«Escapada de Robert & friends 2017», ¡¡¡¡¡Emocionante!!!!!

“El futuro no importa, lo que importa es con quien lo compartes”

La amistad es un sentimiento muy importante, mucho más que disentir en ideas o en cualquier otra cuestión. Es la base de nuestro verdadero patrimonio y con esta base nació el año pasado “La escapada de Robert & Friends”.

La idea nació con el objetivo de unir a un grupo de amigos que a pesar de estar todo el año compitiendo en las diferentes pruebas del calendario de mountain bike en España, tuvieran un espacio donde el dorsal fuera su nombre, donde el tiempo en la prueba no importara y donde el compañerismo y la complicidad entre todos fueran las notas predominantes, todo ello condimentado con buenas dosis de humor.

La elección de los bikers era complicada ya que en este mundo solo encuentras a muy buenas personas, pero si es verdad, que siempre conectas con alguien de manera más especial.

El año pasado al inicio todos estábamos expectantes. Yo era el único que conocía a todos, exceptuando a un par de referencias,  y solo esperaba que entre ellos se creara una gran amistad. Después de tres días de ensueño, la unión del grupo se fue fortaleciendo, consolidándose cada minuto y cada cuesta que superábamos. El vídeo que hicimos como recuerdo, es un fiel reflejo del ambiente que hubo el grupo.

Este año el hecho de que se conocieran entre ellos ya tuvo el primer impacto en el breafing, donde los abrazos y las risas hizo que empezáramos con un retraso importante, pero era muy bonito ver el reencuentro de grandes amigos y ante todo, grandes personas.

Ruta 1 Zona Zero, Ainsa.

Se presentaba una segunda edición donde el reto era superar a su antecesora, pero esta escapada no es un test ni un examen, solo somos un grupo de locos que queremos estar juntos, disfrutar y reírnos. No voy a negar que la logística para un grupo de estas características es complicada, y este año al establecer dos sedes, aún dificultábamos más la organización,  pero tengo la suerte de estar respaldado por grandes amigos que hacen que todo sea mucho más fácil par mí.

He titulado la edición de este año como “emocionante”, muy emocionante la verdad. Me llevo grabado un momento que no olvidaré jamás y que demuestra que este equipo es insuperable. Sábado 23 de septiembre, 8,05h, hall del Gran Hotel de Jaca y 40 bikers esperándote por sorpresa con la equipación de “La escapada de Robert & Friends”, fue algo único. Me decía Juan Carlos, “escribe lo que te salga del corazón”, pero no existen palabras para expresar determinados sentimientos, o por lo menos yo no las he aprendido. Eso es algo que se siente y punto. Hay que respirar fuerte, coger aire y dar gracias a la vida por poder vivir este momento al lado de este maravilloso equipo.

Muchas gracias amigos, sois lo más grande. Nunca olvidaré este momento

Gracias, muchas gracias a todos, os estaré eternamente agradecido. No merezco tanto cariño, pero si os digo que esta muestra de amistad la recibo y la comparto con todos vosotros, ya que realmente vosotros sois la fuerza y el motor de un equipo, ahora si podemos decirlo, sin límites.

Quiero agradecer a todo el equipo del club Bttava de Jaca su implicación y ayuda en el diseño de las etapas, así como su presencia en las mismas colaborando para que todo saliera como estaba previsto. Me consta que en algún caso habéis hecho un esfuerzo muy serio para poder acabar las etapas, estando muy pendientes de que a nadie le pasara nada. ¡¡¡¡¡¡Gracias equipo!!!!!!!.

¡¡¡¡¡¡¡Como no!!!!!!!, a nuestras chicas, Alicia, Marta y Sonia. Fotógrafas, asistentes en carrera, gestoras de todos los avituallamientos. Sin vosotras nada sería igual y vuestra colaboración ha sido fundamental para el éxito de este evento. Todos os queremos un montón, sois realmente ejemplares y no está pagado todo lo que nos habéis transmitido y ofrecido en esta escapada. Vuestra presencia no solo es necesaria, es absolutamente indispensable y no sabéis todo lo que os lo agradezco.

IMG_2469
Muchas gracias Alicia y Sonia

 

Ali-8431
Muchas gracias Marta

Este año como comentaba anteriormente como novedad incorporamos dos sedes, en Ainsa y en Jaca. Quiero agradecer a Luis, gerente del Hotel Dos Ríos en Ainsa, el trato dispensado y todas las facilidades ofrecidas para que tuviéramos una confortable estancia. El breafing pudimos realizarlo en una sala reservada para el grupo donde pudimos cenar el jueves y comer el viernes de manera exquisita. Las bicicletas con su estancia perfectamente segura hizo que todos estuviéramos tranquilos en todo momento. En definitiva un hotel perfectamente preparado para bikers exigentes.

No quiero olvidarme de Angel de Zona Zero por atender a nuestras preguntas y explicarnos como nació esta maravillosa zona para la práctica del mountain bike.

En Jaca, tenemos el lujo de disponer de un miembro del club Bttava Bikefriendly, como gerente de dos Hoteles muy importantes, El Gran Hotel y el Hotel Oroel. Todo lo que pueda decir de Pedro Marco es poco, no solo nos ha ayudado en la elaboración del breafing y los tracks, aspecto técnico muy importante para explicar a los bikers asistentes todos los detalles de las etapas, sino que también su preocupación para que todo saliera perfecto ha estado muy por encima de nuestras expectativas. Además el Gran Hotel tiene el sello Bikefriendly, por lo que dispone de todos los servicios especializados adaptados a los ciclistas.

Cuando se llega con hambre a un punto y se tiene un avituallamiento como el que tuvimos en la Borda Juan Ramón, es para quitarse el sombrero. Muchas gracias Dani, alcalde de la localidad de Borau, que nos invitó a un desayuno donde no faltaba de nada. Todos te agradecemos que subiéramos al refugio de Las Blancas con la tripita llena. No quiero olvidarme de Miguel al que quiero pedirle disculpas por el hecho de que llegáramos un poco tarde. La verdad es que estaba todo riquísimo.

Borda Juan Ramón
Borda Juán Ramón, sitio espectacular.

No puedo olvidarme de Fernando alcalde de Canfranc, que nos tenía preparada unas cañitas, que hubiéramos tomado bien a gusto, pero el tiempo se nos echaba encima, ya que habíamos quedado a comer unas migas en el Mesón de Castiello de Jaca. Muchas gracias Fernando por tu disposición, el año que viene nos tomaremos dos rondas, no lo dudes. Y muchas gracias a Esther por prepararnos unas migas espectaculares y por esperarnos y atendernos con tanta simpatía.

