Disfrutando de la MTB en verano

Este verano el buen tiempo nos ha permitido hacer multitud de salidas de Mountain Bike (MTB), o BTT como decimos aquí (Bicicleta Todo Terreno).

A continuación os mostramos un vídeo con imágenes de algunas de ellas: desde la senda de Binacua, hasta la de Castiello, pasando por Atarés, Borau, Santa Cilia, Santa Cruz, camino de Santiago, etc.

Todas son salidas de club, quedadas a través de nuestro canal de whatsap. Y todas acaban parecido , con la imprescindible hidratación, … que en verano hay que cuidarse.

Nos vemos en el monte.

Leer Más

LA INVERNAL IV EDICIÓN JACA-STA CILIA

 

LA INVERNAL IV EDICIÓN JACA-STA CILIA -2019-

 

Bon giorno siñorinos.

Aquí, desde la seguridad y la confortabilidad que da el estar bajo el tejao, con calefacción, el alicatao hasta el techo, rodapiés y a salvo de la pandilla de ñus con la que me he juntado este fin de semana, tengo la sensación de haber pasado por una sesión de depilación.  Me encuentro manso, no tengo ganas de más bicicleta.  Como cantaba aquel grupo de heavy metal: “Llevo el ojete rojete”, etc, etc, etc.  No abundo en detalles, pero que os sirva como referencia; un orco como yo se ha tenido que dar crema de manos.  Estaban “aspras”.  Se me estaba atascando la piel por todos los lados y ya sabéis que ahora somos una especie sensible a los estímulos más delicados, por tanto, siguiendo la línea evolutiva debo avanzar en esa dirección y proyectarme hacia el sibaritismo y la primura.  O no.

El frío intenso que nos ha regalado esta segunda semana de enero nos ha “espabiliao” más que a un gato.  No es que en las fotos sonriéramos, no, es que se nos había congelado los pendientes y se nos había enganchado el morro.  –8ºC al punto de la mañana no da para muchas “tontás”.  Y aun con todo allí estuvimos.

Ya os digo, orcos de Mordor, gente de la Ribera del Ebro, Valle del Cierzo, de la cercana Comunidad Catalana, de Navarra, oscenses recalcitrantes, del mismo centro de Jaca, hasta de la zona del Jalón, por no enumerar toda la tipología de elementos no encuadrables en ninguna categoría comprensible al entendimiento “humaño”.  La cuestión es que acudieron a la llamada primitiva de las sendas que se ofrecieron desde la Val d’Aragón con la exclusiva finalidad de conocer uno de los enclaves privilegiados del Pirineo, con la intención de intentar elevar esta zona de Jaca a su máximo exponente en cuestión de enduro jabalinero y tomar conciencia de lo que se estaba trabajando por estos lares, que si bien no se le da mucho bombo y platillo, no por ello es menos importante que lo que se cuece en toda nuestra península (y allende las líneas fronterizas).

Así que en menos que canta un gato y a un par de llamadas de teléfono, se congregó una recua de 35 alicates con bicicleta que no dudaron lo más mínimo en calzarse los calzoncillos de cuello alto y tirarse al monte en brazos de un trío de degeneraos con más ganas de retorcerse por el monte que un bujarra con lombrices.  La confianza ciega es lo que tiene.  Por eso se os aprecia, porque estabais tranquilos y sabíais que os iba a satisfacer.

Hombre, calor, calor, calor, no hizo.  Más bien lo contrario, pero el presupuesto no nos daba para contratar buen tiempo.  Por eso se llama la Invernal.  De hecho en esta Cuarta Edición y con el propósito que os he referido anteriormente, se desarrolló en el entorno de Jaca-Sta Cilia, por sus sendas, por sus caminos de herradura, por su monte, sus cerros, sus cárcavas, sus históricos lugares que seguro han dejado huella en vuestra memoria y como no me he cansado de repetir:  “Que se quede grabado en vuestra retina ese lugar privilegiado, que no se olvide, y luego cuando comentéis lo que se vivió guardéis en vuestro interior esa sensación que identifique la ruta y el lugar, sus gentes y su historia”.

Ahora muchos de los participantes ya han madurado, lo han descubierto porque se han puesto la bufanda sin que nadie se lo haya dicho.  La media de edad (salvo de las mozas) no eran precisamente baja.  Había personal con más kilómetros en sus patas que la cafetera del Virginiano. Buscaban algo más, un toque de calidad, de diferenciación.  Y yo creo que lo han encontrado.  De hecho, el mismo sábado en el punto de partida publicado nos concentramos todos y en un suspiro organizamos los coches para iniciar la ruta. Esto es síntoma de predisposición a lo que se nos vendría encima.  Mucha ansia se respiraba en el ambiente y mucho “pinta” con ganas de meterse los más de 1300 metros de desnivel de invierno entre pecho y espalda.  Así que no hizo falta mucha preparación.  Un par de comentarios generales, una salida con parrilla y semáforo y al salitre.

Pistoletazo y patapúm p’arriba.  Calentando, calentando nos fuimos metiendo al bosque y de allí al Cúculo.  Unos retratos y unas risas, unos comentarios y abrazos (porque el personal pensaba que por subir a lo más alto no iba a sufrir más, jajajaja).  Faltaba más chorizo de lo que pensaban.  Iban a pasar todavía más miedo que si las madres se hubieran instalado el whatsapp en sus móviles para controlarlos.

Así las cosas, llegamos a la pradera después de una vuelta por los cepos.  Y de aquí a la zona baja para llegarnos hasta Atarés.  Hasta aquí cero inconvenientes, nada de accidentes y todo como la seda.  Bien peinados, bien retratados e incluso haciendo poses para salir bien retratado.  Es lo que tiene ser mediático. 

En el pueblo, ya abajo, seguíamos dando instrucciones del tipo: “No os preocupéis, está hecho, falta poco”.  Lo mismo que si Gaudí se compromete a acabar la Sagrada Familia en 2 semanas, 3 a lo sumo. Casi seguro.  Faltaba un empentón para arriba y acabar con una de las maravillas de la zona baja, La Torre del Moro, versión “flow trail”.

Risas, setings, ajustes varios y calzados para la ocasión, había que bajar la senda a ritmo de salsa.  Habíamos hecho muchos km como para despreciar estos senderos entre hayas, vegetación que casi no te permite ver, ramas, lianas, tarzán, monos, (bueno no, que hacía frío), hielo y ……..más trampas que en una película de chinos para aderezar la conducción.  “A sac” que dicen los del Este.  Nervio y ansia y una velocidad infernal senda abajo, sobre las hierbas y el musgo, deslizando más que una coja en el baile.  El control se hacía casi imposible, pero eso era precisamente lo que queríamos, salir de la zona de confort.  Y se consiguió.

 

De hecho, hay una “filmanda” como ejemplo, que ilustra perfectamente lo sucedido.

