En busca del sendero perfecto.

O la bajada del Pelopín.

Los amigos de la Zona Zero, nos lo ponen fácil.  http://www.bttpirineo.com/es/rutas-btt-pirineo/zz-031-yosa-linas

12193762_1237439462938784_6438462598467780725_n

A nosotros nos va esto.  Versión impresionista.  “Semos” más de sensaciones o como diría mi primo el Chapu:  “Nosotros somos más de bares que de tirarnos por trampolines”.

Imagen 006Partimos al “punto mañana” con el cafelito puesto, pensando en lo que nos deparará el día.  Un viaje corto hasta Oto y otro desayuno en el bar de cazadores nos pone en disposición de comenzar la ascensión.  Es dura.  Lo sabemos.  Pero claro, … a lo que voy  vengo.  Un par de expansiones corporales en forma de gas (letal) y a vestirnos de romanos.

Un inciso.  Equipo formado para la cicloalpinista.  El tío Mzungu (el biker con los huevos más bajos del  Reyno, algún día os contaré por qué), el tío Tanano (elemento autóctono del Pirineo, casi inclasificable y bajo protección animal), 12193501_1237439129605484_8355869096916375362_nel tío Dunauto (con más conchas que un peregrino, pero que os da p’al pelo si os descuidáis) el tío Ñandú (nuestro argentino-oregonés, de allí no se lo quitaban ni con agua caliente, así que p’a nosotros) y una segura servidora (exiliado del psiquiátrico porque no me llegaba para pagar la estancia con la pensión).

Fase I.  Inicio.  Mecagontoloquesemenea.  Me he dejado la botella del agua.  Menos mal que el tío Tanano me presta ¾ de litro en una botella de plástico.  Endiolllll, qué mierda.  La subida se me hará todavía más dura de saber que no debo beber.  La pista se hace particularmente empinada al principio desde la misma carretera.  Las rampas más duras se hayan aquí y los porcentajes son demoledores para calentar.  No hay más remedio.  Son pequeños tramos con inclinación bestial que compensan con pendientes más humanas pero que a la postre te dejan destrozado.  Al final se te hace bola tanta subida.  Hasta la primera hora de pedaleo te lo tomas bastante bien.  Algún balconcillo te compensa con vistas espectaculares de nuestro enclave privilegiado de Ordesa, desde el Taillón a las Tres Sorores, un agradable regalo para cuerpo y mente. 12191590_1237439172938813_8455090643072952985_n Pero no hay que engañarse aquí sigue todo igual.  Tira p’arriba.  Preta el culo zagal.  Sigues sobre el pedal, sin levantar el culo del sillín porque necesitas todo el empuje y la palanca a tramos largos.  12219332_1237439289605468_5781543611426544513_nEl reloj frisa la hora y pico (más bien cuarto) y todavía seguimos en una p***a cuesta sin solución de continuidad.  Cuando por fin estás a punto de hipoxia (casi ves gnomos, setas alucinógenas, extraterrestres, etc) llegas a la verja de las vacas.  Menos mal.  Por fin un plano.  Una ladera.  La encrucijada que nos conduciría hacia Linás de Broto a través de un bosque y un sendero de bajada delicioso pero que hoy no tomaremos.  Nosotros p’alante.

Fase II.  Desde aquí un rampón del 15 que no da tregua, nos desmonta a casi todos menos al tío Joaquín, que sube a lomos de su máquina.  En 200 m llegamos al collado que marca la diferencia entre hombres y ratones.  Aquí se rompe la telaraña de nuestro corazón, inicio de la ascensión, la decisión verdadera, donde decides si subes o te quedas a tomar el sol. 12191042_1237439309605466_3096076978419838435_n Nosotros lo tenemos claro.  Sección ciclo alpinista.  Opción biker sin conocimiento que se dedica a subir a los picos, bici en la chepa y luego a bajar como posesos.  Pues eso.  Knock Out, que diría el puto anglo.  ¡Vamos al pico chicos!  Alegría.  Jajajaja.  Esto también debe ser a consecuencia de la falta de oxígeno otra vez.

Sueño con subir, me siento mejor, me vuelvo a perder en ….creo que me falta riego.  Para estar aquí subiendo hay que estar colgado de este deporte, hace falta echarle huevos, para mí que ya estamos idos.  En fin Serafín, las sensaciones nos trasportan de un segundo hasta el siguiente, sufriendo cada metro de ascensión.  La diagonal que tenemos que surcar asciende hasta el cielo de forma continuada por la falda de la montaña, en línea recta, hasta desaparecer de nuestra vista.  12226935_1237439376272126_2319508694525278459_nLlega un momento en el cual abandonamos el pedaleo para tomar nuestras burras del ramal y empujar hacia arriba.  Ojalá merezca la pena.  El esfuerzo empieza a pesar.  El agua escasea.  Este tramo es realmente duro, hasta el pequeño collado.  Es remar con fuerza hacia la cumbre, tus segundos duran una eternidad, la vida se detiene; dame más paraíso, es una calle sin salida, debes ascender para conseguir tu objetivo.  Encefalograma plano y decisión sobre lo que vas a hacer.  Te regalas esfuerzo y sufrimiento a partes iguales.  Debes caminar, ascender, subir, portear, empujar.  12208638_1237439422938788_8106943654105901386_nNo se ve todavía el primer collado que dará la opción final.  Aún resistes.  La conversación se ha cortado claramente, ahora te centras en llegar al primer objetivo.  Lo necesitas. 12196163_1237439446272119_5863348330222191531_n Por fin aparece el cartel, recortado en silueta sobre el cielo y fijas tu primer hito.  Si triunfas eres más grande y la recompensa acecha tras la loma a escasos metros en distancia y desnivel.

Vuelves a sonreír una vez conseguido.  Sólo falta la pequeña lomaza.  En menos que canta un gato te haces con la cima.  2007 m.  Por fin.  Joé, qué duro.IMG-20151110-WA0001

Fase III: Abrazos y portería.  Charrada con los colegas y con unos franceses que hollaban la cima.  A reponerse de la deshidratación.  Gracias compays por el agua y el tiempo de descanso.  Me tiemblan las piernas, bueno en realidad me cabe una riña de perros entre ellas, de lo cedido que voy, pero debo recuperar y comer a ritmo.  IMG-20151110-WA0003Empieza a pesar el cansancio.  La recompensa está a un vistazo de ti.  Visión sobre las cimas.  Panorámica del Pirineo.  Precioso.   Ahora a darle caña al descenso.  Comprobamos el strava para ver qué destalentao la ha hecho en menos tiempo y por qué zona.