IMG-20170924-WA0190
El gran Juan Carlos, disfrutando de sus migas

Por último, muchas gracias a todos los que nos ayudáis limpiando las sendas para que disfrutemos a tope de las mismas, a los cazadores que esos días nos respetaron y nos dejaron pasar por todos los sitios sin ningún problema y a Sergio de Deportes Goyo por proveernos de material dañado durante las etapas, hecho que hizo que todos pudiéramos acabar las etapas programadas.

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Ahhhhhhhhhhhhhhh!!!!!!!!!!!!!!!!!!!, sonoras gracias a Hot & Roll, estuvisteis brutales el sábado por la noche y a pesar de que nos encontrábamos bastante cansados, nos hicisteis pasar un rato muy agradable. Sois unos fenómenos.

20170923_230745
Hot N´Roll

Y que decir de los bikers que habéis acudido este año y de los que estuvisteis el año pasado, pero que este año por diferentes motivos no habéis podido venir. Infinito y eterno agradecimiento por ser como sois. Somos todos muy afortunados de tenernos y de gozar de nuestra respetuosa y sincera amistad, es nuestro verdadero patrimonio y tenemos que cuidarlo con todo el cariño del mundo. Personalmente estoy muy orgulloso de vosotros y os quiero a todos la hostia, hablando claro.

Esta escapada tiene sentimiento y muchos me los demostrasteis el domingo cuando nos abrazábamos al despedirnos y eso amigos, es algo muy grande.

IMG_2918
¿Que desayunamos?. Kilómetrosssssssssssssssssssssssssssssssssss

Ya queda menos para “La escapada de Robert & friends 2018”. Haremos de nuevo una escapada con mucha inercia.

“La vida mola”

 

Leer Más

Ordesa, ruta sierra de las Cutas, o de los miradores

INTRODUCCIÓN:

Salida de club a conocer la zona de Ordesa. La idea era hacer la sierra de las Cutas, los miradores y volver por la senda del gato, aunque al final hicimos varias alternativas.

CRÓNICA DE LA SALIDA:

Madrugamos para salir de Broto a las 9h y que no se nos echara encima el calor. Hicimos un primer tramo por carretera, hasta Buesa. Casi nada más salir de Buesa, tomamos una pista que nos iba a llevar hasta la Sierra de las Cutas , donde están todos los miradores hacia el circo de Ordesa.

Es una pista en perfecto estado, aunque con algunas rampas muy potentes. Al final hicimos 3 grupos:

  • los más fuertes hicieron todo el camino por la sierra de Cutas, se asomaron a todos los miradores, bajando por la senda del gato (mucha piedra suelta, por lo que nos dijeron la bajada fue infernal)
  • nosotros hicimos solamente el primer mirador, volvimos por pista a Torla y por senda a Broto. Más abajo os dejamos mapas, perfil y track. Al llegar a Torla, subimos al pueblo por una sendita preciosa, pero demasiado dura para hacerla montados. Por la carretera seguro que se va más cómodo, pero te pierdes el caminito, … elegid lo que prefiráis.
  • Un tercer grupo no llegó a los miradores y bajó por la senda del gato (también les pareció infernal)

Un día fantástico, con buena temperatura. Arriba refrescaba pero se podía estar en manga corta y a la bajada bochorno hasta llegar junto al río, donde se estaba algo más fresco.

Un día con el cielo muy claro, fantásticas vistas del Parque Nacional de Ordesa e inmejorable compañía.

¡ Espero que os guste !

Firma Blog BTT_Pedro2015

(más…)

Leer Más

Una vuelta por el Parque de Flow-Stone

IMG-20160525-WA0012IMG-20160522-WA0003

Preciosas panorámicas de la subida a la pista de las Cutas.

IMG-20160522-WA0004IMG-20160525-WA0009

En un entorno privilegiado

13220943_1378082122207850_8569802097392343470_nhttps://www.youtube.com/watch?v=byFqFLs9LV0&index=27&list=RDPMxdM38QxUY   (Banda sonora para taraos)

 Una vuelta por el flow-stone.

Bon giorno, bambinos.

Hace días que no aparecía por aquí.  Las múltiples actividades del ser humaño con inquietudes diversas, ski, montaña, lecturas, etc, como una servidora, casi no le dejan a uno ni escribir.  Pero como en todos los lados en que se está bien, pues buen rato.  Sólo los 40 primeros años de la infancia de un hombre son duros.  Luego no.13244728_1378082065541189_3890907660058756361_n

Ya desde hace un par de meses que vengo intentando ponerme en forma, porque a mi modo de ver la forma redonda también es una forma, pero no la adecuada para sentirse bien sobre la bici.  Así que me lié a seguir un régimen alimentario controlado (pasando más jambre que el perro de un ciego) y sobre todo un entreno con el rodillo, han surtido efecto en menos que canta un gato.  En 4 semanas 3 kilos y eso es una mochila considerable.  Jódete cuerpo.  Menos ámbars y más verdura (como en los yintonics).  Por eso me he tirado al monte como antaño con alguna garantía de éxito.  Y de ahí la ruta del sábado pasado:  “La Fuente’ l Gato”.

En un suspiro organizamos una subida al paraíso del enduro.  ¿Ruta?  Pues a ver….casi podríamos subir enfrente del Pelopín, o… por la Zona Zero, o…..¡y’astá!  Vámonos a Broto.  Justo encima se encuentra:  LA FUENTE DEL GATO. 13256242_1378080062208056_2998182534123156970_n

Todos a los coches y allí vemos cómo está el percal.  Mira qué bien, de viaje, en un pis-pas llegamos.  Nada más llegar un coche conocido.  El tío Adrían (Ñandú) con el tío Alberto (Teclas) que también habían pensado lo mismo.  Pues nada, genial, «eniboli p’arriba».  Un cafelito y a las máquinas.  Foto en la puerta, limpios como una espada.  Un primer tramo de carretera hasta Buesa en precalentamiento bastante potente y a continuación pista.  La subida tiene su aquel y las rampas por la de tierra en algún momento se te hacen bola aunque sin ser insalvables. IMG-20160525-WA0011 Estamos en pleno Parque del Flowstone, cubierto de vegetación y bosque, humedad y rocas decorativas.  En cualquier momento te puedes encontrar al Oso Yonkie.  Al fin y al cabo subes 1000 mtrs. de desnivel.  13254023_1378090672206995_5993535584401323196_nUnos cuantos seteros nos cruzamos.  Poco más.  No nos hemos dado ni cuenta y ya estamos en la parte superior.  Estamos en nuestro destino final de la subida, aunque si siguiéramos podríamos llegar a la pista de las Cutas justo enfrente, pero la trocha para bajar a la Fuente del Gato es lo previsto.  13240511_1378080772207985_3421363208494558695_nCasi mejor bajamos.  Un bocata y ajustamos los settings.  Ya habíamos comentado con Angel (de Broto) unas posibles variantes pero al final vamos sobre seguro.