 

 

 

   Pero esto no fue todo, ya en los coches, en la entrada del Boalar, nos esperaba la “bola extra”.  El grupo se había portado muy bien, había habido 0 bajas, todo en orden, aunque ya había compañeros que lo dejarían aquí.  Habían tenido suficiente o simplemente se bajaban de la bici.  Así que tocaba continuar para bingo con el resto del personal.  No problema.  P’arriba.  Súbete la pista, “esquerosa”, muy pina, con pulsaciones en el reloj que no sabíamos ni contar, pero que no dejaba lugar a dudas.  No podías equivocarte ni queriendo.  Arriesgando las últimas calorías en persecución de la bajada infinita, del Ying, de lo mejor prometido en una bajada apoteósica que dejara un sabor de boca acorde con la ruta y dispuesto así para ser deleitado por los paladares más exquisitos.  Se acabó la pista.  Empieza la senda.  Carrascal, árboles, matojos y broza que incita a subir con esfuerzo, y a estas alturas de la ruta se hace “pestiñán”.  De repente una recompensa.  Justo en el balcón, sobre el valle, sobre las piedras, por el cordal superior el sendero complicado, precioso, muy técnico, los tramos expuestos te obligan a concentrarte en lo que has venido a hacer.  Sufrir.  Ciclar.  Disfrutar.  El aire sigue fluyendo helador, sobre nuestro aliento congelado pero la calor falta en los cuerpos y en las mentes.  Alguno empieza a ver su vida en diapositivas, ya que falta un tramo que desconoce y el coche está lejos.  Se encomienda a Sta Biela de Hollowtech y pide por su alma, mientras los demás se reparten las piezas de su bici, en silencio.  Se busca la última barrita, gominola, isostar o cualquier cosa que quite el dolor.  Ahora que caigo, ¿por qué se llaman anal-gésicos si se toma de manera oral?  Bueno que me despisto.  Estamos a punto de estar a punto.  Del inicio de la bajada.  La integral.  Lujo prometido que todos esperamos.

Un tercer grupo que nos habíamos quedado atrás para cerrar con seguridad toda la manada, inicia el descenso.  Me lanzo como una histérica senda abajo, ciclando con confianza por la caja del sendero, viendo pasar a velocidad absurda la vegetación, los saltos increíbles que están pergeñados sobre el relieve natural, las salidas al aire de forma intuitiva y natural de nuestras máquinas, siguiendo el camino de los taludes y los perfiles de peraltes marginales.  El musgo nos vigila, la humedad no permite muchos ”flirts”, no debes frenar y mucho menos en seco porque te calzas una “órdiga” del tamaño del sombrero de un picador.  Las manos han trabajado mucho, están heladas y aun con todo son necesarias porque el control es más que serio.  (Esto es de perogrullo, porque si no tuviéramos manos con qué nos íbamos a agarrar, ¿con el rabo prensil?).  Pues eso, patatum p’abajo.  Entre ponte bien y estate quieta las trampas en las curvas y el árbol en medio con una piedra que te promete un abrazo magistral para enviarte al hospital sin dudarlo.  Pero qué bien trazada está la caja para volar, correr, disfrutar, gritar y exudar adrenalina hasta rematar con un salto sobre el talud de salida que te dibuja la sonrisa tontuna cuando llegas abajo con los colegas.  Macho ¡qué bien!  Ya tenía ganas de esto, se decía.  Pero…..no habíamos acabado.

 

Faltaba el “half pipe” que dice el punto anglo.  No es nada.  Un tubo dentro del barranco aguarda tras una caída al vacío que inicia la parte final, un desgarro de placer, oiga, increíble zig-zag dentro del bosque encantado, del carrascal infinito, sobre tierra húmeda y hojarasca que protegen al elfo de turno agazapado en busca del biker que tenga un accidente, para así aprovecharse de él y dejarlo como a un Renault 8, y de paso curarle la escoliosis.  Esta es la vida en el bosque.  Dura y de oportunidad, por eso salimos de allí como alma que lleva el diablo y tras un par de saltos y subida por los “margines” la desembocadura final nos aguardaba por la derecha en forma de delta sobre el camino romano.  Chis pum.  Final.  Gozada.  Yo me siento realmente bien simplemente de recordar las caras de todos los que vi salir del bosque para juntarnos dispuestos a la conexión final.  Un auténtico lujo, sonriendo, abrazándonos, dejar fluir toda suerte de piropos a la senda y por ende a los aborígenes que les habíamos llevado.  Insisto, para mí el mejor regalo.  En el momento que salió el último, ya en el Camino de Santiago, un tramo pequeño por camino nos condujo de vuelta a los coches.  ¡Qué satisfacción, de verdad, qué tranquilidad!  Ni un accidente grave, pocas averías, algún susto, pero en general todo correcto.  ¿Se puede pedir algo más?  Creo que es suficiente regalo ver tantos compañeros abrazándose y haciendo el mico por la entrada al Boalar, y por supuesto compartiendo con nosotros su alegría por todo, por haber acabado, por haber hecho una ruta completa, de enduro de verdad, con subidas intensas, bajadas a muerte, tramos de conexión, bajadas por piedras como lavadoras, bosques de carrascal y otros de ensueño, senderos peligrosos y pistas “esquerosas” de conexión aunque totalmente necesarias… y sobre todo la “Bola Extra”, La Integral.

Y esto fue todo lo relativo al sábado, en cuestión de bicicletas.

 

 

El domingo nos fuimos a contemplar la Virgen de la Peña.  De inicio ya por el carrascal prometía ser una ruta bastante exigente.  La verdad es que íbamos “picados” del día anterior, pero con ganas.  Un poco de subida por pista asfaltada y de repente la creatividad nos llevó como por arte de magia a la pista final de subida al merendero.  Maravilloso sendero de desnivel constante.  Una joya.  Como no puede ser de otra manera visitamos la ermita y procedimos a bajar.

Unos cuantos bikers, aquí mismo decidimos bajar por el carrascal y el bosque directamente al Camping porque tendríamos suficiente ya, pero otros sin embargo decidieron aderezar la mañana con más kilómetros y pedal por las sendas y el bosque más próximo a Sta Cilia y al sendero de Binacua. 

Una vez concluida la fiesta y con bastante cansancio en las piernas no quedó otra que ducharse, pasarse el esparto y el fairy y ponerse hecho un “hombresico” para finalizar la jornada a base de una buena comida en El Bosque.

Poco más queda por contar, salvo las cosas que no deben contarse.  Así que disimulen vuesas mercedes si no han tenido bastante.  Con esto y un bizcocho………..no me seais guarros.

 

 

 

Como budista admiro las técnicas zen y la disciplina del tao, por ezo lo hago todo zentao y lo tomo todo con karma.  Me toca digerir todo el fin de semana y recuperar la paz y la tranquilidad.  Me lo he pasao como un crio.  Como dice mi colega: “Os quiero un huevo”.

 

Un placer haber compartido estos días con vosotros, mi agradecimiento personal a aquellos que os habéis esforzado más haciendo un viaje largo desde vuestras casas, al Agüelo, faro y referencia biker de esos jovenzanos que ven lo que les espera dentro de unos años y además lo ven con admiración, a los compañeros de fatigas que a través de amistades o por los medios de comunicación os habéis venido sin ninguna pereza, a la “Presidenta Nora” por la colaboración en la entrega de premios, a los colegas que siempre estáis ahí y a la mínima que se os comenta os apuntáis a un bombardeo, por supuesto a mi grupo habitual con el que comparto casi todos los fines de semana.  Aupa AS CIMAS.

 

Al grupo BTTAVA, que vino a pesar de que casi no había información y no sabían quién era este elemento peligroso que les citaba a una emboscada casi segura.  Fuerza valientes.