12241716_1237439562938774_1500511630194273552_nFase IV.:  A patadas con el Otoño nos dejamos llevar por la gravedad.  Sol y buen tiempo que diría aquel.  Un magnífico día de noviembre nos regala el lujo de vestir en manga corta y pantalones baggies. 12227707_1237439499605447_3735974716312777137_n

Somos indestructibles.  O eso pensamos antes de lanzarnos en busca de las cotas inferiores.  Velocidad y control sobre las toperas y las tascas.  La suspensión crea un clima especial alrededor de los neumáticos, de calor y ruido, energía y rozamiento.  Un ruido extraño en un entorno silencioso. Viajas.  Rápido y fugaz como una estrella, pero que se parece a una estampida de ñúes. 11012135_1237439602938770_1764365576087649577_n La senda se vuelve pedregosa, con un mar de piedra y estela de boj.  Volando a ras de suelo, trazando las miles de zetas dirección a Yosa el tiempo no pasa, se detiene, juntitos como dos ranas en un mismo charco, la bici y su jinete se funden hasta la extenuación.  Un paréntesis.  No hay célula de los brazos que no necesite que vuelva a encender el fogón.  ¿Dónde está la energía?.  Nos envolvemos en lo poco que nos resta y hacia los saltos de piedra y escalones, caminos jalonados de tapia de piedra, infinitos, antiguos como la misma tierra, piedra y olor que añoras.  Llevo un mono de monte que no tiene final.  No quiero que acabe nunca.

Al final el sendero no defrauda.  Tengo el labio abierto de los nervios y los saltos.  Todavía llevo verde en las retinas. Han pasado dos días y aún recuerdo.  He vuelto a las andadas.  No quiero dejar esta droga.

11214270_1237439229605474_7490008220297350393_n

Hace tiempo que no disfrutaba tanto en una bajada.  Impresionante.  Sólo añadiré que no es apta para todos los públicos y que por supuesto no es paladar de gusto para los que no disfruten con piedra, saltos, trampas y un sin fin de obstáculos que dejen tu suspensión al límite.  Enduro total.

Un placer.  Nos vemos en el monte.

Ufffffffffffffffffffffffff.  Un abrazo muy fuerte kiolllls.   Lagartija.

actual 004

 

 

Leer Más

Cicloalpinismo al Pelopín.

Pelopín.

http://www.bttpirineo.com/es/rutas-btt-pirineo/zz-031-yosa-linas

El pico Pelopín, a 2.007 m de altura, está situado en un punto estratégico desde el que se pueden admirar algunas de las cumbres más altas del Pirineo aragonés.  Se divisan puntos estratégicos de la zona como el Monte Perdido o la Brecha de Roland. Si tienes tiempo, puedes crestear entre las cumbres o incluso descender hasta el pueblo abandonado de Yosa que verás casi en el fondo del valle Sur.

Ubicado en los altos que preceden a la Sierra de Tendeñera, en los límites de las comarcas del Alto Gallego y Sobrarbe, junto al Pico Yesero y Punta Erata conforman una serie de cimas muy accesibles que brindan excelentes vistas del Valle de Tena, Valle de Ordesa y la Sierra de Guara.  Si nos colocamos dejando a la espalda Ordesa, a nuestra derecha queda el Torunzue y Navariecho, y a la izquierda el Erata, Pelopin y Manchoya,  un enclave privilegiado para contemplar un buen panorama a vista de pájaro.

actual 001

El camino que emprendimos parte de Oto.  Por pendiente muy fuerte nos depositará en la base del pico.  Es necesario pedalear con paciencia durante un buen rato hasta el momento que aparece el desvío a Linás de Broto.  En este lugar tenemos 2 opciones, o faldear por la izquierda en una gran diagonal hasta un pequeño collado que separa el Pelopí n, y a partir de aquí atacarle por la arista Oeste o llegamos a la cima directamente y con bici a la espalda sin criterio ninguno.  Tras un buen  rato en la cima contemplando el panorama, charrando con el personal, y la consiguiente sesión de fotos, emprendemos la bajada por la arista Sur, pelada, hacia el collado del Puerto de Yosa.  Las vistas son agradecidas en los días despejados y es conveniente hacer la excursión un día soleado, cuando puedes disfrutar de todo su esplendor. Al fin y al cabo, ¡uno no sube un “dos mil” todos los días en bicicleta!

Esto sería la versión objetiva y adusta.

Un saludo, Lagartija.firma-blog-btt_albertolagartija

Leer Más

EL REYNO DE LOS MALLOS

Por el Reyno de los Mallos.

1

Este fin de semana tocaba mucha paz y sobre todo disfrutar de la compañía de los colegas para poder comprobar lo bonito que está el monte.  En vista de que no teníamos excesiva capacidad de maniobra por lo apretado de la agenda montera, véase la carrera Guara Trail, aparte del inicio de la temporada de caza, no quedaban muchas opciones.  En estas cavilaciones estábamos sumidos mientras tomábamos un café.  Como consecuencia decidimos cambiar la vuelta a la Gabardiella por un paseo en el Reyno de Berta.  No es mala opción ni mucho menos, con el día que hacía, un auténtico regalo del Otoño.  Rumbo pues a destino, hacia Riglos, paraíso del escalador y de los senderistas avezados en busca de retratos inolvidables y espectaculares a la vista de la luz del día.

Riglos.  Bar el Puro.  Allí nos recibe bajo un aura de misterio, dentro del bar con ventanas sobre el Pisón, con vistas de los primeros escaladores, los más madrugadores, en trepada recia sobre un conglomerado marrón anaranjado de la tierra madre, con el fondo sin sol pero bañado en una calidez reconfortante hasta el punto que el deportista iba en camiseta de tirantes. El café consiguiente no iba a ser perdonado.  Allí me tocaba hacer de cicerón a mis dos colegas que no conocían la zona en bici.  Aquí se puede decir que estoy como pez en el agua porque el entorno es más que conocido.  Amén de que mi Santa Esposa (nótense las mayúsculas) pertenece a un pueblo de la zona y ya conocéis el dicho.

Pues nada empezaremos con la ruta base y sobre la marcha veremos qué se puede hacer.  Entiendo por ruta base la vuelta circular a los mallos, empezando por el barranco de los Clérigos, cita obligada en enduro y su espectacular subida por la senda poblada de cajigos, buchos, pinos, aliagas y laureles por doquier.  Un poco fuerte el inicio, es verdad, pero así entramos en calor.  La senda se abre paso entre la vegetación para salir sobre una zona más despoblada conocida como Santo Román, en un collado que nos dirigirá a la espalda de los gigantes de piedra. La pista está más o menos conservada pero por supuesto ciclable.  En la parte más pendiente junto al desvío de la Solana, se hace un poco pestosa, pero salvo este repecho es más que agradable.   Siguiendo el cordal nos acercaremos a la parte trasera del Mallo Colorao, que dejaremos a izquierda para continuar por el balcón sobre la Foz de Escalete y las vistas a Monte Cúculo, San Salvador y Peña Oroel.  A nuestra espalda Puchilibro nos observa y adelante la bajada hacia el PR92 que conduciría a La Peña, muy roto y poco ciclable a estas alturas del año.  Nosotros optamos por tomar la senda que nos lleva hacia las Articas y hacer un pequeño 8 para conocer la zona y poder bajar un par de senderos antes de la bajada de piedra.  Pero……………..¡ay!  Madrequemelohanroto. 3 No puede ser.  Todo, todo, todo está lleno de setas.  Modo descerebrao ON.  Bici al suelo y al ataquerrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr.