Último tramo.  Eso pensaba yo,  pero va a ser que no.  No hemos hecho más que bajar un tramo de sendero rápido para dar paso a una rampa infernal y al final un rellano.  ¡Uf! menos mal.  Ahora sí que sí.  Ajusta el casco, suspensión blanda, frenos aproximados y suelta brazos, porque…….13227125_1378086362207426_2072118740014820891_n

En tres tramos diría yo que se divide la bajada.  El bosque, difícil y técnico, con sustos y 13246159_1378086705540725_2434288908873116556_ocurvas de pretar el culo hasta que no te entre un pelo a martillazos.  Buenos patios y zonas de uy-uy-uy. 13244721_1378089858873743_752918823605062114_n

Véase ejemplo.  https://www.youtube.com/watch?v=cl51AdN1PzY

13256168_1378090985540297_4697547008900476406_nLuego la zona pedrolera –Guara style- complicada y realmente dura por el físico y las tollinas que te puedes arrear si no vas “on flow”  sobre las piedras a buen ritmo.  Por último el tramo final duro de verdad donde los haya porque ya no puede ser más machacante para los músculos.

El final apoteósico, ya en la misma entrada del pueblo, sobre la escurridera de los campos jalonada de mierda de vaca da un toque bucólico a nuestra jornada de enduro.

En resumen un buen día de monte y no excesivamente físico en las subidas.  Un buen remate en el Hotel Pradas de Broto con una comida a la altura de las circunstancias y buena charrada al cuerpo (que también es necesaria).  Final feliz para una salida sin incidentes destacables.  O casi.  Jijiji.  Aún le dolerá algún músculo al tío Adrián. (El argentino volador)

13254724_1378086108874118_1519011505953995928_oPack Aberroncho.  Joaquín (Dunauto), Joselu (Mzungu), Alberto (Lagartija), Alberto (Teclas),   Adrián (Ñandú), y Javi (Peronero),

13263856_1378078715541524_7248967255301237708_n

Y hasta aquí el final del lapsus, porque se supone que a partir de ahora volveremos a compartir andanzas y ….. enseguida una sorpresa.  Hasta aquí puedo leer.  Un abrizo compays.

          firma-blog-btt_albertolagartija

Leer Más

En busca del sendero perfecto.

O la bajada del Pelopín.

Los amigos de la Zona Zero, nos lo ponen fácil.  http://www.bttpirineo.com/es/rutas-btt-pirineo/zz-031-yosa-linas

12193762_1237439462938784_6438462598467780725_n

A nosotros nos va esto.  Versión impresionista.  “Semos” más de sensaciones o como diría mi primo el Chapu:  “Nosotros somos más de bares que de tirarnos por trampolines”.

Imagen 006Partimos al “punto mañana” con el cafelito puesto, pensando en lo que nos deparará el día.  Un viaje corto hasta Oto y otro desayuno en el bar de cazadores nos pone en disposición de comenzar la ascensión.  Es dura.  Lo sabemos.  Pero claro, … a lo que voy  vengo.  Un par de expansiones corporales en forma de gas (letal) y a vestirnos de romanos.

Un inciso.  Equipo formado para la cicloalpinista.  El tío Mzungu (el biker con los huevos más bajos del  Reyno, algún día os contaré por qué), el tío Tanano (elemento autóctono del Pirineo, casi inclasificable y bajo protección animal), 12193501_1237439129605484_8355869096916375362_nel tío Dunauto (con más conchas que un peregrino, pero que os da p’al pelo si os descuidáis) el tío Ñandú (nuestro argentino-oregonés, de allí no se lo quitaban ni con agua caliente, así que p’a nosotros) y una segura servidora (exiliado del psiquiátrico porque no me llegaba para pagar la estancia con la pensión).

Fase I.  Inicio.  Mecagontoloquesemenea.  Me he dejado la botella del agua.  Menos mal que el tío Tanano me presta ¾ de litro en una botella de plástico.  Endiolllll, qué mierda.  La subida se me hará todavía más dura de saber que no debo beber.  La pista se hace particularmente empinada al principio desde la misma carretera.  Las rampas más duras se hayan aquí y los porcentajes son demoledores para calentar.  No hay más remedio.  Son pequeños tramos con inclinación bestial que compensan con pendientes más humanas pero que a la postre te dejan destrozado.  Al final se te hace bola tanta subida.  Hasta la primera hora de pedaleo te lo tomas bastante bien.  Algún balconcillo te compensa con vistas espectaculares de nuestro enclave privilegiado de Ordesa, desde el Taillón a las Tres Sorores, un agradable regalo para cuerpo y mente. 12191590_1237439172938813_8455090643072952985_n Pero no hay que engañarse aquí sigue todo igual.  Tira p’arriba.  Preta el culo zagal.  Sigues sobre el pedal, sin levantar el culo del sillín porque necesitas todo el empuje y la palanca a tramos largos.  12219332_1237439289605468_5781543611426544513_nEl reloj frisa la hora y pico (más bien cuarto) y todavía seguimos en una p***a cuesta sin solución de continuidad.  Cuando por fin estás a punto de hipoxia (casi ves gnomos, setas alucinógenas, extraterrestres, etc) llegas a la verja de las vacas.  Menos mal.  Por fin un plano.  Una ladera.  La encrucijada que nos conduciría hacia Linás de Broto a través de un bosque y un sendero de bajada delicioso pero que hoy no tomaremos.  Nosotros p’alante.

Fase II.  Desde aquí un rampón del 15 que no da tregua, nos desmonta a casi todos menos al tío Joaquín, que sube a lomos de su máquina.  En 200 m llegamos al collado que marca la diferencia entre hombres y ratones.  Aquí se rompe la telaraña de nuestro corazón, inicio de la ascensión, la decisión verdadera, donde decides si subes o te quedas a tomar el sol. 12191042_1237439309605466_3096076978419838435_n Nosotros lo tenemos claro.  Sección ciclo alpinista.  Opción biker sin conocimiento que se dedica a subir a los picos, bici en la chepa y luego a bajar como posesos.  Pues eso.  Knock Out, que diría el puto anglo.  ¡Vamos al pico chicos!  Alegría.  Jajajaja.  Esto también debe ser a consecuencia de la falta de oxígeno otra vez.