Un último bloque de agradecimientos destinado -aunque sea desvelar un poco a una persona que prefiero permanezca todavía en el anonimato- que cree en nosotros y que ha facilitado medios para que esto sea un evento de nivel plus, aportando ese toque de calidad con las imágenes y filmaciones que saldrán y que después serán un lujo para el paladar más exigente, gracias, un fuerte abrazo.  También al equipo de filmación, José Torres e Iván con el dron, al colega Alberto de Sta Cruz de las Seros que se volcó con nosotros de manera altruista, a VacacionesPirineos, que a través de Javier Buil ha sido un éxito clamoroso ya que ha puesto a disposición unas instalaciones de luxe al servicio de los vikingos del Norte con todo lujo de detalles y posibilidades de un nivel altísimo, aunque no hayamos tenido posibilidad de utilizarlas, al restaurante El Bosque, José y su esposa que han tenido paciencia infinita y fuerza para aguantar abiertos hasta que consumimos toda la bebida y conseguí llevarme a estos cierra-bares, al colega Roberto que siempre me echa un cable en la parte técnica y que nos hizo una promo digna de cualquier evento de alto nivel, a Adrián que me acompaña en todas las embarcadas con un nivel de implicación total y que además asume la dirección sin titubeo para que no os descontroléis; alguien tiene que llevar la vara de avellano, a Adrenalina, Diego, por su voluntad para hacer cosas y que aunque desafortunadamente se le torcieran por un problema familiar le deseamos pronta recuperación y le esperamos para la siguiente.

Un fuerte abrazo a todo tipo de pausers con bici de enduro que os gusta el barro y no pasáis una invernal por alto.

 

Para terminar a mi equipo de colegas aborígenes que sirven p’a to tipo de rotos y descoíos, del asunto, trabajadores incansables para el mundo del btt enduro, David y Gonzalo.  Muchas gracias pibes.  Sois la hostia, no cambiéis.

 

Siempre digo lo mismo cuando acaba una INVERNAL:  “No pienso preparar ni una más”.  Luego salgo otra vez al monte y se me olvida.

 

 

 

 

 

Por cierto, ¡qué bien lo pasemos, cómo disfrutemos! ¿Y tú no estastes?

Nos vemos por las sendas, suerte.  Soy Tija, Lagar-Tija.

Leer Más

Buscando la ventana

Estos días en los que no para de llover, parece imposible salir al monte con la bici, pero de vez en cuando se abre una ventana que nos permite salir y disfrutar del monte con nuestra bicis.

¡No desesperes! Que después de la tempestad siempre viene la calma.

A ver si encontramos ventanas mayores que nos permitan hacer más y mejores vídeos de como disfrutamos de la bici aquí, en Jaca, a la sombra del Monte Oroel.

Firma Blog BTT_Pedro2015

 

Leer Más

Oroel para todos

En este periodo de alegaciones al plan de usos de la Zona de Oroel y San Juan de la Peña se ha llegado a proponer la total prohibición de circular en bicicleta, por lo que el club BTTAVA de Jaca ha presentado unas alegaciones al Ayuntamiento de Jaca para evitar su total prohibición.

El club se ha visto desbordado por un importante apoyo, mucho más de lo que podría imaginar. Para dar a conocer algo más sobre nuestra forma de ver las cosas, nos parece importante exponer aquí algunas de nuestras opiniones, sin censura, ni “interpretaciones” de medios de comunicación.

(más…)

Leer Más

Una salida disléxica.

 

Chúpate esa peladilla que tiene caldo.  Start.

Sierra de Vicort.

 

Empezamos el año endulerdo a todo ritmo.  Primera salida en grupo por la Sierra de Vicort.  Memorable.  Nos gustó, hasta la ruta en bici.  Y eso ya es mucho decir porque el nivel era muy alto después de la visita, al mismo lugar, del año anterior.  En concreto esta ruta es la que me gustaría ofrecer a los colegas de Jaca para que disfruten de un entorno diferente (sin ser especialmente técnico, pero con muchos alicientes que la hacen especial).  Ésas de las que se recuerdan todo el año.

Temperatura invernal que te pone los pelos como escarpias, viento del Sur cargado de humedad para completar la sensación : “Si me hubiera quedado en la cama, tan calentito, arrimao…”.  Y para rematar la jornada un final feliz en el bar de Sediles con una merienda preparada a base de adobo y viandas a tuttiplén.  Como si no hubiera un mañana.   Colesterol y lomo, costillar, huevo… oro líquido para nuestras venas. No se puede pedir más.  O sí.

Te recuerdo Amanda, la calle mojada, visito la fábrica donde trabajabas …  Qué gonico todo.  Y yo al fútbol, en la mañana del sábado con el chico, pero……….  ¡Mira! Los astros se alinearon y tuve libre.  El Alto Mando dispuso que tuviera fiesta el sábado y yo que soy bien mandao y obediente preparé la bici a última hora del viernes, sin ruedas montadas, sin cubiertas, en definitiva sin bicicleta lista, me encontré con la puerta abierta a una SALIDA DISLÉXICA.

¿Dónde vas a estar peor que en casa?  Frase mítica.  (Algún día podría hacer una crónica sólo a base de frases escuchadas en el monte, pero lo dejo para otra feliz ocasión)  Lo dicho.  Alea jacta est.  Libre.  El sábado salgo presto con el coche cargado de ilusión dirección Sierra de Vicort.  En Marivella estábamos citados para el desayuno por el aborigen del lugar (véase Orera) para las instrucciones pertinentes y los últimos preparativos en ciernes de la ruta que tenía pergeñada prácticamente en su totalidad.

Dicho y hecho.  A tan maño evento acudimos 10 hombretones del Norte dispuestos a pasar por lo que hiciera falta.  Hasta a montar en bici si fuera preciso.  Y así fue, vive el Cielo.  Destacados a Sediles para hacer ruta de combinación de coches, dejamos en el principio y final los suficientes para la ida y vuelta.  De esta forma el inicio muy próximo a Viver de Vicort se hizo más llevadero, por no mencionar que se bajan más metros de desnivel de los que realmente se ascienden.

 Un trocito de Cielo.  Yo renuncio al mío si no puedo salir de vez en cuando de esta manera.  Un bálsamo para mente y alma, un descontrol neuronal y una cura de realidad.

 

 

En otras palabras, es bueno tener amigos con el mismo desorden intelectual que el tuyo.  Estos están mal, como si se hubieran caído de la cuna a un metro de altura ya de pequeños.  Sin solución.

 

Son las 10 a.m. Debemos salir.

Vamos a trepar a la copa de este sol de enero,  a hacer un nido en su ramaje,  allí reírnos viendo como a cada minuto se lo devora el paisaje, que cuando entre mis brazos resuene el sobrealiento yo iré perdido entre tus árboles dejándolo todo, quemando los tronos donde reinen dudas.  Sube por la ladera, a medio camino entre la vega y la sierra, a cuchillo sobre el mar de nubes, déjate mecer entre tus sensaciones y la soledad donde habita la niebla y el agua. Ven conmigo, si eres piedra da igual, yo seré camino, sube, cicla yo te canto, te arrullo, te arropo, te abrigo, te mimo.  Sufre y suda sobre tu mecánico corcel hasta la cima del mundo, nevado por el temporal, hacia tu destino fijado por el camino del hombre.

Soñarás despierto, perderás el miedo, buscarás desiertos en el suelo, del sabor añejo, de esas ganas tontas que te dan de subir al cielo probando el veneno del viento y respirar, casi me lo creo, cuando yo te veo, demasiado cerca para ser verdad. Regaré, sin querer, con silencio, estrellas, que no anhelan más que el grito del papel en el que he escrito mi quehacer, que nunca más servirá de nada si su tronido se queda en nada cuando su savia ya no te riega.  Maravillosa visión del horizonte, sobre la plana de la capital del Cierzo, roja, inmensa y fría.

De la ruta no sé qué deciros.  He preferido contar mis sensaciones de un día de monte pleno de sentimiento y desafío, de esfuerzo, de risa, de complacencia en una merienda apabullante, de paz y de buen rollo biker desde el inicio hasta el final del día.