2

 

En menos que canta un gato estaba detrás de los buxos buscando, oliendo, rastreando, viviendo la seta.  Allí están agazapadas esperando.  Brujas.  Ladinas.  Son féminas, que confabulan, maquinan, urden, se muestran poco, pero ahí está el podenco siguiendo el rastro de su olor, de su senda, en su misma cama.  Vamos que me cegué, para qué quiero adornar si resulta que es uno de los placeres de la vida.  En 10 minutos cogimos rebollón, vimos lepiotas, suilus, coprinus, morro de corzo y alguna variedad más que no conocemos y por tanto ni tocamos.  Un verdadero placer disfrutar del monte.  Pero claro subíamos a hacer bici y tenía remordimientos de conciencia por mis colegas que esperaban conocer la zona en bici y poder hacer alguna bajada, así que con gran dolor de corazón abandonamos la zona para bajar desde Articas, hacia la Peña, por el sendero, disfrutando del maravilloso “masaje aragonés” en medio de las aliagas y acebos que nos dejaron las piernas como para hacer un desfile en el Madrid Weekend Fashion.  El más pincho de todos estaba con si se hubiera follao un gato.  Estas plantas……….

5

La verdad es que nos costó poco y nada más salir sobre la pista  el remonte se hizo agradable dentro de lo que cabe porque ascender a buscar el inicio del sendero de nuevo por aquí  es bastante más que duro.  En fin, se sobrellevó a base de pretar el culo y de echar la vista bajo los caxicos y yerbas en busca de alguna “furtiva”.  Enseguida llegamos a la senda y aquí no quedaba otra que decidir.  O coger más setas o bajar.  Mi alma se encoge pero a lo que voy vengo.  Nos ponemos las protes y le damos hasta el Circo de Verano.

4

Lo que antes nos costó 1 hora, iban a ser 10 minutos escasos dándole cera por la senda.  En un pis-pas sobre las articas.  Inicio.  Un último consejo de prudencia para bajar por la senda, poblada de senderistas, piedras como la cabeza de un crío, lavadoras, cortados, regachas del tamaño el sombrero de un picador, y saltos a tutiplén.  Protegidos y listos.  Culo preto.  Es mejor que no entre ni un pelo a martillazos.  Ya sabéis “senda limpia y rápida”.  Esta frase define perfectamente parte de una cultura del mundo biker:  La de hijoputismo redomao.  Lo que nos espera es tetica de monja pero hay que ser precavido.  6No es ni la más bonita, ni la más peligrosa, ni siquiera la mejor que habéis hecho, pero es preciso resaltar que la zona mítica que atraviesa no es comparable con ninguna.  En un marco embaucador, mágico, sublime, cuna de más de 100 años de escalada, de gente de monte, dura, atrevida y pionera, origen del alpinismo aragonés, en fin, poblada de mucha historia.

Por eso es preciso bajar con el respeto que merece.  A topeeeeeeeeeeeeeeeeeee.  Piedra, más piedra, jodoestaquégorda, otra piedra, zas, zas, zas, escalón GORDO.  Bueno esto parece delicado.  En nada una pareja conocida.  A charrar.  Bueno, continuamos.  A trazar por donde puedas.  Otro agujero, jodopetacaquégordo.  A desmontar.  Hacia la fuente y el portillón.  Esto sólo es el calentamiento.  Ahora empezamos.  La senda se hace más técnica pero ciclable.  Con un gran desnivel sobre piedra suelta comienza a pillar velocidad y tú ves los frenos como amigos.  Los bojes también, pero menos.  En última instancia será tus salvadores, pero…….es mejor fiar a tus reflejos.

8En un sin fin de zetas sobre piedrecillas resbaladizas llegas a la base del Pisón.  No está de menos echar una mirada al lugar donde te hallas.  En medio del Pison, Firé y su aguja del Puro.  Espectaluznante.  Sobrecogedor.  Sobre una glera infinita que te lleva hasta el pueblo.  Precioso.  Es necesario hacerla por lo menos una vez.  Ahora bien, no es plato de gusto para todo el mundo.  Y mucho menos para los que sufran de emociones fuertes, así que con cuidado. 7

Llegamos al pueblo y nos deleitamos viendo escalar, rato, rato y rato.  Una cerveza y un plato de longaniza frita con pan y tomate, reconfortaban nuestros estómagos, y es que Ramón nos trata a cuerpo de rey.  Un placer volver al Puro.  Aquí pues y en este estado toca decidir, otra vuelta o para casa.  En fin, está la cosa por volver al hogar prontico, así que no lo pensamos mucho y de bajada.  Un día corto, intenso y de nivel óptimo de charrada.

Un placer saber compartir todos los placeres a un tiempo, desde la convivencia hasta las setas.  En el fondo qué más se puede pedir.  Un día de monte.

firma-blog-btt_albertolagartija

 

Leer Más

VUELTA A LA GABARDIELLA.

PRECIOSA GABARDIELLA.

Me duelen hasta las pestañas.  ¿Por qué?  Pues como en todas las cosas, todo tiene un principio y todo tiene un final.  Yo estoy ahora mismo por el final.  Más bien en la parte baja de la ola del pedal.  Muchas fiestas, mucha celebración y poco entreno.  Y eso se nota, cagontoloquesemenea.  Qué duro es este deporte.

Ainssss.  El ansia viva nos puede y todo lo que lleve verde en los árboles, aire fresco, bajadas imposibles y bosque animado nos pone locos.  Eso es.  La llamada de la selva bttetera.  Y con esto y un bizcocho el viernes ya estábamos locos mirando el tiempo y las zonas de Pirineo en las que poder ciclar.  La verdad es que estaba bastante complicado encontrar un sitio que no amenazara de tormenta pero al final y después de seleccionar y lanzarnos a la aventura nos hicimos una Gabardiella, en Guara.

gab1

Esta es una de las montañas emblemáticas para ciclar en la Sierra de Guara. El sendero está perfectamente marcado y limpio; bien mantenido y con los mojones bien situados se puede hacer el recorrido sin ningún problema. Además, se trata de un mirador de primer orden hacia gran parte de los Pirineos y también hacia el valle del Ebro. En un día despejado como el del sábado la vista alcanzaba sin problema no solo al Moncayo, también a la Sierra de Urbión e incluso a algunas sierras más al fondo.

Abramos un pequeño paréntesis y aprovecho para contaros una historia.

IMG-20150815-WA0007

La Leyenda de Guara:  Gratal, Guara y Gabardiella:  Amor de alturas.