Sueño con subir, me siento mejor, me vuelvo a perder en ….creo que me falta riego.  Para estar aquí subiendo hay que estar colgado de este deporte, hace falta echarle huevos, para mí que ya estamos idos.  En fin Serafín, las sensaciones nos trasportan de un segundo hasta el siguiente, sufriendo cada metro de ascensión.  La diagonal que tenemos que surcar asciende hasta el cielo de forma continuada por la falda de la montaña, en línea recta, hasta desaparecer de nuestra vista.  12226935_1237439376272126_2319508694525278459_nLlega un momento en el cual abandonamos el pedaleo para tomar nuestras burras del ramal y empujar hacia arriba.  Ojalá merezca la pena.  El esfuerzo empieza a pesar.  El agua escasea.  Este tramo es realmente duro, hasta el pequeño collado.  Es remar con fuerza hacia la cumbre, tus segundos duran una eternidad, la vida se detiene; dame más paraíso, es una calle sin salida, debes ascender para conseguir tu objetivo.  Encefalograma plano y decisión sobre lo que vas a hacer.  Te regalas esfuerzo y sufrimiento a partes iguales.  Debes caminar, ascender, subir, portear, empujar.  12208638_1237439422938788_8106943654105901386_nNo se ve todavía el primer collado que dará la opción final.  Aún resistes.  La conversación se ha cortado claramente, ahora te centras en llegar al primer objetivo.  Lo necesitas. 12196163_1237439446272119_5863348330222191531_n Por fin aparece el cartel, recortado en silueta sobre el cielo y fijas tu primer hito.  Si triunfas eres más grande y la recompensa acecha tras la loma a escasos metros en distancia y desnivel.

Vuelves a sonreír una vez conseguido.  Sólo falta la pequeña lomaza.  En menos que canta un gato te haces con la cima.  2007 m.  Por fin.  Joé, qué duro.IMG-20151110-WA0001

Fase III: Abrazos y portería.  Charrada con los colegas y con unos franceses que hollaban la cima.  A reponerse de la deshidratación.  Gracias compays por el agua y el tiempo de descanso.  Me tiemblan las piernas, bueno en realidad me cabe una riña de perros entre ellas, de lo cedido que voy, pero debo recuperar y comer a ritmo.  IMG-20151110-WA0003Empieza a pesar el cansancio.  La recompensa está a un vistazo de ti.  Visión sobre las cimas.  Panorámica del Pirineo.  Precioso.   Ahora a darle caña al descenso.  Comprobamos el strava para ver qué destalentao la ha hecho en menos tiempo y por qué zona.

12241716_1237439562938774_1500511630194273552_nFase IV.:  A patadas con el Otoño nos dejamos llevar por la gravedad.  Sol y buen tiempo que diría aquel.  Un magnífico día de noviembre nos regala el lujo de vestir en manga corta y pantalones baggies. 12227707_1237439499605447_3735974716312777137_n

Somos indestructibles.  O eso pensamos antes de lanzarnos en busca de las cotas inferiores.  Velocidad y control sobre las toperas y las tascas.  La suspensión crea un clima especial alrededor de los neumáticos, de calor y ruido, energía y rozamiento.  Un ruido extraño en un entorno silencioso. Viajas.  Rápido y fugaz como una estrella, pero que se parece a una estampida de ñúes. 11012135_1237439602938770_1764365576087649577_n La senda se vuelve pedregosa, con un mar de piedra y estela de boj.  Volando a ras de suelo, trazando las miles de zetas dirección a Yosa el tiempo no pasa, se detiene, juntitos como dos ranas en un mismo charco, la bici y su jinete se funden hasta la extenuación.  Un paréntesis.  No hay célula de los brazos que no necesite que vuelva a encender el fogón.  ¿Dónde está la energía?.  Nos envolvemos en lo poco que nos resta y hacia los saltos de piedra y escalones, caminos jalonados de tapia de piedra, infinitos, antiguos como la misma tierra, piedra y olor que añoras.  Llevo un mono de monte que no tiene final.  No quiero que acabe nunca.

Al final el sendero no defrauda.  Tengo el labio abierto de los nervios y los saltos.  Todavía llevo verde en las retinas. Han pasado dos días y aún recuerdo.  He vuelto a las andadas.  No quiero dejar esta droga.

11214270_1237439229605474_7490008220297350393_n

Hace tiempo que no disfrutaba tanto en una bajada.  Impresionante.  Sólo añadiré que no es apta para todos los públicos y que por supuesto no es paladar de gusto para los que no disfruten con piedra, saltos, trampas y un sin fin de obstáculos que dejen tu suspensión al límite.  Enduro total.

Un placer.  Nos vemos en el monte.

Ufffffffffffffffffffffffff.  Un abrazo muy fuerte kiolllls.   Lagartija.

actual 004

 

 

Leer Más

Maxiavalancha 1 + 2. ¡Hala a tutiplén!

b0

Una ruta de bajada.

Eso me dijeron.  aEntonces pensé yo que podría festejar la noche anterior y que tampoco supondría mayor problema.  Ese era el plan.  Bueno, pues así planteado pinta bien: Noche de Todos los Santos, un roneo, unas cervecitas, en plan familiar, perooooo, ya sabéis lo que pasa.  Total que me echo al coleto un par de estocadas dignas de un espadachín del diecisiete (s. XVII) y luego que pase lo que Dios quiera, asumiendo riesgo.  Allí soy yo.  Del mismo Norte, oiga.c  Al día siguiente viaje hacia Ainsa.  Descargamos material y justo durante el café matutino una variación inicial en la organización logística.  Fase I: Traslado en coche hasta El Casal y acto seguido (fase II) ascensión y descenso por tracción animal hasta el final de la ruta.  Buenoooooo.  Ya verás tú, ya verás.