Para aquellos no satisfechos con la descripción de la ruta les diré que la subida al Pico del Rayo es dura, por pista la mayoría del camino, de rampas casi imposibles al final del trecho hasta el refugio superior, pero que también compensa y sabe a bálsamo reparador la bajada por la trialera hacia el fondo del barranco, dirección a Mara, Belmonte de Gracián, Orera y todos los pueblecitos que hollan la bajura, sin matorral, ya campo abierto, de color y olores de invierno, a humedad y tierra vuelta.  Los caminos viejos de herradura sobre las tablas apuntalan trozos de campos ya abandonados y repoblados con pino que presentan un plus de técnica y diversión sobre un cordel de ancho para trazar una dirección con vistas a una futura salida.  Tapizado el camino con las acículas de los pinos,  con vegetación rastrera y poco arbusto que no protege la descarnada tierra.  Suficiente para rodar.  Suficiente para deslizar sobre el manto móvil de nuestro camino en dirección a casa, al refugio.  Y luego las conexiones entre pistas divertidas y cortas para recuperar el aliento y el resuello.

Mucho desnivel.  Poco trecho.  Mucha diversión.

Entre tramo y tramo la conversación y el humor.  La bajada de pulsaciones y también la uniformidad emocional de los que acabamos de bajar a buen ritmo sobre una zona complicada y que nos hace exagerar los movimientos y las cabriolas sobre la bici, la frenada y el recuerdo incrementado de algo especial.  Paz al final, satisfacción, liberación de la adrenalina que nos lleva al bienestar.

Es lo que tiene ser endulerdo.  Nos encanta ser disléxicos.  Vivan las acelgas.  Mar y montaña, como las ensaladas modernas.

 

Otra vez será, hoy he preferido describir el día.  Otro día llegará la hipoxia y podréis reíros con un relato que acaso no deje saber la ruta que se hizo.  También es montalbán, pero de otro estilo.  Al final todo suma y todo se incorpora al acervo biker de un colectivo cada vez más perjudicado de lo suyo que nos hace diferentes y especiales a ojos de los profanos, que se recoge con exactitud en esa frase tan nuestra en Oregón:  “Nos miraban como las vacas al tren”.   Me encanta este deporte y el poder compartirlo todavía es más satisfactorio porque te reconforta dos veces, una cuando lo vives y otra cuando lo compartes.  Un abrizo.

Por mérito, paciencia, disponibilidad y sacrificio en la preparación y devoción por los suyos y el bien hacer del evento cito primero al “namber guan” de los discobares de la zona:  Er Tito Fon, asin de seguido ar resto de los componentes del evento.  De izda a dcha sobre la foto del árbol-candelabro: Er Sherpa (Miguel), Er Almiroy (Alberto), Er Tanano (Fernando), Er Calas (Javier), Er Tito Cirac (Miguel), Er Lagarto (Alberto), Er Zacarías (Óscar), Er Carmelo (X), Er Gallego (Manuel).

 

Nos vemos en el monte.  Espero que compartiendo las mismas sendas o cualquier otra que sea del agrado de vuesas mercedes.

Un saludo. de Tija, Lagar-Tija.  Alberto.

 

Datos técnicos:

https://www.relive.cc/view/1354976158  

Echa un vistazo a mi entrenamiento en bicicleta en Strava:

https://www.strava.com/activities/1354976158/shareable_images/map_based?hl=es-ES&v=1515855829

Leer Más

Videotutorial: Wikiloc en el movil

Hace mucho que no escribo para la sección de ciber-frikis de la BTT, pero mi parón forzado es un buen momento para retomarlo, aunque ello suponga pelearme con el ratón y el teclado con mi mano izquierda, mientras mantengo el brazo derecho en el cabestrillo.

En la sección CIBER FRIKIS, la información sobre el wikiloc en el móvil es la que más interés despierta, por lo que he decidido hacer un video tutorial sobre lo más básico de su manejo. Una guía rápida para iniciarse en su manejo, o simplemente para hacerse una idea sobre como funciona.

Tenemos más información en el blog, tanto sobre esta aplicación, com0 de alguna otra, así como de aplicaciones para trabajar con tracks en el ordenador, podéis curiosear por el blog.

Si os interesa la información, necesitáis alguna explicación sobre algún detalle más, o sobre otro tipo de aplicaciones, poneos en contacto con nosotros e intentaremos ayudaros.

Espero que os sea útil, esa es la intención con la que lo hacemos. Un saludo y hasta la próxima.

Firma Blog BTT_Pedro2015

 

Leer Más

Consultorio de enduro. PARTE II

https://www.youtube.com/watch?v=K0lWgY0u-jI

 

 

CONSULTORIO BIKER

(Nueva especialidad)

PARTE II.

De cómo superar una fase de hipoxia y de la vida de un verdadero endurero

 

El consultorio de mayo incluye varios comentarios: salidas, al gusto del que comenta, explica cómo se hacen o nacen los bikers y pone en su sitio a las famosas rajadas descerebradas que recomiendan la vida sana, la alimentación equilibrada y la práctica de la meditación Zen, el amor mundial y la paz del alma.  O yo qué sé, o lo que se me ocurra.

En este consultorio vale todo: dudas mecánicas, enigmas sobre el monte, problemas psicológicos, cuestiones metafísicas y dramas de la vida contemporánea. Sólo tenéis que enviarme un mail a la dirección siguiente:   atomarpolculo.gmail.com. Responderé a vuestras preocupaciones el primer día de cada mes, salvo festivos, puentes, enfermedad grave o fallecimiento.  Todo esto si me sale de la junta de la trócola.

 

Sujeto 5.-ManoloCabezaBolo: Estimados amigos me dirijo a vosotros porque tengo dudas sobre la nutrición (zumos, barritas,etc) relacionada con el ciclismo y en particular con la juerga endurera (ex post).  Lo que vulgarmente se conoce con el nombre de: “Cariño, llegaré un poco más tarde.  Hemos tenido una serie de problemas que nos han retrasado”.

Querido ManoloCB.  Ya veo que sí, que estás más retrasado que los coj***es de un tigre. Pero no pasa res.  Esto es siempre relativo y atañe simplemente a tu subconsciente de “retarder” y además sin solución de continuidad, hasta la muerte.  Por eso y por nada más debes saber esto:

Aclaremos primero que cada uno hace con su cuerpo lo que da la gana: si queréis atiborraros a zumos, batidos o cócteles de orujo con salfumán es vuestro problema, no el mío (aunque me dolerá un poco que una microscópica parte de los impuestos que pago se dedique a costear los gastos sanitarios de vuestra inconsciencia, tampoco os voy a engañar).

Lo cierto es que una buena ruta con celebración a base de ámbars a tutiplén y dobles de papas bravas + calamares a la romana es lo que viene siendo definido como JARRA Y PEDAL.  Afición compartida por muchos de nosotros, los cuales además proponemos esta modalidad del duathlón como olímpica.

En cuanto a las barritas te las puedes poner “en el conducto habitual” porque donde esté un buen bocata longaniza, de paté de olivas negras con tortilla, un trozo de pizza sobrante del día anterior o similares se pueden quedar todos los aportes y complementos vitamínicos en el estante de la gran superficie.  Por mí como si comes alpiste.  Chúpame un pie Marifé.

 

Sujeto 6.- Josezaluis de todos las Fuentes: Suelo comprar arcilla en polvo para hacerme mis buenas mascarillas faciales caseras. Recientemente, en las instrucciones de una de ellas, leí que era “apropiado para el uso interno”. Como no sabía qué significaba eso, lo busqué en internet y, para mi sorpresa, descubrí que hay arcilla que puede comerse. De hecho, hasta donde he averiguado, hay varias actrices famosas/locas del mindfulness que recomiendan su consumo. Os pido por favor que nos ilustréis sobre este nuevo manjar. ¿De verdad puede comerse la arcilla? ¿Cómo se prepara? ¿Podéis darnos alguna receta? ¿Es bueno para el Montalbán? ¿Llegaré algún día a ser como la Dama de Elche? ¿Carne o pescado?