Hace muchos años cuando la tierra era plana y comenzaba a crear sus primeras formas comenzó una historia de amor que con el paso del tiempo se convirtió en leyenda y la leyenda en mito. No por ello perdió su esencia, ya que todavía hoy se puede percibir a través de la mirada más aguda en el horizonte de la Sierra de Guara.

Cuenta la leyenda la historia de Gratal y Gabardiella, dos amantes enamorados que estaban unidos por un precioso macizo montañoso. Gabardón padre de la bella Gabardiella era reacio a esta relación ya que Gratal era mucho mayor que Gabardiella y simbolizaba la antigüedad, la vejez y la muerte.  Así pues un día al amanecer el tirano Gabardón acudió en busca de ayuda a un amigo suyo, el valeroso y arrogante Guara para que rompiera dicha unión feliz.  Al día siguiente y siguiendo las órdenes de Gabardón, Guara cogió su cayado y partió en dos el macizo montañoso de un golpe seco como si de débil piedra caliza se tratara, separando a los dos enamorados para siempre y creando la brecha del río Flumen al cual derramaría sus lágrimas la linda Gabardiella.  Gratal al verse separado de su amor para toda la eternidad clamó venganza y al anochecer de ese mismo día mientras Guara dormía, alzo su propio picacho y lo clavo en el corazón del gigante dormido permaneciendo así hasta hoy.

Si enfocáis bien la mirada podemos ver la silueta del gigante reposando en la piedra y mirando al cielo a la altura del pueblo de Siétamo, tal vez esperando de nuevo su oportunidad de resarcirse…quién sabe.

Pero en cuestión de btt y Montalbán la cosa cambia bastante.  Nosotros organizados en dos comandos, uno jacetano y otro de a Tierra Plana, nos juntamos en Arguís.  Habíamos quedado para la ocasión y con la exclusiva finalidad de dar rienda suelta al sentimiento aberroncho y endurero.  Allí nos conocimos algunos.  Otros ya sabedores de nuestros quehaceres en anteriores batallas nos preparamos para hincar el diente a una de las vueltas más sabrosas de toda Guara, parque de atracciones por excelencia para el endulerdo.

IMG-20150815-WA0001

De la capital del Vielho Reyno bajaron Jokinss, Tripu, Izarbe, Xabi y el tío Ivann con su colega Tronko y de la Cierzo subimos Joselu (Mzungu-Maño Lento) y servidora, Alberto (Lagartija).  Conocedores de la zona no teníamos más que ajustarnos las mochilas y para el monte.  Bueno por no mentir unos cafés ya cayeron, pero nada más habría que reseñar.  Estoy flojo.

Acción.  Una vez sobre la cola del pantano de Belsué ya poco hacía falta.  Todo estaba preparado.  Carretera y manta.  Nos liamos por ésta hasta llegar al collado de Orlato y desde este paraje singular tomar la senda de bajada a Nocito.  Espectaluznante.  Calzado de protección, settings ajustados y el flow que se sale por las orejas.  Venga pues.  Dale, dale, dale.  A mí personalmente me tocaba ajustar el freno trasero y la rueda nueva delantera que todavía no sabía por dónde cogerla.  En el primer km os aseguro que ya estaba sobre aviso y le tenía cogida la medida porque al segundo susto no me cabía un pelo a martillazos por el culo.  Menudo resbalón sobre las lajas.  Si me atollino allí mismo con la velocidad que bajamos se me pelean los dientes por salir de la boca.  La solución era fácil, quitar la presión sobrante y de nuevo el “rey del no-air” en la rueda delantera con poco más de 1 kilo de presión sobre una rueda de 2.35 hacía que pareciera un tractor con semejante balón (téngase en cuenta que lleva garganta ancha de 32).  Vamos que después se agarraba más que una coja en un baile.  Genial.  Puro flow.  Total que entre ponte bien y estate quieta ya estamos en Nocito.  Cuesta abajo poco se nota la falta de piernas.

IMG-20150815-WA0000IMG-20150815-WA0002

Acometemos la parte de subida.  La más bonita a mi gusto.  Por el camino del camping y en subida al Mesón de Sescún los tramos son duros, técnicos y ratoneros.  Muy bien marcados es difícil que perdáis la inspiración y la orientación.  Deleitaros con una magnífica vista donde las halla sobre el Tozal y su entorno.  Vegetación mediterránea, carrasca, boj y planta autóctona.  Incluso setas por la humedad que acoge y resguarda sobre la tupida manta vegetal.  El paraíso del biker aberroncho y cerril.  Maravilla de la naturaleza que debemos conservar para que todos podamos vivirla.  En estos pensamientos y otros similares iba sumido cuando tocaba afrontar la primera de las 2 bajadas técnicas que tiene mientras alcanzas la parte superior.  Mis colegas navarros ya habían subido prácticamente todo porque están hechos unos lebreles y tiran como si llevaran una guindilla en el culo.  Menos mal que Ozeluí y una servidora se tomaban las cosas más tranqui.  Bueno y también Tronko que me pastoreaba para que no me perdiera.  Fiel amigo y buen pastor. Mejor perro.

IMG-20150815-WA0005

Pues eso que el Tripu y Xabi, marcando la subida nos llevaban con la cafetera a tope.  Luego Ivann, Izarbe y Jokinns, enseguida y por último cerrábamos filas nosotros.  En las bajadas la cosa era distinta pero poco porque estábamos más retrasados que los coj***es de un tigre.  Total que para animarnos casi me atollino en una curva en la que salí por las orejas.  Poco destacable el incidente.  Un susto.  Y poco más de sí da la subida.  Una vez en el Mesón buscas la pista de ascensión a la parte alta para conectar con la pista muy bien trazada y para acabar en el sendero nos dejará a punto de coronar en las Paúles.  La campa superior es una auténtica bendición, prodigio de pasto alpino y vegetación de altura junto con alguna florecilla que adorna con discreción y color el verde del tapiz.  Este lugar es mágico.  Ideal para descansar y sobre todo para reponer fuerzas antes de bajar.  Aquí ya te has comido la mitad de la cebada.  Sólo resta bajar, que no es poco decir, pero bueno.

IMG-20150815-WA0006

Las fuerzas ya estaban un poco justas y si llega a haber unos cientos más de metros de ascensión pido la pala para que me entierren.  Aquí hay que tener fuelle o mueres en el intento.  Son poco más de 1000 de ascensión, pero claro, hay que subirlos.