El inicio se presenta lo suficientemente claro como para no retirarse, puesto que el día es magnífico, hay suficientes bikers, la bici está en condiciones y se prevé una bajada digna de mención.  Pues hala, hacemos de tripas corazón y subimos al tran-tran hasta la Collada.  Total ¿qué mal pueden hacer 650 mtros de tirón en desnivel positivo para calentar?  Dicho y hecho.  Mecagontoloquesemenea.  Qué sudada compays.  Hasta la goma de la braga se me había estirado.  Es lo que tienen las rutas “rápidas y sencillaaaaas”.d0

Después de todo, el enduro es un deporte sufrido… y ¿dónde vas a estar peor que en casa?  Frase mítica «donde las haiga».  Nada, nada.  Emprendemos la vuelta desde este punto que se puede considerar el inicio real de la ruta o rutas (porque unimos dos) y con ello toda la parafernalia asociada a la bajada.  La Collada.  Fotos, comida, ponemos a secar la ropa, portería a tutiplén con los aborígenes que nos encontramos, puteo al perro de turno que estaba tocando los ***, y un largo etc de acciones previas.

d1

eHora de la verdad.  Ajustamos los settings.  Amortiguador caliente, en posición de tragar, frenos limpios, cambios en desarrollo largo y músculos tensos, incluidos aquellos de la parte posterior trasera justo bajo la espalda.  Ains qué angustia.

g

Supongo que la gente que no tiene contacto con este tipo de aventureros nos mirará como las vacas al tren, pero entiendo que ver a un marciano con la pinta que llevamos debe dar para una conversación frente al fuego y para más.  Cascos integrales, protecciones, botas, mochilas, máquinas de recorridos laaaaaaaaargos, y frenos del diámetro de una paella de 12 raciones, son para santiguar a cualquiera que no esté, como dice el puto anglo: “Ride your wave”.f

Tiraaaaaaaaaaaaaaaaaa, p’abajo.  Primer tramo de la Max V1.  Un buen descenso, técnico, sin nada que envidiar los bosques de Whistler que aparecen en los vídeos. Trazando las zetas y salvando las trampas tus antebrazos se desgastan en un breve espacio de tiempo para quemarse en menos que canta un gato. Están más socarrados que la moto de un hippie.  Con lo cual el tramo hasta el cruce de pista, desde donde se remonta, sirve para saber lo que te espera.  Puro flow.  Del auténtico, genuino masaje oregonés, aberroncho style.  Un pequeño remonte nos agrupa a la hora de afrontar el segundo tramo de descenso, o lo que sea.  La verdad es que también se pedalea bastante en la misma cota salvando obstáculos naturales, consecutivos, como gleras, raíces abundantes que hacen que tu suspensión se menee más que la compresa de una coja,  musgo, los buxos que son amigos tuyos, puesto que serán el freno a la hora de pararte en una hipotética caída montaña abajo desde la senda y un sin fin de vegetación arbustiva.

h

Largo tramo, sufrido y precioso.  Hasta la bajada.  Una recta que enderezas con la mente en blanco.  Recta de verdad.  Inclinada hasta lo peligroso te proyecta a velocidad absurda.  Bajas el culo y te pretas a la rueda para bajar el centro de gravedad lo suficiente (sin perder el control del manillar) porque llega a tal punto la velocidad que provoca más que adrenalina algo de mieditis.  A mí no me gusta hablar, pero a alguno no le cabía un pelo a martillazos por el culo.  En fin, tramo delicado que da paso al siguiente de pedaleo y traslado hasta la siguiente cota donde descender.  De aquí a Oncins y Torrelisa.  Un sendero maravilloso, jalonado por paredes de piedra, con un firme de bolos tamaño lavadoras y un feeling especial, sólo apto para endureros.

j

Habrá que parar a comer y a descansar. En todas las empresas se fuma.  Bajo una carrasca que nos flanquea.  Es el mejor sitio para encender los ánimos sosegados ya por el desgaste y platicar con los colegas sobre las incidencias técnicas.  Y todo esto pensando en que todavía estamos al 50% de la “bajada”.  Madremiadelamorhermoso.

k

Me tira la sisa, me duele hasta el aliento y estoy cansado.  No sé lo que me espera pero el ánimo lo mantengo como un jabato.  Más me vale.  El inicio de la bajada de la ruta 4 coincide con la Max V1, hasta Planillé.  IM-PRE-SIO-NAN-TE.  Al que no le gusten las emociones fuertes en forma de piedra:  Por favor que no vaya allí.  A mí se me peleaban los dientes por salir de la boca.  Pobre suspensión.  Así es, sin exagerar, a lo que vamos.  Enseguida se torna sendero ascendente y nos remonta a la última parte que conecta con la Max V2.  Ufffffffff.  Llevo todos los flujos a punto de nieve.  La temperatura del radiador sube por momentos y voy por la tercera camiseta.

l

Sabiendo que nos esperan dos tramos de la EWS, Enduro World Series y las margas características de Ainsa el personal se crece.  La primera conocida, de hace poco y la segunda, parte de tiempo atrás cuando estaba en plena forma porque ahora estoy en forma redonda (que también es otra forma).  Bueno, a lo que voy vengo.  Iniciamos el bosque y las curvas a ritmo infernal, con un goce que se me hace la boca “pesicola”.  Velocidad, adrenalina, control, vamos, que te gustas.  El resto del equipo a ritmo más que rápido.  Así hasta la Cresta del Cuervo donde frenamos por si las “flies”.  Nunca se sabe, una tollina aquí te cuesta un mes de hospital, mínimo.  Pero las fotos, las pasadas y los comentarios son necesarios para un biker-portera, así que lo pasamos a ritmo y disfrute.  Enseguida llega el barranco de salida hacia Ainsa y la zona final.  Con lo cual nuestro nivel de esfuerzo era tan alto, tan caro, que las fuerzas se contaban por jarras de cerveza a consumir con la llegada al coche.

m

Punto final en el Mesón de L’Ainsa.  Antes del puente.  De verdad.  Nadie ha podido guardar nada.  Más que venas, llevamos pantalones de pana en las piernas.  Brazos abatidos y cerveza para sosegar el desgaste.  Sólo falta recuperar los coches y comer algo para reponer.  La sensación que nos invade es de paz, de poder compartir el máximo nivel de esfuerzo y técnica, de saber hacer, sin incidentes, con prudencia dentro de un mínimo de riesgo y sobre todo de compartir una aventura de semejante calado.  No salieron más de 26 km ni tampoco se fue mucho por encima de 1000 m de desnivel positivo, pero las 3 horas y pico de pedaleo no te las quita ni Blas.  Y el día en comunión con el bosque otoñal, pintado, precioso, acogedor y primigenio te hace sentir en el paraíso.

Buen grupo, potente, sin estridencias entre niveles, una garantía de éxito en la ruta seleccionada y con final feliz en la pizzería.  Ya estoy pensando en la siguiente.  Por favor, que siga igual.  Da gusto compartir caballeros.  Ahora ………desearía que fuese en la Val d’Aragón que la echo de menos.  Un abrazo kiolllls, nos vemos en el monte.

x

Bikers:  Sylvestre, Ñandú, Tarrino, Mzungu, Zacarías y Lagartija. También tienen nombres como las personas, pero eso será otra historia.

