntas y explicarnos como nació esta maravillosa zona para la práctica del mountain bike.

En Jaca, tenemos el lujo de disponer de un miembro del club Bttava Bikefriendly, como gerente de dos Hoteles muy importantes, El Gran Hotel y el Hotel Oroel. Todo lo que pueda decir de Pedro Marco es poco, no solo nos ha ayudado en la elaboración del breafing y los tracks, aspecto técnico muy importante para explicar a los bikers asistentes todos los detalles de las etapas, sino que también su preocupación para que todo saliera perfecto ha estado muy por encima de nuestras expectativas. Además el Gran Hotel tiene el sello Bikefriendly, por lo que dispone de todos los servicios especializados adaptados a los ciclistas.

Cuando se llega con hambre a un punto y se tiene un avituallamiento como el que tuvimos en la Borda Juan Ramón, es para quitarse el sombrero. Muchas gracias Dani, alcalde de la localidad de Borau, que nos invitó a un desayuno donde no faltaba de nada. Todos te agradecemos que subiéramos al refugio de Las Blancas con la tripita llena. No quiero olvidarme de Miguel al que quiero pedirle disculpas por el hecho de que llegáramos un poco tarde. La verdad es que estaba todo riquísimo.

Borda Juan Ramón
Borda Juán Ramón, sitio espectacular.

No puedo olvidarme de Fernando alcalde de Canfranc, que nos tenía preparada unas cañitas, que hubiéramos tomado bien a gusto, pero el tiempo se nos echaba encima, ya que habíamos quedado a comer unas migas en el Mesón de Castiello de Jaca. Muchas gracias Fernando por tu disposición, el año que viene nos tomaremos dos rondas, no lo dudes. Y muchas gracias a Esther por prepararnos unas migas espectaculares y por esperarnos y atendernos con tanta simpatía.

IMG-20170924-WA0190
El gran Juan Carlos, disfrutando de sus migas

Por último, muchas gracias a todos los que nos ayudáis limpiando las sendas para que disfrutemos a tope de las mismas, a los cazadores que esos días nos respetaron y nos dejaron pasar por todos los sitios sin ningún problema y a Sergio de Deportes Goyo por proveernos de material dañado durante las etapas, hecho que hizo que todos pudiéramos acabar las etapas programadas.

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Ahhhhhhhhhhhhhhh!!!!!!!!!!!!!!!!!!!, sonoras gracias a Hot & Roll, estuvisteis brutales el sábado por la noche y a pesar de que nos encontrábamos bastante cansados, nos hicisteis pasar un rato muy agradable. Sois unos fenómenos.

20170923_230745
Hot N´Roll

Y que decir de los bikers que habéis acudido este año y de los que estuvisteis el año pasado, pero que este año por diferentes motivos no habéis podido venir. Infinito y eterno agradecimiento por ser como sois. Somos todos muy afortunados de tenernos y de gozar de nuestra respetuosa y sincera amistad, es nuestro verdadero patrimonio y tenemos que cuidarlo con todo el cariño del mundo. Personalmente estoy muy orgulloso de vosotros y os quiero a todos la hostia, hablando claro.

Esta escapada tiene sentimiento y muchos me los demostrasteis el domingo cuando nos abrazábamos al despedirnos y eso amigos, es algo muy grande.

IMG_2918
¿Que desayunamos?. Kilómetrosssssssssssssssssssssssssssssssssss

Ya queda menos para “La escapada de Robert & friends 2018”. Haremos de nuevo una escapada con mucha inercia.

“La vida mola”

 

Leer Más

Senda de Fuenferré (en el parque temático de Ulle)

El domingo pasado unos compis del club BTTAVA me grabaron unos vídeos de su salida en BTT.

Aquel día se lo pasaron bomba en la zona de Ulle, con una enorme variedad de sendas, que conforman casi un parque temático del enduro.

Me gustó que mostraban por donde se pasa en los puntos más técnicos de la senda de Fuente de Fuenferré. Si os ha gustado el anterior, aquí tenéis un vídeo más completo.

Espero que el montaje os guste, no dejéis de darnos vuestra opinión y si tenéis cualquier sugerencia sobre esta entrada, o cualquiera del blog, ya sabéis, nos hacéis un comentario.