The next.  Al salitre.  Bajannnnndo.  Por la senda de Wenda hasta el primer cierre de ganado sin problema.  ¿UH?  Y dónde para Izarbe.  La pobre se había metido una tollina sin tener conciencia de cómo había sido.  Una de las gordas.  Pobre.  La pierna y algo más en el pecho.  Recuperada para la bajada y con la ayuda de Tripu consiguió llegar como una Jabata.  Luego supongo que los dolores saldrían, pero ahí está.  Yo le sugería “la pala”para enterrar pero me parece que le faltaba mucho para entregar la cuchara y dejarse hacer.  Era la bajada. Pico del Águila, al fondo

Senda rápida, rapidísima y peligrosa si no vas atento porque allí te caes y das más volteretas que un gato.  Enseguida llega la senda dentro del bosque “animado”.  Preciosa, rápida, con peralte, contracurvas enlazadas y con flow espantoso.  IMG-20150815-WA0012Me derrito sólo de pensarlo.  La más técnica y divertida de las bajadas hasta que conduce sobre las gleras de piedra que cruzas a inglete en un “ay” para que no se resbale la rueda y con ella tu pobre humanidad que daría unos cuantos de metros más abajo (dando ripas per la rues).  Esta parte es trabajosa y hay que luchar sobre la piedra descarnada y dura, la rueda firme y la trazada segura.  Debes afirmar tus brazos sobre la dirección y con mano firme y criterio claro avanzar hasta la salida.  Una duda y puffffffffffffffff.  Pero en estas y otras llegas al cierre de Belsué.  Casi acabada la ruta.IMG-20150815-WA0014

Menos mal que no hubo más incidencias hasta aquí.  Izarbe se recuperaba, o más bien sufría para llegar y también Tronko tenía unos problemillas en sus almohadillas felpudas.  Sangraba un poco y el pobre también tenía ganas de llegar.  Enseguida compay, un pelín más.  En 3 km o algo más estaremos de vuelta en el coche.  Rodeamos el pantano por la parte superior y entre el pinar por pista más o menos llana llegamos al puente y final.  Así fue.  Un suspiro.

Ya en el coche, la ruta acabada, la valoración de lo hecho resultó gratificante.  Justo de fuerzas, en el límite, agua acabada con mucha deshidratación y nivel del flow a tope.  Los colegas sobraos de fuerza y ganas.  Bendita juventud.  Están hechos unos mulos.

A continuación rematamos en el Migalón con un par de huevos con aderezo y unas jarricas (van bien para la vista) y la portería tan necesaria en estas ocasiones.  Descanso y a continuar. Un placer oigan.

Así se pasa un buen día, no digo más.  Monte, bici, colegas, birras y portería.  Vaya 5 patas.  Espero veros pronto.  Gracias chavales.

firma-blog-btt_albertolagartijaFrom the hell.  Greatest ………………..best regards.

Vamos que,.. un saludo, kiolllls.

Pico del Águila, al fondo

Leer Más

La Raca + Estiviellas

Casi se me escapa la crónica de La Raca-Estiviellas, pero ya sabéis que en estos tiempos revueltos de verano y mucho Tour, casi no da tiempo ni para respirar.  En un pis pas os pongo en situación para que os hagáis cargo de lo bien que lo pasamos al combinar un par de subidas que merecen la pena, ya sea de forma independiente, aunque yo creo que mejor unidas (o también con la opción de la Caseta del Vasco) dan idea de la magnitud del Valle y las posibilidades inmensas que supone dar un pequeño paseo sin salir del entorno de Canfranc.

11755779_1455619504740220_5910887111654173959_n11745498_1455619501406887_3490872564211218474_n

Ahora está de moda el ciclomontañismo extremo más allá de lo estrictamente necesario, mezclando ya varios componentes antagónicos, -cito como ejemplo subir al Carretón- que lo haces una vez y luego dices:  “Bueno, ya lo he hecho, conmigo no contéis más”; hacer la trail de Canfranc –al estilo de:  quien muere pierde- rutas duras, ingentes desniveles, pasos imposibles y llegar a buscar dónde está el límite del aguante humano, el disfrute y la posibilidad de volver a casa y decir:  ¡Eso lo he hecho y he sobrevivido!

11751875_1455619348073569_3855603371377257085_n

Hace unos años ya leí en una revista americana que había una carrera que se celebraba en invierno y se realizaba en territorio de Alaska.  Cruzaban lagos helados, salvaban desniveles infinitos y llanuras totalmente nevadas.  Amén de la fauna autóctona que intentaban incluir a los sufridos ciclistas en su más bien exiguo menú.  Con todos estos ingredientes alguno (está claro) que no llegaba a la meta.  Pues bien, hoy en día estamos en ese trance.  Menos mal que todavía algunos de nosotros no hemos perdido el placer por volver a tomar el vermout, nuestra cervecita tras la ruta y la portería consiguiente para poder compartir lo que hemos experimentado con nuestros colegas y poner en común una serie de vivencias que de otra forma no llegaríamos a sacar plenamente.  Pero como dijo el torero:  Hay gustos pa tó.

11750704_1455619551406882_5903288458635783212_n

Es el caso de la Raca.  Mil veces repetidas y nunca igual.  Esta vez nos fuimos de extrangis y por casualidades de la vida coincidimos con un nutrido grupo de bikers del Enduro por Zaragoza.  Desde Astún el plan pinta estupendo y el día claro.  ¿Qué malo puede pasar?

10516711_1455619698073534_2473267078418297809_nIniciamos la subida por las rampas de servicio de la estación y sin dejarlo en un ascenso de 600 metros llegamos a la cima de Raca.  Cada uno lleva su ritmo de disfrute y sufrimiento de manera individual.  Una vez arriba, todo es muy exterior, con vistas.  Es lo único que nos alivia del esfuerzo.  Aquí ya nos despedimos y cada mochuelo a su olivo.  Dos grupos, uno pequeño (Los del Reyno) y otro más nutrido (Enduro por Zaragoza).

No voy a abundar más sobre esta bajada porque ha sido comentada en varias ocasiones en este foro y es nítidamente una muestra de nuestro “Wisthler” particular, puro Pirineo y btt en estado primigenio.  P’habernos matao.

En Canfranc coincidimos con el festejo del 87 aniversario de la apertura de la Estación, sobre el cual os pongo una referencia con las que poder ilustrar este acontecimiento:

 https://www.youtube.com/watch?v=7p9loEK33qc

Más allá de la historia y el folklore nosotros nos centramos en la ascensión a Estiviellas por el PR que sube en una preciosa senda entre el bosque de hayas, fresno y gran variedad de árboles de hoja de caduca que tan buen color nos aportan en Otoño y ahora nos proporcionan un frescor y un agradable olor a vegetación y a humedad.

11694110_1455619554740215_743687937100312366_n

Si antes sólo éramos 5 aberronchos, ahora se nos unen dos elementos más en la subida.  Carlota y el tío Bor-jamóndeyork (namber guan  de los descensos y el terreno “portolomalo”)

11745581_1455619508073553_6886422864176708308_n

Vaya, ya estaba yo todo serio y centrado y se me ha ido la inspiración.  Así que Santa Biela de Hollowtech II os pille confesaos.  A ver, que me disperso.  Después de una birra que nos marcamos el tío Peque, Lorenzo, Adri, Tarrino y una servidora se ven las cosas de otra forma.