Pan. Maxi Avalanche

Pz0 z1Pdta.  Menudo estreno de la Specilized Stumpjumper del tío Zaca.

z2  Os dejo un par de apuntes técnicos de la nueva máquina.  Véase botón de ajuste del desviador trasero (presionado avanza hacia delante) para aquellas reparaciones con la cadena tensa y carenado bajo el cuadro para evitar el giro completo del manillar (en teoría).

Fotos: Mzungu y Tarrino

Texto: Lagartija

Saludos actual 004

Leer Más

ZONA ZERO, Ainsa. Por la Selva de Irués.

Bon giorno.

Qué dura es la vuelta.  Y qué bonica también.  Una vez subido en la bicicleta empiezas a tener conciencia de lo duro que es este deporte.  También sabes lo que va a ser sufrir, en la medida que eres consciente de tus limitaciones, con tu punto de forma por el suelo.  Como solemos decir siempre: “La forma redonda, también es una forma”.  Y si no que me lo pregunten a mí.  Jodo Floro, qué de kilos extra me he echado a la espalda.  Tanta ámbar, tanto frito, tanto ji-ji-ji, ja-ja-ja, al final zasca que la lycra se estira hasta que pide ayuda y se ven las letras de la propaganda tan separadas que parece un luminoso de propaganda en una marquesina.  Ainsssss.  En fin Serafín, que a lo que voy vengo.  Este finde ….salida por la Zona Zero.

Allí estamos.  La salida del Club As Cimas, que amablemente nos ha invitado a través de su coordinador en saraos de btt y a la sazón organizador de empandullos varios, ha tenido a bien contar con nuestra compañía para ejercitar la bici y la portería*..(*Dícese de aquella actividad que consiste en darle más a la lengua que al pedal).  Un día con los colegas del club de montaña para poder convivir a ritmo humano de la subida a la Collada, en plena Peña Montañesa y su consiguiente bajada.

Así es.  Un día de monte visto desde la perspectiva de los hombres de enduro pero sin olvidar en ningún momento de dónde venimos, todos montañeros irredentos.  Por eso es bueno salir siempre en compañía y con diferentes grupos.  Cada uno entiende este deporte de una forma distinta y cada cual tiene sus razones y argumentos los cuales son la base de sus motivaciones con respecto al btt.  Yo suscribo también la forma de entender el deporte que tienen estos compañeros.  La montaña es el destino, pero también el fundamento que basa nuestro sentimiento colectivo.  La bici es el medio.  No el fin último.  Ahora bien, qué bueno es poder estar en condiciones y hacer una especialidad tan completa como el enduro con plenas garantías.  No es fácil.  No sólo hacen falta medios y buen material, también son necesarios los conocimientos en monte, orientación, mecánica, improvisación, resistencia, técnica sobra la máquina, valor, etc.  Y mucho sentido común.  Por eso salir al monte es algo más que echarse con la bici y las alpargatas a la buena de Dios.  Es bueno destacarlo porque este grupo cuenta con las cualidades descritas y es necesario que se tenga presente para que cuando en un futuro se forme el grupo de enduro (Dios Menguante) que dependa de esta organización, se sigan los planteamientos originales que a mi gusto son los correctos.

Pero ahora a lo que nos interesa.  Salida por la Selva de Irués.

As Cimas.  Sept-2015.  Zona Zero.  Ruta ZZ008

Salida de Escalona.  A buena hora.  Sin forzar.  Ya serían bien entradas las 10 de la mañana.  Y con cafelito “inside” en el body serrano.  Tocar marro en el pueblo y el tío Joselu, (el biker con los güevos más bajos del enduro aragonés, -algún día os contaré por qué-) necesita hacer un reajuste ………de intestinos.  No problemo.  Al bar.  Lamadrequeparioapaneteyasuprima.  No hacemos más que entrar en el servicio y casi se nos va la color.  Un profesional había pasado por allí.  Gensanta.  Nuestro ídolo.  A mí me costó echar un pisporris cero coma.  Sin aliento me quedé, oiga.  Así que la espera casi ni se notó.

Volvemos al grupo y nos juntamos los tres elementos que salimos de la ciudad del Cierzo.  El tío Fernando –Tanano-, el tío Joselu –Mzungu- y una servidora –Lagartija-.  Ya estaban prestos o casi, el grupo de As Cimas.  Puntuales que son y bastante más responsables que nosotros en ese sentido.  El tío Adri –Ñandú, Jesús –Tarrino- Ramiro –Ramisktm- y Miguel.  Hasta un total de 7 ansiosos hombres de monte.  Con ganas empezamos, es verdad, pero también con calma.  Desde Escalona hay que seguir la carretera que lleva a Laspuña y sufrir la subida de asfalto y a partir de allí las vivencias son distintas.  Por la pista asfaltada que lleva al Casal el sufrimiento es la nota destacada, pero al tomar la pista de tierra y piedra la cosa cambia radical.  Aquí es pleno disfrute por el bosque.  A pesar de la subida y los porcentajes altos de inclinación positiva sabemos que a la postre son simplemente un trámite que nos llevará al desenlace esperado.  No hay más.  Subida y sudor.  Camisetas totalmente caladas y pañuelos a tope de agua.  “Sal de mi cuerpo ámbar, maldita”.  No sé si toda pero menuda sudada.  Por otra parte, que no la de atrás, sabemos que la ruta tiene dos fases, la subida hasta la Collada y la parte de bajada que no conocemos… y que todos esperamos con ansia viva.

ZZ008-1ZZ008-2

Una vez arriba y con el bocata aparcado entre las costillas, las consiguientes fotos y los vítores de rigor dan paso a las “mañorámicas” y fotos de postureo.  Ahora toca bajar. ZZ008-4 Qué disfrute.  Tomad el sendero de Foricón y bajar hasta el refugio.  ZZ008-6Desde aquí y a la izda llegaréis sin mucho pistear hasta el desvío de la Fuente Fornos y allí apretaos las cinchas.  Ahora toca enduro del bueno.