Bien.  Querida Josezaluis, comer arcilla es sanísimo. Y comer cemento, también. ¿No has probado los ladrillos molidos? Están muy de moda, y desintoxican el organismo. Aunque lo más de lo más es romper un cristal, meterlo en la Vitamix con un poco de kale y de chía, y tomártelo todo en plan batido. Tú sigue al pie de la letra todas las mongoladas que digan las famosas del mindfulness que ya verás qué rápido estás criando malvas. Yo, por mi parte, no pienso recomendar a nadie la práctica de la bucarofagia, muy de moda en la España del siglo XVII, pero tan arcaica en el XXI como la tuna.

Estimada amiga, a este consultorio han escrito toda clase de pervertidos, pero nunca nadie como tú. Gracias por completar ese hueco. Nos hemos puesto en contacto con los Servicios Sociales, pero se han negado a darnos cita, salvo en el frenopático. Así que una de dos: o te vas a comprarla allí, o te sigues esnifando todo el jardín.

Sujeto 7.  Marcos de Andrés Antonio: Estoy con ganas de que mis pequeños sigan la estela de su padre.  No me refiero a la privación de libertad y el régimen abierto, sino más bien que salgan al monte con la bici de enduro a rodar y entre ponte bien y estate quieta llegar a conseguir el estado de Zen en casa.  Vamos, en definitiva, que no me encorra la parienta con la escoba en ristre.  (Alguna vez la he visto al llegar a casa en la puerta de la entrada con los rulos y las pantuflas y allí mismo con un par le he plantao : “¿no te arranca la escoba o es que has visto las pelis del Jarri Poter?”  Con lo cual se ha liado una de cristo y no te menees).  Ayúdame Master, plis.


    

Querido M.A.A. (para abreviar), quiero pensar que tu correo forma parte de un complot para acabar con mi persona. Alguna oscura organización quiere destruirme, y te ha pedido que me envíes un mail que me desmoralice, me haga pensar que mi trabajo como periodista endulerdo es inútil y me lleve a perder las pocas esperanzas que tengo en el futuro de la humanidad. Digo que prefiero pensar eso porque la otra opción es deducir que eres un “monguer integral” y que tu falta de sentido común no te ha llevado a pensar una solución simplísima para tu problema: Llevarte al niñ@ al monte es obligatorio borrego.  Dónde va a estar peor que en casa.  Y si no pregúntale a los míos, a los del vecino o a cualquiera que tenga ya las manos en forma de espátula de aguantar la play, la consola, o cualquier artilugio electrónico.  Sería poco darte 30 latigazos en los ojos y echarte un poco de sal.  Los críos son como nosotros en pequeño (aunque no lo sepan) y es más si salen contigo además tendrás excusa si llegas tarde.

Esto no es una prédica en el desierto.  Sin ir más lejos el otro día, en el puente de mayo, salimos con los zagales al monte por los alrededores de la Ciudad del Zierzo hacia la Plana de María.  Y en menos que canta un gato bajamos el barranco de Las Almunias con un remonte por la pista y retomar de bajada el barranco de las Cabras.  Y qué sorpresa, -no para mi colega, ni para mí- los dos chavales que acompañaban a los dos padres nos dieron la satisfacción infinita de que esto del enduro se lleva dentro.  Bajaban como si fuera cualquier cosa, relajados, fluía de dentro la trazada y sorteaban los obstáculos como si estuvieran hechos para ello.  En definitiva que es la salida natural al monte para que se vayan iniciando en nuestra religión.  Por no mentar el ágape post ruta que se metieron entre pecho y espalda como unos campeones del mundo.

Espero haber sido claro, ¿cuándo demonios se acabará la horrible moda de las máquinas electrónicas?  Ahora bien, como no lo hayas entendido espero no llegar a conocerte en persona porque te arreo una órdiga que vamos a morir los dos, tú de la hostia y yo de la onda expansiva.  Niños al monte YA.

 

Sujeto 8.- Fray Gel del Súper.  Últimamente veo que se está casi demonizando mi vida.  Creo que hasta sueño con las sendas que hice el sábado pasado.  ¿Hasta que punto debo flagelarme por mi comportamiento?

Uf.  Llegamos a un punto culminante.  Creo que has alcanzado el nirvana del enduro.  A partir de este momento consideraría seriamente la opción de vivir de esto o también convertirte en el gurú del barrio en el enduro.  Yo cambiaría de ropa y probaría a hacerme llamar con un nick. Me llenaría de tatuajes todos los miembros de mi cuerpo y andaría como los negros del Bronx. Naturalmente me compraría un cassetto de 2×2 con bafles de 200w.  Si además te publican tus peripecias en una revista, llegado ese caso, te animaría a tirarte por el balcón para convertirte en un mártir auténtico.

Pdta. Crítica ácida a los miles de gurús y modas absurdas surgidos a lo largo y ancho del mundo del btt.

 

 Saludos. Enseguida nos vemos en la próxima entrega.  Que el Señor os pille confesaos.  See you gurriones.

 

FINAL DE LA PARTE II.

Leer Más

Consultorio del enduro. Parte I.

New mental disorden.

 

CONSULTORIO BIKER

(Nueva especialidad)

PARTE I.

De cómo superar una fase de hipoxia y de la vida de un verdadero endurero

 

Para el mes de Mayo (el de las flores).  Oig ¡qué bonito!

El consultorio de mayo incluye varios comentarios: salidas, al gusto del que comenta, explica cómo se hacen o nacen los bikers y pone en su sitio a las famosas rajadas descerebradas que recomiendan la vida sana, la alimentación equilibrada y la práctica de la meditación Zen, el amor mundial y la paz del alma.  O yo qué sé, o lo que se me ocurra.   

En este consultorio vale todo: dudas mecánicas, enigmas sobre el monte, problemas psicológicos, cuestiones metafísicas y dramas de la vida contemporánea. Sólo tenéis que enviarme un mail a la dirección siguiente:   atomarpolculo.gmail.com. Responderé a vuestras preocupaciones el primer día de cada mes, salvo festivos, puentes, enfermedad grave o fallecimiento.  Todo esto si me sale de la junta de la trócola.

 

Sujeto 1.-Viriato: De un tiempo a esta parte parece que los gurús han empezado una cruzada contra el enduro aberroncho a favor de las carreritas, las rutas de “trail running”, el cuerpo sano, la alimentación y las chuminadas. También aumentan los artículos que no critican las salidas en blanco, sin final feliz con una buena cerveza, del tipo standard (jarra y pedal).  Les llaman “bombas de glucosa de efecto retardado” como el arroz. Ahora bien, en rarísimas ocasiones leo críticas contra el fofisano (elemento alicatado al sillón, opinando sobre deportes desde el relleno, sin el más mínimo pudor), cuando el  interfecto tiene un contenido de almidón en el cerebro que deja a los diabéticos temblando y aporta muy poco al mundo real. ¿Me pierdo algo? ¿Tienen estos mongolos unas propiedades excelentes que no he sabido ver o hay una especie de ‘lobby’ en las revistas que hacen que los habituales del monte eviten hablar del tema?  ¿Es mejor correr que volar?  ¿A qué huelen las nubes?  ¿A los peces de colores les entra agua en los ojos?