La subida es fina filipina.  Hay que estar muy bregao para conseguir subir ciclando la p**a cuesta sin que te salte un pistón por la aleta delantera.  El corazón se pone a 1000 por hora y la técnica en cada curva saca lo mejor de cada uno.  En cualquier caso siempre queda echar pie a tierra y empujar del ramal la bici hasta donde sea menester.  También apunto aquí que en vez de subir por el final (más al Norte) se puede tomar el sendero de al lado del Ayuntamiento que es más ciclable.  En cualquier caso ya no hay solución.  El tío Lorenzo ya está embalao.  Madrequécaló.  Alomojó entre los árboles se lleva bien.  Por ser optimista no se pierde ná.  Curva, otra curva, -en subida, naturalmente- más curvas, la ppppp****a curva, jodeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee, pero es que no se acaban nunca ¿o qué?  Tranqui.  Ya queda poco.  Esto es más largo que una meada en moto.  Pero como siempre todo esfuerzo llevará su recompensa, esperamos que las vistas reconforten nuestras ánimas.  No sé si perderé la salud en el intento.  Ya vamos por 1400 metros de desnivel positivo y esto no para.

11755657_1455619691406868_1301700494941322970_n

Por fin llegamos al muro de contención de avenidas, el final.  A partir de aquí todo es cerrar el círculo, bajar, y ……………no sé qué es mejor.  El camino tiene su aquél.  Con más trampas que una película de chinos nos lanzamos a la aventura del descenso.  Casi te falta el aire.  Velocidad absurda con curvas de horquillas sobre los 270º.  Ramas que no están cortadas y nos cierran a la altura de los ojos, algún árbol caído, etc.  Vamos que si fuerzas un poco das más volteretas que un gato.  Y con un patio a dcha y a izda que se te ponen los pelos del culo a punto de nieve.

11215760_1455619694740201_8655657543026212808_n

Venga pues.  A topeeeeeeeeeeeeeeeeee.  Curva con peralte, sin peralte, sin curva……….zas en toa la boca.  Larramadelcopetín.  Bueno es lo que tiene el bosque.  Sigo.  A tramitos cortos, manteniendo el flow, con vistas y claroscuros de entradas y salidas del frondoso paraje se hace mucho más divertido.  Así ya no ves.  Sólo falta bajar con piedras en los zapatos para ir más joío.  Pues mira, dicho y hecho.  Me quedo en una curva, a ras, sin suela de la zapatilla.  ¿Qué hago ahora?  Pues nada, pongo el contador de conocimiento a 0 y sigo.  Así vamos bajando tras el tío Borja y Loren, trazando, enlazando, creando trazadas imposibles hasta que “la piedra del camino del famoso corrido mexicano” se cruza en mi camino y me deja un siete en el flanco de la rueda trasera por el que cabe una moneda de euro.  Cagontxós.  Esto es lo que faltaba.  Ahora que menos mal que estábamos a poco del pueblo.  Los últimos metros de desnivel, casi sin freno, sin rueda que arreglamos con la cinta americana del Lorenzo y que a la postre salvó la intervención, me facilitó la posibilidad de llegar. En un grupo compacto, Jesús, Carlota, el Peque y yo nos rehicimos para juntarnos.

11221514_1455619771406860_5154306615461133822_n

 Menudo día: rueda, freno, zapatillas…  Vamos que cuando se entere “La cuenta corriente” le va a dar un retorcijón de tripas.  Es lo que tiene este terreno de laja suelta y zaborros como lavadoras.  En fin, sin consecuencias.  Acabada la ruta y con los colegas dispuestos a recuperar los coches ya sólo resta echar unas cervezas como colofón, o comer por algún lugar de la Val.

11053149_1455619988073505_3867004501858942747_n

Ya sabéis que no distinguimos lo mejor de la ruta; la ruta en sí? La portería con los colegas? El disfrute de la adrenalina?  Como el orden de los garbanzos no altera el cocido cualquiera de ellas en su medida justa te deja listo para poder soportar otra semana de trabajo, de rutina, de vida plana, intentar sentir que no estamos muertos, que formamos parte de algo.  De la gran familia del btt.  Endulerlos hasta las trancas.

11705195_1455619974740173_3154155966712913025_n

11745903_1455619914740179_8074743842240045320_n

Zans primos.  Otra vez en el monte.  Las mismas caras, las mismas miradas, risa, felicidad…..El psiquiatra me ha dicho que para acabar con la ansiedad en el trabajo me busque un hobby…

A ver dónde encuentro yo ahora un puto enano de la Tierra Media….

              11752543_1455619981406839_4417182391552461485_n

Saludos de Tija, Lagar Tija.  Y por supuesto del resto de endulerdos:  Lorenzo, Adrián, El Peque, Jesús, Carlota, Borja.

Firma Blog BTT_AlbertoLagarTija

Leer Más

Algunos cambios en el blog

Esta es una entrada sencilla para hacer referencia a los cambios que vamos a intentar introducir la blog.

Hasta ahora ha sido un simple blog de rutas de BTT por la zona, con explicaciones prácticas para seguir las rutas con tracks desde un GPS, o desde el móvil, con la atención prácticamente centrada en las salidas del club y las competiciones en las que participaban algunos de los bikers del club.

Pero últimamente las actividades del club se están diversificando mucho, ya que muchos están pasándose al «lado oscuro» y se han comprado bici de carretera, con la que entrenan especialmente en invierno, hemos tenido también varias salidas con otros clubes, tanto en esta zona como en otras, así como hemos comenzado a tener colaboradores para construir el blog.

Por ello, estamos pensando en cambiar un poco la estructura del blog y es de esperar cambios en el mismo a lo largo de este mes de julio, en el que vamos a intentar re-definir los objetivos del sitio web y estructurarlo mejor para evitar que se convierta en un galimatías imposible, que permita encontrar las cosas de manera sencilla, fácil e intuitiva.

Expedición a Zona Zero con compis del BTT Zaragoza
Expedición a Zona Zero con compis del BTT Zaragoza

No os lo perdais, posiblemente tendremos dentro de no mucho secciones nuevas, algún que otro colaborador se va a incorporar para darnos su visión de la MTB, … quizás algunos trucos de mecánica (lo complicado para los talleres profesionales, solamente cuestiones de mantenimiento básico), o sobre material para la bici, quizás una sección de Road Bike, o de puertos míticos, o carreras épicas, o rutas legendarias, o una sección específica de enduro, algo sobre entrenamientos, encuentros con otros clubes, …. ya veremos.

Enduro: Bajada de la Raca con compis del Reyno, del FotoMTB
Enduro: Bajada de la Raca con compis del Reyno, del Foto MTB

Si ahora mismo estás leyendo esto y te gusta lo que decimos, si tienes una idea genial que podría encajar en el blog, o incluso crees que tú podrías colaborar con nosotros, no dudes en contactarnos, hacernos un comentario, decirnos cual es la idea que te gusta, o lo que sea, …. estamos en un momento de catarsis, que va a transformar este sito en algo diferente, esperemos que mejor, más divertido y más útil.