Hasta ahora habíais calentado.  Ajusta los empastes, tira de pantalón y ponte protecciones que llega lo bueno. ZZ008-7 Una senda a derecha con más trampas que una película de chinos te va a recibir con las raíces abiertas.  Pura delicia oiga.  Saltos, curvas reviradas con raíces, losas, peraltes, pasos recios de hombres sin miedo y poco talento, hasta llegar a desniveles imposibles en los que tienes fe o comes tierra.  Una bendición para los frenos y los brazos mejor templados.  Si tienes las cosas claras disfrutarás como cochino en charca, si no, ya puedes hacer ceprén hasta con el culo porque la galleta está asegurada.
El pobre Miguel que se está haciéndose a estos menesteres puede dar fe de esta redacción, menos mal que sin consecuencias.  Una vez en la Fuente de Fornos y cruzado el arroyo empiezan los kms de sendero más duro y divertido de toda la ruta.  Aquí hay que echar el resto.

ZZ008-9Duro no durísimo.  Con desnivel, técnicos, raíces, lajas, contra-peraltes sobre losas cortantes que son una auténtica delicia para los sanitarios de urgencias.  Así me fue que tanto arriesgar me costó dar más volteretas que un gato en un paso de éstos y mi hombro se quedó con la huella.  Sin consecuencias irreparables.

Imprescindible este sendero para un día de enduro.  Una vez en Badaín, nos metemos en el GR-19 que surca la ribera del Cinca y con unos cuantos avatares y esfuerzos llegas sin peligro a Laspuña, ya de vuelta.

ZZ008-12 No os equivoquéis, es duro este tramo, pero no es técnico y merece la pena como iniciación.

En general una ruta muy completa y técnica en su parte de sendero.  Preciosa.  No se puede pedir más.   Bueno sí, las cervezas de Escalona y la conversación post-ruta.  Algo inherente a todo buen endurero.  Un poco de relax y a comprar un regalo para los que esperan en casa y así suavizar la ausencia.  ZZ008-8Y qué mejor que unos chuletones de vaca denominación de origen Sobrarbe.  Buenísima.  De postre una mariconada de la pastelería y a tomar por saco todo el entrenamiento.  Eso sí, que nos quiten lo bailao.  Un placer compartir este poco tiempo con ustedes-vosotros que sentís lo mismo que nosotros hacia la montaña.  No será la última ni mucho menos y que sea pronto la siguiente.  Un saludo.

ZZ008-11

Os adjunto también las reseñas de la ruta porque están publicadas en la página de la Zona Zero (a la que os invito a entrar encarecidamente ya que es soberbia y contiene mucho y muy buen trabajo) y os matizo que nuestra ruta fue una variante sobre la base de la ruta ZZ008.  Al final de la corrida salieron sobre 40 km y 1250 m de desnivel positivo.  Buen bagage para un inicio de temporada.  A seguir así.

Lo bueno de esta ruta es que se puede adaptar desde el enduro más extremo a una salida ralillera total haciendo el descenso por pista hasta el Brocal y bajando por el refugio y la pista de Laspuña. Eso sí, el marco incomparable.

http://www.bttpirineo.com/es/rutas-btt-pirineo/zz-008-selva-irues

Nos vemos en el monte.  See you little canal sparrows.  Lagartija.

AS CIMASClub de montaña.

Inicio

http://ascimas.forogratis.es/

  ZZ008-3

 

Firma Blog BTT_AlbertoLagarTija

Leer Más

Guara. Si el paraiso de un biker existe podría ser éste.

De Guara y otros lares. 11401100_666793556788600_8146983347783655741_n 11401356_666793473455275_2231581314789169555_n G5kNn8jmocD3h3n60vgB470kYBB-6lUJ59NSm3ZTdKQ WbLCLoSzQuccKAcvox_mZC3kT3KfBKjCKWSD2MFD0Wo,WO-mnJ4iu5Xg-X8RwyRtyRLXv_LW9uUoX4ZiZNoidH0 (1) 1625703_666793793455243_6448837872486291509_n

Domingo 14 de junio. Ayer fue el día.  El que esperé toda la semana, mientras limpiaba, engrasaba y ajustaba la bici, preparando los settings, soñando una salida gloriosa.

Guara te espera.  Has quedado y no tienes ya solución.  Un descolgao como tú te espera en la puerta.  Sí, sí, sí.  Allí me espera “Maño Lento”, el biker con los «atributos» más bajos del Reyno, por su forma de pilotar, amén de la altura, que algo influye. GGG.  Sonriente y preparao.  Metemos los bártulos en el coche y p’arriba.  En menos que canta un gato estamos en contacto con la “Bulería de la Puebla”. Puro jarte y montalbán de Secano.  El tío Sery.  Nos señala por el guasat la pista de aterrizaje:  el Mesón de Colungo.  Un café, vuelta por la zona wifi y arreando.  Nos fundimos con el resto de compañeros que esperábamos, allí estaban varios de ellos, unos por el café, otros cambiándose y otros preparando los arreos.  Bueno que entre ponte bien y estate quieta nos juntamos 9 elementos con ganas de pedalear.

Conocidos casi todos, compañeros de rutas, lo cual hace más fácil el volver a dar pedales y entrar en sintonía.  Siempre nos reencontramos en el monte aquéllos que hemos compartido más tiempo; en el medio más apropiado para nosotros, al que le hemos dedicado una parte extra de nuestra vida, como dice el Fito, nos reunimos bebiendo del mismo vaso, compartiendo el mismo aire.

A lo que voy vengo “pajara”.  La ruta.  El inicio atravesando el pueblo da paso a un primer barranco muy sencillo y algún tramo que pica para arriba en busca de Asque.  La verdad es que para calentar “ya está bien la tontá”.  El corazón se pone a tope en la rampica de marras, pero hay que subir obligatoriamente para conectar con la pista que nos conduce por la plana hasta la senda de bajada del barranco frente a Alquézar, en el Vero, jalonado de piedras traidoras que nos presentan sus respetos a la primera de cambio y en las que en un par de curvas enlazadas con buen desnivel y escalones -casi de rappelar- invitan a una servidora a dar un paseo por las aliagas.  Sin consecuencias afortunadamente, dado que es el inicio y no voy muy fuerte, pero ya he visto de cerca un par de hormigueros y considero suficiente el riesgo asumido.  Ya vale.  Bajamos al puente, nos encontramos con la belleza de estas construcciones bien conservadas, hechas de sillares, con arcos cortos, apoyados sobre unos cimientos consistentes, a la medida de las avenidas propias de estos ríos continentales, abarrancados, lujo de unos y fuente de ingresos para otros, sobre todo los pueblos que jalonan la zona, privilegiados y sabedores del potencial que implica disponer de este paraíso para el deporte de aventura.