Querido Viriato, como hoy me tenéis hasta el mismísimo fondo del níspero con las consultitas sobre las rutas para correr por el monte, he puesto la tuya en manos de un experto. Hans Solo, de Star Wars Aberroched.  Explica que las carreritas están bien para ventilar pero que no seas cansino porque al final va a parecer la zona de bici un Corte Inglés en hora punta.   Así que al final el balance que hacemos todos se resume en una frase:  “¿Dónde vas a estar peor que en casa?”  Tira las zapatillas y súbete a la bici, kiollll.

Por otro lado, que no el de atrás, es cierto que el correr tiene menor índice de divorcios (velocidad a la que la parienta se aleja en función del cabreo o por el contrario, despegue de tu culo propiciado por un viaje expedido a puerta gallola, desde el lecho conyugal hacia la atmósfera). Pero hay otras circunstancias que influyen: “El acompañamiento, puesto que esta nociva presencia de amigotes y el ambiente en el que se desenvuelve el tema, se reduce; a una forma de vida en libertad, ya que las neuronas se evaden y se diluyen y es el tipo de vida habitual donde se suele olvidar todo para dar paso a una situación de nirvana vaporizado”. Resumiendo: ¿Qué esperáis después de una semana de mierda para salir con los colegas al monte a hacer lo que más os gusta?

Para dar cumplimiento a esta premisa anterior una salida por las Planas junto un montón de colegas de As Cimas, por los barrancos de Las Almunias, bajada por la Sangre – Media Tensión, Cabras deja un sábado niquelao.  El colofón del bar de Cuarte de Huerva propicia el marco apropiado para solaz de un grupo de sedientos camellos con más ganas de juerga que una despedida de solteros.  Y con esto y un bizcocho a casa manso, suave como un guante y con el fondo de los ojos como el Ben Johnson.  Maravilloso.  Buen finde último de abril.

 

Sujeto 2.- Mandriel: Hace unos años practicaba el yoga.  Luego me di cuenta de que me olían los pies hasta el punto que se me ponía el pelo verde y opté por el Montalbán, también llamado mtb.  Ahora no concilio el sueño si no hago 2 ó 3 salidas por semana en compañía de otros enfermos que tienen igual desorden mental que el mío.

Querido Mandriel, no tienes solución.  Has probado el deporte de verdad y ahora mismo estás enganchado.  Estás sumido en un angustioso estado de psicosis que sólo podrás superar metiéndote unos viajes por las bajadas de Ullé, Arguis Collarada, Biescas, etc,  y de bajada en bajada aprovecha para explicar a los mayores del lugar por dónde vas.  Si no te llevas un gorrazo acaba la jornada con una buena birra sentado en la Calle Zocotín o similares.  Eso sí bien fría.

 

Sujeto 3.-Ratiana: Mi marido vuelve a casa tarde y mal.  Últimamente sospecho que tiene “otra”.  Tal vez tenga algo que ver con el enduro (no sé ni siquiera qué es eso)

Querida Ratiana, tu pregunta me ha dejado medio cuerpo paralizado y el otro medio con convulsiones, así que le paso el marrón a nuestro especialista en psicología paranormal “Apu”.

Olvídate querida no puedes competir.  La “otra” es capaz de dar satisfacciones sin tener que llegar a la cuenta bancaria para entablar una negociación.  Accede a tus peticiones de forma voluntaria y además sin mucha frecuencia practica la fórmula del “Toro mecánico”. Esa en la que vuelas unos metros antes de sacudirte una buena órdiga contra el suelo.  Al final todo es amor y el boj es tu amigo. Pero chica, tampoco es para que te pongas “hecha un obelisco” si no puedes con tu enemiga únete a ella.

Un descubrimiento esto del enduro.  Señor, gracias por esta delicia. Si Dios existiera, debería destruir urgentemente a la persona que la ha inventado esos deportes tipo rugby subacuático, zorbing etc.  Y de paso, exterminar a toda la raza humana, para evitar que pueda surgir otro ser con ideas similares.

Sujeto 4.-Muesli: Sé que es un tema recurrente pero es que quedé tan en shock después de ver las traducciones que se habían hecho sobre términos ciclistas que tenía que compartirlas con vosotros.

Querida Muesli, gracias por ilustrarnos con esta joyita que compartes con nosotros. Me encantan los términos como runner, follower, hater, biker, etc, pero la traducción que mas me inquieta es la de “singermorning”.  Que es lo que más abunda.

 

HASTA AQUÍ LA PARTE I:

Os dejo que tengo visita en el psicólogo.  Volveré en breve con la parte siguiente y la iniciación de nuevos aberronchos al enduro.  Que Dios reparta suerte y nos vemos en las sendas.

See you little canal sparrows.  Soy Tija, Laga Tija.

Leer Más

III Invernal de Riglos. La Vieja Tronca, si ese es su verdadero nombre

III LA INVERNAL de Riglos, de la Vieja Tronca

(Si ese es su verdadero nombre)

11panoramica1              Llegó el día. El día de empezar con la celebración de la III Reunión INVERNAL de la Vieja Tronca. Festividad bicicletera en un entorno privilegiado que ha sido declarado de Interés Monumental. Ya te digo. Casi nada la del ojo y lo llevaba en la mano. A ver cuánto ha costado darse cuenta de la magnitud del paisaje, los años de considerarlo simplemente un refugio para los montañeros, para la gente escaladora y demás especímenes; es además  lugar para el btt endurero por excelencia y de todos aquellos que lo ven con ojos de asombro, de reconocimiento, al abrigo de las moles llenas de historia, aventuras, gestas y sacrificios. Un sitio diferente donde nada más llegar te estremeces, sientes un escalofrío, notas que entras en “un lugar especial”. Por eso lo hemos elegido en esta ocasión al igual que en las anteriores. Además, porque contamos con un buen grupo de amigos de la zona que colaboran en este acontecimiento y que a la postre es tan importante dentro del conjunto que hace imprescindible su participación. De esta forma el desarrollo del evento se hace fluido, natural, impredecible a ojos de los profanos. Aquí venimos en busca de aventura, enduro, adrenalina y unos ratos inolvidables con los colegas que habitualmente no coincidimos a lo largo del año; también con los habituales, pero con el añadido de este precioso escenario. 4En comunión con la Naturaleza y desde nuestra especial forma de entender la bici comprobamos que los diferentes puntos de vista sobre el asunto al final confluyen en uno solo. La versión final de la ruta. La idea en esencia del mountain bike, -que dicen los anglos-. Lo que llamamos “el pol montain” y que comentaba en este día el tío Rober. Puro stail aberroncho sin límites. El “to pol monte” o “por to lo malo” sin pensar en encasillados, ni especialidades. Lo que antes respondías sin ambages:

  • ¿Qué haces con la bici?
  • Yooooo……..pues. Monte.

Esa es la clave. Sin disciplinas que valgan. Una versión ecléctica, potente, fuerte, sin un límite definido. Hay que tener paladar para digerir una disciplina amplia como ésta.

Este fin de semana lo comentábamos y entre risas describíamos a más, a más, cómo se planteaban las rutas. En concreto el tío Jim (el más elegante, en cuestión de ropa interior, ja, ja,ja) nos mostraba un punto de vista objetivo y divertido. La ruta se concebía, no para hacer valer la especialidad de los más dotados técnicamente, bajando, subiendo… sino para poner al personal en evidencia, subiendo por donde se baja y llevando al extremo la capacidad pedaleadora en ascenso, descendiendo, andando, etc. 3Vale todo, barranquismo (en ascenso), XC, por caminos, pistas, sendas y unas bajadas más allá de la normalidad.  Prima el entorno, la capacidad de sufrimiento, los lugares desconocidos a los que no se accede habitualmente.  Escogidos por su infinita belleza a pesar del esfuerzo que conlleva, por ese plus de dificultad que también aporta su punto psicópata que nos acompaña y distingue. Y de allí se sigue que las bicicletas que llevamos sean elegidas por una serie de características técnicas que las hacen incomparables al resto de material. Tú vas al tendero y miras la bici que te gusta, la pesas y le das vueltas, te montas para tomar la medida y acto seguido te la echas al hombro.  Aquí el tendero se cuaja.  La ajustas y se te adapta a la hora de portear, la compras.  Bueno también la comparas y analizas el material.  Pero esto es definitivo.  Si te haces a ella … vale.  Si no a por otra.  Es lo que tienen las formas raras y los cuadros.