Ya sabeis, ¡¡ RENOVARSE O MORIR !!

Leer Más

Por la Sierra Negra

11709462_1161700433846021_359680063601344777_nEstimados colegas del pedal.  Os presento una  disciplina no comentada todavía en este foro ciclista y que a nuestro parecer es interesante, a la vez muy plástica y sugerente.  No por ello exenta de esfuerzo y aventura, en la línea que nos movemos, y apta para todos aquellos que sienten la montaña, la aventura, el fervor primigenio de los conquistadores románticos de los tiempos de Lucen Briet.

10559939_1161701763845888_2618846895226417659_n10408776_1161700857179312_7432172935081660386_n

Desde que éramos niños tuvimos vinculación con la montaña, crecimos y vivimos junto a ella.  No es de extrañar así pues que sea parte de nuestra vida y de nuestras emociones.  Sentimientos encontrados algunas veces entre la satisfacción y el odio ancestral que nos frustra cuando perdemos, ya sean amigos, ya sea cualquier otra cosa, como una oportunidad en la que debemos retroceder para evitar un mal mayor.  Siempre presente en nuestros corazones y ahora en este espacio virtual deseamos fervientemente que os guste este nuevo reportaje, anticipo de unos cuantos más si es de vuestro agrado.  Un saludo, Alberto.

11223321_1161699087179489_6242550176554618266_n11667379_1161699333846131_3187310784096404586_n

 

Ascensión, por la Sierra Negra.

Por José Luis Bella (Mzungu)

Primera ciclo-montañera del año, en plena ola de calor, con 40º a la sombra y el asfalto a punto de ebullición huimos del valle en busca de aire fresco, verde, agua y horizontes despejados para adentrarnos en nuestras queridas montañas, en pleno corazón de los Pirineos.

Rodeados de los dos macizos más altos de la cordillera Aneto-Maladeta y Posets, se encuentra la Sierra Negra, un mundo mineral de pizarras negras y ferruginosas, que nos trasladan a paisajes casi volcánicos, casi de otro planeta; otro mundo de fuertes contrastes de color donde nuestra imaginación vagabundea libremente, mientras cargamos con nuestras bicis sobre los hombros hasta ganar el lomo de la cresta.

11202106_1161703260512405_3083944692837894975_n

11694851_1161699380512793_4437228096325571405_n

Al fin, poder cabalgar sobre nuestras maquinas por el enorme cordal de la sierra alcanzando los 2.700 y pico metros de altitud rodeados de un paisaje infinito es una experiencia única, surfear sobre el manto de pizarras sin camino, -cada uno elige su trazada-, nos hacer sentir libres aunque sea por unos instantes.

Integrados entre semejante inmensidad la vida se hace fácil ahora, elegir el camino, controlar los frenos, fluir… Más tarde nos internamos en el bosque frondoso, surcado por una senda revirada y con buena inclinación, es la guinda del pastel y así saboreamos cada metro de los 1.400m. de desnivel negativo que nos conducen hasta Benasque, simplemente BRUTAL.                                        .

Gracias Rober (Jabalí) por el trak y Lagarto por ponernos en canción.

       11665548_1161701347179263_5804049254041621842_n      11692704_1161701040512627_7901279442817215259_n

Un abrizo mu fuerte kiollls.

Firma Blog BTT_AlbertoLagarTija

Leer Más

Ruta: La Osqueta y las Pardinas

En las estribaciones de Sierra de Santo Domingo.

Este sábado pasado, día 27 de junio, al límite de lo soportable por lo extremo de las temperaturas veraniegas, pasando con holgura los 35º C, recorrimos una de las clásicas rutas del enduro en Aragón.  La Osqueta y las Pardinas.  Dos rutas en una, combinadas con el fin de poder soportar las inclemencias meteorológicas compensando la frescura del bosque y la maravillosa claridad de nuestros torrentes con el calor extremo.  Qué más se puede pedir a un día de monte.

Este fin de semana el grupo se partió en muchas unidades independientes prestas a colonizar con sus monturas el Pirineo de Este a Oeste.  Desde los Valles más Occidentales hasta la Sierra Negra.  Nosotros por diversos motivos nos quedamos más cerca de casa.  En la Sierra de Santo Domingo.  En las estribaciones de Santa Bárbara, en un entorno privilegiado, puro bosque de conífera, jalonado de riachuelos, torrentes, badinas y fuentes que este año en concreto nos han salvado la vida, de forma literal.

1

Pues bien, partimos desde Villalangua,  aldea perteneciente al municipio de Las Peñas de Riglos asentada en la falda de Peña Solano junto al río Asabón. Situada a una altura de 712 metros y en un privilegiado entorno de natural belleza, destacan por su singularidad la Foz de Salinas, con sus peculiares formaciones rocosas en las que se asienta una importante colonia de buitres. El Portillo o La Osqueta como se le conoce en la zona, un paso rocoso con forma de «W» que a su vez es paso obligado del sendero PR- Villalangua-Agüero, de gran belleza y poca dificultad, dominando el pequeño valle en el que se asienta.

Tranquilo núcleo de población, distante un kilómetro de la carretera A-132 Huesca -Pamplona,  y más concretamente desde el Hotel La Posada, antigua casa Gabás, casa de labradores fabricada a mitad del s. XIX, y actualmente en perfecto estado gracias a una cuidada restauración, donde aprovechamos para desayunar en su terraza con vistas a la Osqueta

Nuestra andanza remonta la pista que conduce al Campamento de los Juanes y lo supera, surcando el bosque protector, en ascenso prolongado donde la presencia de las primeras rampas de buen firme se hacen notar hasta llegar al cruce que divide la pista entre dos opciones: la de la izquierda directo a la”W” y la de la derecha en dirección a la Pardina de Ferrera.  El recorrido nos permite disfrutar de extensas áreas deshabitadas, pedaleando por grandes e infinitos bosques de coníferas, caxicos y pastos, por el noroeste de la comarca de la Hoya de Huesca, así como de unas vistas únicas de los Mallos de Agüero y Riglos, Sierras Exteriores y el Pirineo.

El recorrido nos permite visitar algunas de las antiguas pardinas de la zona, la mayoría en estado ruinoso, y que servían para el aprovechamiento de parcelas de monte. El entorno es precioso, con grandes paredes rocosas asomando entre el bosque y donde aparecen los primeros campos de cultivo. Cruzamos el barranco del Freixal y llegamos a la pardina Ferrera. Esta se encuentra en uso y es una gran construcción con edificios anexos.