Firma Blog BTT_Pedro2015

Leer Más

Ordesa, ruta sierra de las Cutas, o de los miradores

INTRODUCCIÓN:

Salida de club a conocer la zona de Ordesa. La idea era hacer la sierra de las Cutas, los miradores y volver por la senda del gato, aunque al final hicimos varias alternativas.

CRÓNICA DE LA SALIDA:

Madrugamos para salir de Broto a las 9h y que no se nos echara encima el calor. Hicimos un primer tramo por carretera, hasta Buesa. Casi nada más salir de Buesa, tomamos una pista que nos iba a llevar hasta la Sierra de las Cutas , donde están todos los miradores hacia el circo de Ordesa.

Es una pista en perfecto estado, aunque con algunas rampas muy potentes. Al final hicimos 3 grupos:

  • los más fuertes hicieron todo el camino por la sierra de Cutas, se asomaron a todos los miradores, bajando por la senda del gato (mucha piedra suelta, por lo que nos dijeron la bajada fue infernal)
  • nosotros hicimos solamente el primer mirador, volvimos por pista a Torla y por senda a Broto. Más abajo os dejamos mapas, perfil y track. Al llegar a Torla, subimos al pueblo por una sendita preciosa, pero demasiado dura para hacerla montados. Por la carretera seguro que se va más cómodo, pero te pierdes el caminito, … elegid lo que prefiráis.
  • Un tercer grupo no llegó a los miradores y bajó por la senda del gato (también les pareció infernal)

Un día fantástico, con buena temperatura. Arriba refrescaba pero se podía estar en manga corta y a la bajada bochorno hasta llegar junto al río, donde se estaba algo más fresco.

Un día con el cielo muy claro, fantásticas vistas del Parque Nacional de Ordesa e inmejorable compañía.

¡ Espero que os guste !

Firma Blog BTT_Pedro2015

(más…)

Leer Más

Sendas Oroel: km 10 y La Cabaña

CRÓNICA DE LA SALIDA:

Este sábado fue mi primer día de BTT y mis compañeros del club BTTAVA comienzan  a enseñarme sendas “nuevas”. Este día me llevaron a una senda en el Oroel llamada “la Cabaña”.

Para llegar allí, subimos por carretera al puerto del Oroel (haciendo un tramo de la senda Fontazones) y bajamos por la senda del km 10 para ir a la pista que nos lleva haca Atarés.

La senda del km 10 es la primera que tenemos en la ruta 12, que se toma, justo nada más pasar el km 10 de la carretera, tras pasar el puerto de Oroel. Esa senda enlaza con la pista que lleva hasta Atarés.

Pero antes de llegar a Atarés, nos desviamos a la derecha, por la empinada pista que hay justo al lado del cementerio. A mitad de esa subida tenemos el sendero, a mano izquierda, al que se entra bajando una potente rampa, pero muy limpia de piedras y asequible para bajar montado (aunque hay que conocerla, yo la hice a pie, pero el próximo día seguros ue la hago sobre la bici).

Esta senda, que la cartografía denomina Senda de La Cabaña, es ciclable casi en su totalidad, aunque hay que tener un buen control de la bici, pues es un sendero que combina tramos cómodos y asequibles, con algunos pasos muy técnicos.

Concretamente hay 3 potentes rampas de bajada que están muy bien, pero intimidan bastante. En el vídeo veréis como las baja Alberto, para enseñarme como se bajan y tras verle a él como lo hacía, casi parece fácil y todo.

Esta senda va a salir a la carretera que baja desde Atarés, por lo que enlazamos por el camino de Santiago , para entrar a Jaca por la misma senda que salimos, haciéndola completa en esta ocasión.

Aquí nos encontramos con Guillermo y volvemos juntos para Jaca. Para no agobiaros con fotos, os he puesto a continuación un pequeño vídeo con todas ellas, espero que lo disfrutéis.

Es una ruta muy adecuada para comenzar la temporada, salida corta, con poco desnivel acumulado +, sin tomar mucha altura (para no pasar frío), con divertidas sendas, entre bosques  y muy entretenida. Más abajo tenéis mapas, perfiles y track de GPS, así como unos datos técnicos que os darán una idea de como es la ruta antes de hacerla.

¡ Espero que os guste !

Firma Blog BTT_Pedro2015

(más…)

Leer Más