5

En fin Serafín.  A lo que voy vengo.  Que una vez juntados todos en Riglos y después de un desayuno de hermandad a base de “fruta del árbol del cerdo” y cafés y viandas varias (por supuesto que ha habido reencuentros, saludos, abrazos, risas, etc.) nos juntamos todos en el aparcamiento y nos despedimos de José Ramón y Chery para iniciar la ruta que nos durará todo el día hasta la hora de la merienda.  20 Aberronchos con sus máquinas extrañas y ataviaos como romanos nos echamos al monte en busca de sensaciones.  Senda de Carcavilla adelante disfrutamos de las primeras rampas. Los pateos serán constantes en este tramo hasta la hora de llegar a la presa del pantano de la Peña.  Aquí el personal ya ha disfrutado de las setas, de las piedras, del revolcón del tío Diesel que se puso a entrenar caídas de judo dando volteretas frente a la estación de Carcavilla y de un sin fin de ratos al pedal.  Tocan porteos pero no son agónicos, ni duros, ni largos.  Total que entre ponte bien y estate quieta llegamos a la primera trialera del día donde nos espera la primera dosis de adrenalina en forma de senda chunga, mojada, con un paso de piedra elegante y unas escaleras jabonosas de lo más apropiado para tomarlas con calma.  Sin incidentes destacados (bueno el Topo se marcó un no-hands en la piedra, -lo que los mortales llaman una voltereta de la órdiga- que casi se le pelean los dientes por salir de la boca, aunque sin mayores problemas) y poco más.  Yo destacaría a nuestro gallego endurero que se marcó un flirt de luxe al bajar por primera vez y de corrido todo el obstáculo sin pestañear.  Chapeau caballero. 2

En la pista, reunión y portería.  Llevamos más rato dándole a la lengua que al pedal.  Lo normal, en nuestra línea.  Un poco de pista -aunque al tío Tanano le salga urticaria- pero es necesario llegar al pueblo.  La Peña.  Tras tomar el solete, relacionarnos con los aborígenes y descansar como si hubiéramos hecho algo, partimos dirección a la Garoneta Vieja.  Reducto mágico, junto a la ermita de San Sebastián, puente romano y lugar de solaz y esparcimiento de la gente del lugar.  Subimos por el campo de Canela hacia Harto Malo y allí descubrimos que la pista se acaba.  Game over.  Fin.  ¿Y ahora? Jejejeje.  Ahora el tío Jesús se sube a pata rodeando la foz hasta Casablanca.  Se prepara parda.  Vamos a tener más lío que la alpargata de un romano.  Nosotros por la foz adentro.  La Foz de la Garoneta o de Casablanca es una maravillosa formación geológica, cárstica, con su torrente incorporado, sus pasarelas para ascender, sus pisadas hechas para soportar el paso de personas.  ¿Y las bicis?  Sencillo.  A la chepa.  He ahí nuestro regalo.  Una ascensión de barranquismo con bici a la espalda.  Tengo que decir que tuvimos suerte porque el agua llegaba al límite permitido.  Si no, no hubiéramos podido pasar por allí y hubiéramos tenido que ir con Jesús.  9Se inicia la ascensión.  El tío Toni, abre camino, foz arriba, conmigo de soporte y entre uno y otro vamos tentando el camino y las circunstancias.  Menudo alicate.  Acostumbrado a la bici todo el año se mojó un pie.  Y no os cuento lo que le gusta protestar.  Como una plañidera toda la subida.  Dio más mal que un tocino con el morro.  Menos mal que lo conozco como si lo hubiera parío.  Bueno que al final llegó el final y salimos del torrente para pasar a una senda y a un barranco más amplio plagado de setas, vegetación frondosa, erizones, aliagas y toda la estupenda flora de la zona que colabora al masaje aragonés en piernas y brazos.
Sensación pura donde las haya.  Se mostró como un entorno idílico, espectacular y sobrecogedor que merece la pena conocer y que os ofrecí como algo increíble dentro de la zona.  Las caras tornaron a lo largo de la subida; empezaron con estupor, después un poco de incredulidad, luego sufrimiento y por fin de placer de………………………haber salido. Esto es el maravilloso mundo del montalbán.  Hala pues, ya estamos en Casablanca.  7Coñiooooooooooooooo ¿quién viene por ahí?  El tío Jesús.  Nos ha cogido.  Es que poco a poco hace camino y cuando va solo sin protestar le cunde.  Bueno, pues todos juntos.  Comentamos la jugada.  Risas y chanzas sobre tiempos pasados, rutas pasadas, bicis pasadas y ………..tiraaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.

P’arriba.  Todavía estamos fuertes, con la moral alta, de buen rollo y con ganas de rodar, por pista si puede ser algún rato.  Más que nada para que cunda y correr más terreno.  Ahora bien, lo visto es bonito, la sorpresa ha llegado, el personal lo ha asumido, ha visto otra opción y ahora toca pedalear.  ¡Mira!  Me encuentro bien.  Tanto hacer el hámster en casa con el rodillo, que hasta mi mujer me ponía un plato de nueces como a los roedores y al final que me ha venido de maravilla tanto entreno.  Chúpame un pie Marifé.

Pues eso.  Pedal y más pedal para arriba.  Salimos de la batida de cazadores -advertida previamente por la gente de Casablanca- y nos incorporamos al tramo de Riglos.  Hacia Santo Román.  Allí se asciende bien, por la pista, pedregosa, jaspra, (áspera) del barranco que es, aunque ese día en buenas condiciones.  Sigue la portería.  Y es un sinvivir.  Qué risión.  Tantas cosas que contar en tan poco rato es como una tormenta de comentarios y situaciones vividas a lo largo del año.  Se agradece.  Por fin llegamos al collado.  Aquí a comer.  Bien comidos y algo más descansados en un par de pechugadas llegamos.  Comento.  Aunque la peña que me conoce me mira con la vista torva y el semblante de medio lao. 8
Bueeeeeeeeeeeno.  Estamos fuertes todavía y falta un rampón del 15.  No problemo.  Prisa non hay, tiempo bon fa, puya, puya.  ¿U no ?  Hala pues.  A por la última.  Ya olemos la cervecica que nos espera en el Puro.  Y la merienda cena que nos han preparado nuestros compañeros.  Un último esfuerzo y llegamos “en menos que canta un gato” a las rampas de la parte posterior del Mallo Colarao.  Y por fin el paso a la entrada, vestida de hierba seca, a la senda de descenso.  Es un preludio.  Nos aparejamos el vestuario y las protecciones y vamos a la foto de grupo y pertinente “filmanda” con el personal sobre el mirador del Firé y del Pisón, sobre el Circo de Verano.  Una delicia, oiga.  Una hemorragia de placer.  La visión definitiva.  Y además sabiendo que ahora toca bajar y que nos gusta tanto como subir, incluso algo más.  Fotos pertinentes.  Más portería.  Arreando.  Ahora toca lo suyo.  Ajustamos settings.  Suspensiones, presiones de neumáticos y ajustes diversos.  Puta tecnología.  Es lo que tiene ser un “victim fashion” del enduro.