Después de la visita empieza la aventura de verdad.  Siguiendo el torrente y en descenso por un fuera de pista poco recomendable para aquellos menos avezados, o sin experiencia en orientación, decididamente sólo para los amantes del enduro, no lo recomiendo a nadie más, exclusivamente para los que quieran ciclar con el handicap de echarse la bici a la espalda en algún momento, o por dentro de un torrente, o con agua por los bujes.  Tomaremos la pequeña traza que recorre el camino de vuelta a nuestro de punto de origen, siguiendo el cauce del torrente.

 3      Desde el cartel que indica la Pardina en bajada.  Insisto en un fuera de pista por zonas donde no se limpia habitualmente, de saca de madera y de tránsito de ganado en semi-libertad, por tanto poco apta para el btt de pedaleo.  No está indicado y es sumamente delicado.  Eso sí, la recompensa de poder recorrer la bajada, improvisando, por el cauce de un barranco lleno, con los pies mojados, y otras partes del cuerpo que no nombro se agradece en el alma en estos días.  Al final aparecerá la pista que recorre las pardinas “ruta de las pardinas”, y se hace plenamente transitable.

Con todo el camino desandado nos situamos en la parte inferior de la ruta, junto al puente que nos ha conducido a las pardinas.  Desde este punto mismo, acometemos otra vez la subida en dirección a la Osqueta, esta vez ya tomando el camino de la izquierda.

Ya acumulamos nuestros buenos 550 mtrs de desnivel positivo y el calor empieza a hacer mella.  Pero ahora dentro del bosque todavía podemos disfrutar del paisaje.

5 4

Desde la pista disfrutamos de la incomparable visión de la Foz de Salinas. Las Fozes corresponden a unidades morfoestructurales del denominado Flysch, que aparece al sur de las Sierras Interiores, como una franja de gran anchura que desciende desde los 2000-2100 m, a 800-1000 m. Se trata de un relieve de colinas y alineaciones de cumbres redondeadas y vertientes muy homogéneas, debido a la plasticidad que le confiere la litología consistente en la alternancia en capas delgadas de areniscas y margas. Las características litológicas, estructurales, geomorfológicas y topográficas de esta unidad se ven modificadas por la aparición de megacapas calcáreas de edad eocena que estratigráficamente pertenecen posiblemente a la base del flysch y son responsables de la existencia de estos geotropos singulares en forma de fozes. Otro elemento destacado es la aparición de la tosca.  Material calizo también muy utilizado en construcción por su peso liviano y que veremos en muchos edificios en la parte superior de las bóvedas y techumbres.

7

Peroooooooooo, a lo que voy vengo.

Ahora viene lo bueno.  Ya en el collado y con nuestros 1000 + toca la aproximación.  No ya por el PR que encontramos en la primera campa sino por pista.  Estamos extenuados por el calor, recalentados, demasiado estresados como para ciclar por senda colgada llena de bojes y aliagas.  Por tanto decidimos rodear la brecha y llegar por el lado derecho.  Ufffffffffffff.  Por fin.  Radiadores recalentados pero ahora estamos justo donde soñábamos estar.  Fotos.

8No puedo evitarlo, cambio el chip.  Desde el punto más alto en la cota 1293 m. hasta  los 695m  del río Asabón.  Todo de corrido.  Una de las bajadas más técnicas, divertidas, trabajadas, rápidas en tramos y trabadas en otros, con piedras como lavadoras en su primera parte, a mi parecer es un compendio de esfuerzo y diversión.

Empezamos por pertrecharnos con los aperos de biker durito.  Casco integral, cremitas y gafas pichis, vamos como un pincel.  Una megavalanche rural.  El tío Álvaro inicia con prudencia, ya advertido previamente, la zona de las zetas iniciales jalonadas de piedra.  Sus últimas palabras fueron: ¿Qué no tengo güevos de bajar las zetas haciendo la croqueta?  ….  Qué pena, se van siempre los mejores.  JAJAJAA.  Una voltereta con carpada cum laude.  Menuda tollina.  Se hizo mal, el pobre.  Que se lo digan a la cadera con más marcas que cardenales tiene el Vaticano.  Pero asín son las cosas.  Nos reponemos y después de quedar todo en chapa y pintura, seguimos la fiesta.  Piedra, piedra, gorda, pequeña, más gorda, jodo qué piedra, y así hasta el infinito y más allá.  Menos mal que cuando llegas al riachuelo de la fuente, se suaviza un pelín.  Los brazos cargados, las piernas en tensión y recalentado más que la pichina de un novio.  En breve aperece Salinas Viejo en una de las partes más técnicas bonitas y complicadas si se hace con cierta soltura.  En curva, contracurva, con desnivel, patio y plantas que te ponen más trampas que una película de chinos la diversión está garantizada.  Un palizón.  Creo que deberíamos descansar, voy muy machacado.  Y yo creo que también deberías ir al psicólogo, estás hablando con el manillar.  Jodo qué paliza, entre el calor y el esfuerzo.  Menos mal que la fuente de la Rata está allí para solventar el problema y refrescarnos con un baño gratificante.

9Después de la racha de escalones y pedrás, es de lo mejor que puede pasar.  Un descanso.  Lo que resta es más sencillo, la verdad.  Un poco más, sólo unos tramos de sendero de tierra con alguna piedra cabrona y una acequia, que frenan la velocidad absurda de descenso y colofón a una ruta en una preciosa noguera que refresca y protege la salida del sendero a la pista que conduce directamente al río y en fuerte pendiente ascienda hasta la fuente que nos regalará un poco de agua fresca para la cara y la sufrida calavera.

Yo creo que hacemos todo esto no por diversión sino por poder comer y beber lo que deseamos en cualquier momento porque no puede ser sano tanto sufrimiento, calor, esfuerzo y diversión.  Luego en casa te sientas al lado de la parienta y le preguntas:  ¿Me ves gordo? Y si te responde: Ven amontónate a mi lado.  Ya sabes.  Vuelve a salir al monte.

El cómputo de datos no es abrumador y muy poco claro.  Los primeros 500 metros de la vuelta de las Pardinas son realmente engañosos porque no dan muestra del esfuerzo realizado.  Se mitiga mucho la fatiga con los baños y los tramos de andar.  Eso sí la segunda parte es para completar una vuelta individual.  Son 800 metros más.  Sencillos de subir, pero delicados de bajar.  Mucha atención.  El total ya veis 1300 de acumulado positivo con unas horas intempestivas, (al medio día), que os propongo evitar siempre en verano.  Disfrutar de 32.5 km, con velocidades bajas de subidas y medias humanas, son más que necesarias en estos días, como en invierno, que todavía es más delicado.  Recomiendo igualmente conocer todas las fuentes para coger agua y mucha prudencia.  Nos os olvidéis las protecciones en brazos y piernas, y aun con todo cuando lleguéis a la piscina parecerá que os habéis follado un gato, de la cantidad de arañazos y pinchos que llevaréis.  Je, je, je.

10En conclusión:  Enduro mon amour.

 Lagartija-Zarzasangrienta.

Firma Blog BTT_AlbertoLagarTija

Leer Más