Sesión de retratos.  Pasa y repasa. Sergio, Kikass, el tío Mzungu, Pep-Lucas, Rano y el Pischa, Diego y Mariam, hasta cerrar el grupo.  Pista nos falta para ponernos en pose y se nos inmortalice sobre un fondo de cartón piedra incomparable.  Puro postureo.  Yo veo la subida y no me asusta.  Esta no.  Ya veremos.  Mariam nos conduce en los primeros pasos de la ruta.  Su GPS muestra el camino sobre el que navegar, esa traza invisible que es capaz de orientarnos en cualquier dirección.  El calorcico empieza a pretar.  Menos mal que mi colega me había “dado cremita”.  No me la había aplicado pero bueno, algo es algo.  Es muy suyo.  Jijijiji.

Pintan bastos.  Sólo son 750 metros de distancia pero hay que apretar el culo a ratos incluso tirando del ramal de la bici hasta llegar al pueblo.  Ya estaba el tío Diego presto a que no nos despistáramos en ningún sitio por equivocación.  Algunos no conocían la zona y está muy bien que alguien vele por el personal. La ruta ya tiene un tiempo y gracias a los colegas de la Zona Zero aprendimos juntos (cuando teníamos algo de pelo todavía) unas cuantas de éstas por la redolada. Ahora ya a disposición del personal de forma altruista se comparten en público gracias a estos compañeros del pedal desde su plataforma de internet.

Subimos en manada hacia el pueblo.  Somos recibidos por una población con ese aire medieval, repulido, restaurado con un mimo digno de presentar a cualquier concurso y es que no en balde es uno de los pueblos más bonitos de nuestro Reyno, por supuesto sin desmerecer a ninguno.  Mantiene una estructura urbanística árabe y judía que se conserva desde la Edad Media. Alquézar, declarado Conjunto Histórico Artístico, ha conservado hasta nuestros días el encanto medieval de sus calles y casas. Se localiza en el último cañón del río Vero, en un entorno paisajístico verdaderamente impresionante.

Llevamos tan solo 7,5 kms.  Ahora bien, sólo falta lo peor.  La subida nos espera y no va a dar tregua en los km de pista que debemos consumir desde el aparcamiento superior hasta el Mesón de Sevil.  Caseta ganadera construida para dar servicio a los pastores que atravesaban el territorio desde Broto hasta Caspe en su periplo en busca de pastos y buen clima.  Todo esto es muy bonito pero en el fondo lo que enmascara es una impresionante subida que te pone la patata al 100% sobre todo en la última parte en la cual aparecen tramos encementados que favorecen la tracción con el mal piso que se queda en invierno con las nieus y los chelos.

Del gráfico piramidal de desnivel nos hallamos en la cumbre ya a 1.266 mt.  Nos hemos apretado 750 mts de desnivel positivo de tirón en poco más de 10 kms.  Como unos hombretones hemos llegado a la  mitad de ruta.  Esto es lo que buscábamos todos.  Debemos buscar ahora el retorno.  Para ello se debe tomar la traza que rodea la parte superior para llegar al cruce del ciervo, los neveros y Losa Mora, también el abrigo del ciervo ………y tacháaaaaaaaaaaaaaaan la senda de bajada.  Genial.  Ahora viene lo bueno.  Jijiji.   Risa nerviosa, protecciones, badanas con frenazo, las pulsaciones de más y el desparramo, el humor negro, (según Joselu es como las piernas, o lo tienes o no las tienes).  Gensanta qué paciencia me ha dao el Sr. para vivir junto a este elemento.  Casi me mata de la risión.  De cabeza.  Pol position y para abajo volando sobre las lajas y la caliza que rasga las cubiertas si no miras dónde pisas.  La Fuerza me acompaña.  La senda es técnica y rápida, aunque fácil de conducir si conoces la limitación de tus ruedas, invita a ir más rápido de lo apropiado sobre curvas con patio y algún escalón poblado de dientes.  Imaginaros por qué.  Pero esta no es la ocasión para ello y en unas zetas enlazadas y un par de saltos elegantes llegamos a Basacol sin ningún accidente.  Aquí empieza la senda rápida que conduce hasta un collado a vista de Alquézar que en la curva de  izquierdas sin solución de continuidad nos llevará a Villacantal, zona reina de la ruta, placer inigualable, fuente de frescor y solaz para jabalíes.  Un buen refresco es necesario a estas alturas, hidratación y comida son demandadas por el personal.  Estamos justitos, no vamos sobraos. Alguno con falta de oxígeno disfruta como cochino en charca, incluso se mete al río como bajó de la bici, pero fresco.  ¿Verdad Sergio?

Necesitamos remontar por el barranco dirección Lecina y ahora viene lo más hardcore.  La subida por la trocha pedrogosa, asquerosa, solipandera, empinada, chuflamierdas y todo lo que se puede decir de una subida así.  Sufrimiento en estado sólido, líquido y gaseoso.  Sólo pido que algún día el Corte Inglés ponga una escalera eléctrica.  Bueno relax, en 15’ llegas arriba.  Tu balconcito con vistas sobre Alquézar y una pista ciclable que te va a conducir hasta Asque cómodamente.  Aunque propiamente no diría suave, más bien entreverao, sube y baja, total el orden de los garbanzos no altera el potaje, pero en resumen bien de firme.  Poco falta ya.  Sólo la bajada hacia el pueblo y retornar al fondo del barranco para que en menos de 1 km te relamas los labios pensando en una ámbar bien fría.  Y así fue.  Se hizo un poco pestosa la salida aunque no hay más cera de la que arde.  Y de esta guisa nos presentamos a refrescar en el Mesón con la mala suerte que no disponían ni de ganas ni de cocina abierta para darnos un refrigerio así que nos liamos la manta a la cabeza y con la suerte que acompaña en estas ocasiones justo enfrente había una terraza que prometía.

Llegados a este punto el tío Pep-Lucas y una servidora, que para eso nos pintamos solos, en un malabarismo virtuoso de habilidades sociales, conseguimos plaza para los 10 comensales en la terraza y nos metimos entre pecho y espalda más calorías de las que habíamos consumido en toda la ruta, vamos que de adelgazar, nastis de plastic.  Nombramos base en Colungo.  Ya sabéis en la curva, frente al Mesón.

Y con esto y un bizcocho se acabó el día.  Pena de verdad, no haber podido disfrutar de una velada allí mismo mirando las estrellas, entre orujo va y orujo viene.  ¡Ponme otro hielo más, por favor!  Y en fin, esas cosas que todos sabéis…

Un placer vivir, el enduro.  Gracias chavales ha sido un lujo disfrutar de una jornada de vida en libertad.  Nos encontraremos en el monte.

Firma Blog BTT_AlbertoLagarTija

Leer Más