6Por la senda que baja al Colorao y como alma que lleva el “Diaple” arrean el grupo más potente de bajadores.  Pero jooooooooooooooder, nada más empezar, justo, justo en el primer tramo el tío Seri se arrea un bofetón del 15 y medio.  Sin aminorar lo sucedido.  De verdad, una órdiga como un piano de cola.  No sabemos ni qué pasó.  Yo lo veía.  Iba detrás de Santiago y él justo delante.  Se cruzó y se calzó una hostia como un pan de kilo.  El resultado, a parte de la contusión, y del golpe en la quijada, que dentro de lo malo iba protegida con la mentonera, (si no a estas alturas estaría como la Marí Trini, con el morro torcido) se saldó con la nada inestimable lesión de dos fracturas en los metacarpianos.  En ese momento no es bueno decir nada, pero poco a poco saldrían las moraduras alrededor de las fracturas y se vería bastante claro la lesión.  En fin, el hombre bajó como pudo a ritmo de paseante y con el dolor correspondiente.  El resto de personal disfrutaba de una bajada “a muerte” por el mar de piedras como la cabeza de un taustano, a tramos, otras como lavadoras porque tenían su aquél y otros tramos limpios y rápidos.  Lo dicho, una dulzura y un amor de senda.  En un suspiro me planto por la zona media donde se ve la punta del mallo y a la vuelta de un par de curvas veo que el personal para.  Un ruido de fondo.  Un aullido seco y casi imperceptible y se palpa el dolor.  El tío Rober sentado con cara de circunstancias, los colegas alrededor mirando y sobre todo valorando la situación.  20161210_154002Allí hay un problema más que serio.  Me acerco con precaución y pregunto con discreción porque el tema parece espinoso.  Lo primero que oigo es que ya puede respirar.  Se me encoge el estómago.  Echo la vista atrás a ver si viene Sergio.  No puede ser, dos caídas en un tramo relativamente corto.  Se decide que el personal continúe y que se queden con Rober el menor número de personas posible que sirvan de apoyo y cobertura.  En los momentos posteriores a la recuperación inicial, pasado el primer gran susto, ya con movilidad parcial, la cabeza erguida y consciente en todo momento, le preguntamos sobre su situación física.  La valoración inicial es un gran golpe en la espalda, por el resto del cuerpo lo normal, pero el foco de dolor y las lesiones dentro de la caja torácica.  El susto sigue.  Naturalmente.  El personal ya ha llegado abajo.  Se inicia el protocolo de emergencia y evacuación.  Es de agradecer que la gente de la Guardia Civil y de Cruz Roja estuvieran al quite.  Se avisó al 112 para que todo fuera según tienen organizado para una mejor resolución.  Andamos, anduvimos, jodidos pero bajando, junto al lesionado y haciendo de sombra porque me temía que en cualquier momento le fallaran las piernas del dolor y cayera sentado.  Controló la situación a costa de sufrir el dolor y bajar por su propio pie; él sabía, y nosotros sabíamos que había lesiones.  José Ramón se acercó a buscarnos con el coche pero no fue necesario porque llegamos hasta la ambulancia que le recogió ya en el Puro.  Sergio también había llegado ya.  El desenlace se sabría horas más tarde, incluso algunos días más.  El resto bajó y se continuó con la ruta aunque quedaba prácticamente nada.  Una vez evacuados los dos heridos y puestos en ruta, uno dirección San Jorge y otro a Urgencias de Zaragoza, fuimos a cenar.  En la cabeza de todos estaban las circunstancias y las personas que faltaban.  Tuvimos que organizar un acompañamiento que salió de forma espontánea;  gracias a Mariam que bajó con Rober, Diego detrás de la ambulancia con el coche, Tanano con el coche de Rober y Santiago bajando a Sergio.  En fin, un planazo para el flow que se había desplegado.20161211_080355

Y llegó la cena.  Nos sentamos y empezamos la merienda a base de frutos de la tierra (coño no va a ser de Marte, jajaja).  Me refiero del país.  Crema de calabacín, paletilla de ternasco, tartas, vino (como para una boda) y sarao y celebración.  Podría haber sido mejor, en el sentido de que podríamos haber estado todos.  La pena es que a sabiendas del juego que nos llevamos entre manos y al que todos estamos entregados a veces pasan estas cosas y no son plato de gusto para nadie.  Y menos para los afectados.  Para otra ocasión será.  Se les desea lo mejor y una pronta recuperación para poder volver a juntarnos.  Del resto de la jarana y demás os hacéis cargo.  Comida, cafés y pocas copas porque estábamos cansados y un lujo de cena y sobremesa.

Ha sido un placer contar con todos vosotros en la III Edición de la INVERNAL de Riglos de la Vieja Tronca (si ese es su verdadero nombre) y deseo fervientemente sobre todo una recuperación rápida de los lesionados y una vuelta en breve a los ruedos.  Al resto que tengáis un buen fin de año y que sea mejor que éste en el que estamos.  Un abrazo aberroncho del Tío Lagartija y disfrutar todo lo que podáis del monte.  Un beso.12panoramica2

Gracias mil a los colegas que se entregaron de forma voluntaria para solucionar el asunto.  Incluso para las dos Ratas que pasaban por allí.  Un beso fuerte Mariam y Diego.  (Bueno para ti Diego un abrazo que luego te pones mimosón)

Otra mención aparte me gustaría hacer al grupo As Cimas que ha surgido este año como germen del Club de Montaña As Cimas y del que está creciendo en todos los sentidos un colectivo endudero, de nivel maño, al cual da gusto seguir y comprobar día a día su desarrollo y capacidad tanto humaña como técnica.  Gracias.

También me gustaría que en próximas ediciones fuera nutrida la participación y contara con personas de la zona Norte, especialmente del Valle del Aragón y que aunque próximamente serán invitados a otra ruta por el “Reyno de Berta”, en un estilo más relajado, técnicamente hablando, igual de dura será la salida alrededor de los Mallos de Agüero.  Dios Menguante.

A nuestras chicas y familias que nos acompañan en estos saraos, a sabiendas que tenemos menos luces que un sótano y que nos puede pasar cualquier cosa y aun con todo nos quieren y nos apoyan.  O eso dicen.  P’habernos matao.  Un beso.

Por supuesto aunque ya se ha mencionado a José Ramón y Chery (El Puro) que no solo han estado a la altura de las ediciones anteriores en cuanto a preparación y disposición con los participantes sino que además han colaborado con nosotros para resolver una situación realmente delicada y que en el momento que se produjo estuvieron apoyando hasta su desenlace.  Un beso muy fuerte.

Lo dicho.  Un placer y nos vemos en el monte kiollls.  See you, Little Canal sparrows.

En esta foto nombramos a todos los participantes del evento.

10final

De izda a dcha.  Jesús (Tarrino), Manuel, Adrián (Ñandú), Sergio (Serivane), Alberto (Jipi), Andoni, Ramiro, Jesús (Diesel), Lagartija, Alfonso, Santiago, Óscar (Zacarías), Antonio (El Párroco), Alfonso (Jim), Sergio, Marcos (Topo), Paco (Sylvestre), Fernando (Tanano), Asier.

MUSICA.  (Para leer con fondo):

RETRATANDA.

https://drive.google.com/folderview?id=0B3UkMN_HhXAJVmMyNWl4SUcwV28

RUTA:  Pinchar para visionar el vídeo.

https://www.relive.cc/view/798782637

Leer Más